Yakuza Horror

Por que el cine es un todo.

They Wait.

Así como alguna vez teorice sobre los directores que siendo independientes creaban grandes exponentes, pero que luego, cuando eran absorbidos por grandes productoras sus primeras cintas no tenían el alma que solían tener sus primeros productos, hoy, y luego de varias reseñas sentenciando lo mismo, me animo a decir y a proponer como algo mas que una hipótesis, que los estilos asiáticos y los no asiáticos, no deberían mezclarse nunca mas. Solo por poner dos ejemplos bastante recientes, podemos nombrar a los grandes fracasos llamados D-War y The Forbidden Kingdom, donde se nota con alevosía esto que digo: la dinámica de un film americano no puede anteponerse al estilo narrativo que suponen las leyendas y los comportamientos asiáticos. Ambos, por separado, tienen sus altibajos, como el cine de todo el mundo, pero esta fusión que cada día podemos ver mas seguido, es como una incoherencia única, que, en la mayoría de los casos, suele defraudar a los seguidores de ambos estilos, así como a aquel que solo mira las películas como diversión. Ambos estilos no pueden sostenerse, sustentarse, apenas pueden acompañarse, y es por eso que no entiendo por que siguen empeñados algunos directores en recrear estos mundos. Si decimos que la mezcla entre EE.UU. y oriente es pálida… que quedara para una mezcla entre oriente y Canadá, conocida por hacer grandes bastardos del cine, como es el caso de esta nueva cinta de terror llamada They Wait. La película comienza con un ritmo parejo, aunque un tanto pausado. Se plasma la historia de una forma sencilla pero atrapante, sin recurrir a una trama demasiado ostentosa y, por ese mismo motivo, el misterio que se puede apreciar es gracias a que, muy de a poco, como gotas de agua turbia, se nos van dando las pistas necesarias y los datos pertinentes para crear huecos de incertidumbre, donde dentro de ellos la dinámica sabe mantener la atención por parte del espectador, haciendo que cada una de sus escenas termine en algo interesante, para, en los momentos menos esperados donde los climas de suspenso ya se encuentran en su máxima expresión, culminar en repentinas escenas de terror que son las que, luego de mantenernos contra nuestros asientos, nos hacen saltar de ellos. La historia no es demasiado original teniendo en cuenta la repetitiva continuidad de los films orientales de fantasmas o demonios. Además, se utilizan demasiados clichés del cine de terror en general, lo que la hace un tanto trillada y predecible. Sin embargo, y a pesar de todo esto, el estilo narrativo cuenta con un brillo muy particular y logra que la película sea interesante y atrapante en su primer trayecto. Pero, llegando a la media hora de metraje, la historia se comienza a tornar un tanto insostenible, creando varios altibajos argumentales que son parte de un suspenso y un misterio que han perdido fuerza por no tener de donde alimentarse, ya que el único sustento que tenían, era la propia incertidumbre, que se disipa tempranamente al dejar en claro como es el final de la cinta. El aspecto visual es demasiado básico, con una fotografía poco detallada y, en contraparte, el desarrollo de los efectos especiales, que si bien son pocos, muestra algunos destellos digitales convincentes y un trabajo de prostéticas interesante.

La historia cuenta sobre una familia compuesta por una mujer americana, un hombre de raíces chinas y el hijo de ambos. Tras la muerte del tío del padre, viajan a China para ser parte de la ceremonia del velorio. El niño venia hablando sobre unas historias y leyendas chinas sobre unos demonios que en esa época del año salían a comerse a los niños… historia que allí en Shangai gana fuerza por la misma aparición de dichos demonios y, como plus, unos espíritus que quieren apoderarse del pequeño por un crimen que su familia paterna mantenía oculto hace años, cuando usaban la empresa familiar para encubrir el trabajo con esclavos.

La dirección esta a cargo de Ernie Barbarash (Stir of Echoes: The Homecoming, Cube Zero) quien no hace una mala película, pero tampoco se esfuerza por resaltar en algún sentido, volviendo a la cinta una mas del montón. Actúan la bella Jaime King (The Tripper, Sin City, White Chicks), Pei-pei Cheng (Naked Weapon, The Legend of Black Mask, Crouching Tiger, Hidden Dragon), Terry Chen (War, Snakes on a Plane, I, Robot) y el pequeño Regan Oey, quien solo tiene una pequeña participación en la industria en la película Kickin It Old Skool. Ademas, cuenta con una innecesaria participacion de

A fin de cuentas, la película termina siendo demasiado obvia, con un desenlace casi de comedia romántica en su estructura, cerrando con una perfección casi ciclotímica y simulando no dejar cabos sueltos, en una historia que pierde su propio sustento por no ser sólida en lo que intenta plasmar: una historia supuestamente inspirada en hechos reales.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 4/10



Anuncios

19 mayo 2008 - Posted by | Demonios/Monstruos, Fantasmas, Suspenso, Terror

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: