Yakuza Horror

Por que el cine es un todo.

Creep.

Quizás la formula para hacer una exitosa película de terror haya cambiado las bases hace mucho tiempo. Ya no alcanza un buen suspenso si falta sangre por todos lados, ni tampoco funciona la inversa. Pocos exponentes pueden vanagloriarse de saber utilizar los tantos clichés del género sin caer en constantes repeticiones y escenas que nos traen deja vu. Sangre, monstruos, suspenso, oscuridad, gritos… terror, el mas puro terror es el que a los amantes del genero nos reconforta, pero no por eso somos ciegos y no sabemos apreciar las distintas tonalidades de los exponentes. Exigentes e inconformistas, buscamos nuevos nombres que sacien nuestra sed, cual hambrientos vampiros visuales. Creep, coproducción entre Inglaterra y Alemania, es una original historia, que maneja una entretenida dinámica narrativa, aunque se ve afectada a si misma por una dispar apariencia sobre su propio suspenso, que al intentar cautivar con sus escenas deja de lado explicaciones y respuestas comunes, para entregarlas a lo ultimo, todas juntas, en un exceso de información que apaga un poco la llama que venia prendiendo a la cinta. La historia es sólida y contundente, y las actuaciones están a la altura de lo pretendido. El manejo de cámaras es básico, perdiendo un poco el aire innovador de film, apostando siempre con los encuadres y los paneos a un fiel repaso de las escenas sin innovar y arriesgarse para no perder comercialidad, fin obvio y aparentemente globalizado del film. Los efectos especiales son muy buenos, aunque solo hablemos de prostéticas y maquillaje. El monstruo principal, que más bien es un humano deforme, encorvado, casi desnutrido pero con fuerza casi sobrehumana, esta perfectamente diseñado, desde el concepto del cuerpo hasta su maquillaje, sucio y apenas dotado de vida alguna, aunque su comportamiento un tanto errático y sin sentido es una incógnita sin resolver. Las pocas escenas impactantes que tiene esta producción están muy bien realizadas, con prostéticas excelentes y una edición a la par que evita cualquier despojo de credibilidad. Pero, lamentablemente, como dije antes, son pocas estas escenas, ya que el resto se queda en la simple suposición, autocensuradas por un director que intento hacer al producto los más “vendible” posible. Quizás el arma especial de la cinta sea su suspenso, creado por escenas con una tensión pareja y en aumento, con mucha oscuridad y creando climas acongojantes constantemente, desde los primeros minutos de film.

La historia cuenta sobre una joven que se sale de una fiesta en busca de una amiga que tenia unas entradas VIP para ellas dos, luego de irse de la casa donde estaban sin avisar. Debido al sueño y al alcohol que comienza a consumir, se queda dormida en un asiento de la estación de subte. Cuando despierta, desorientada, intentando salir del lugar ve que esta todo cerrado, y comprende que ha quedado atrapada. Pero no es hasta que decide subirse a un tren que pasaba, que, luego de una broma de un amigo que termina algo violenta, se da cuenta de que hay un ser extraño, casi de pesadillas, en el subte, que luego de matar a su amigo comienza a perseguirla.

La dirección esta a cargo de Christopher Smith (Severance) en su primer film para la pantalla grande luego de dos cortos de propia autoría. Actúan Franka Potente (The Bourne Identity & The Bourne Supremacy, Anatomie & Anatomie 2, Run, Lola, Run), Sean Harris (Outlaw, Isolation, Trauma), Jeremy Sheffield (Anna Karenina, The Wedding Date, Buy Borrow Steal) y Paul Rattray (Simple Things, Enigma, Max).

Si bien la película convence cuando la apreciamos sin mas expectativas que pasar un rato, la historia merecía un desarrollo mas equitativo, ya que teniendo un gran potencial y un gran suspenso aparente, se pierde en medio de una estructura dinámica un tanto desprolija que termina cayendo en simples clichés para ser efectiva. Teniendo todas las armas en la mano para ganar una dura batalla, opta por el refrán “soldado que huye sirve para otra guerra”, y termina interesándose mas por su aspecto comercial que por sus propias raíces como un exponente del terror.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 6/10



– Otros Posters –

27 octubre 2007 Posted by | Asesinos, Suspenso, Terror | 1 comentario

28 Weeks Later ( Exterminio 2 )

28 Days Later (Exterminio – 2002) supuso una suerte de “revolución” en el mundo de los zombies. Con una historia medianamente original, aunque robando bastante de clásicos del cine de terror, se mostraba una trama completamente atrapante, con dosis de suspenso, terror y sangre al por mayor, una historia inconclusa que suponía una secuela e innovaciones técnicas que hasta el momentos mucho no habían transitado por este tipo de films. El resultado fue un éxito mundial, y un disparador para un mundo zombie que había vuelto a las andadas. Cientos y cientos de engendros nacieron de las fauces de la industria, tanto en calidad “indie” como “superproducción”. Pero, salvo la remake de Dawn of the Dead (El Amanecer de los Muertos – 2004) que es un excelente exponente, todo lo demás que iba apareciendo era medianamente olvidado. Años después, el rumor de la secuela de Exterminio se hizo noticia, y los fanáticos esperamos largo tiempo este film. 28 Weeks Later (Exterminio 2 – 2007) no tarda mucho mas de 5 minutos en mostrarnos sangre, zombies, persecuciones y un conjunto de elementos que se repiten hasta el final para entretenernos, dándole vida a este nuevo exponente de muertos vivos. Las cámaras, frenéticas, captan a la perfección la desesperación de los protagonistas, utilizando una gran cantidad de cámaras en movimiento que persiguen el objetivo sin ninguna base en cuanto al equilibrio de las imágenes y su composición, haciendo que el film sea desprolijamente correcto en este apartado, siendo determinante para los climas generados por el director. El vertiginoso estilo narrativo supera en situaciones a la primera parte, teniendo este una movilidad argumental mas grande y, a mayor producción, mayor posibilidad de recrear esas situaciones de terror que los espectadores estamos esperando, unidas por una edición que es clave a la hora de atraparnos, cambiando de tomas constantemente para ubicar o reubicar personajes. La fotografía es muy similar a la del film precursor, interactuando en una maravillosa gama de encuadres que acentúan el aspecto visual de la cinta, logrando firmes equilibrios en la composición de los colores y los filtros utilizados. Los efectos especiales, como es de esperar en este tipo de producciones son sublimes, mostrando todo tipo de prostéticas detalladas a mas no poder y un conjunto de efectos de maquillaje imposibles de creer, pero, lo mejor es la inserción de FX 3D, en una magnánima toma donde un bombardero llena la ciudad de potentes misiles, causando explosiones por doquier. Una joya de los efectos digitales al servicio del terror. Pero pasando la mitad del film, la excelente dinámica narrativa y la estructura sólida que venia teniendo, comienza a perder credibilidad a causa de ciertas escenas donde la imaginación simplista sobrepasa el limite de lo absurdo, entregando imágenes realmente tontas que se van de ese clima oscuro y tétrico que rodea al film.

La historia comienza cercana al incidente de la primera parte. Aquí encontramos a un hombre encerrado y atrincherado en su casa junto a su familia, escondiéndose del ataque de los zombies. A causa de un descuido, los muertos vivos irrumpen en la casa matando a todos menos al protagonista, que logra escapar en una lancha luego de dejar que los zombies coman a su mujer. Seguido, se nos muestra una suerte de cronología junto a los títulos de cómo iban desarrollándose las cosas en Inglaterra respecto a la contención de esta infección, hasta llegar a las 28 semanas de lo ocurrido al principio. Ahí, se muestra a un avión que trae a los hijos del protagonista, listos para volver a repoblar una nueva Inglaterra libre del virus.

La dirección esta a cargo del español Juan Carlos Fresnadillo (Esposados, Intacto, Psicotaxi) quien hace una buena primera incursión en Hollywood. Trabajan Robert Carlyle (Trainspotting, The Full Monty, The Beach), Rose Byrne (Sunshine, Casanova, Troy), Jeremy Renner (S.W.A.T., A Little Trip to Heaven, North Country) e Imogen Poots (V for Vendetta, Wish), todos ellos dando unas correctas interpretaciones.

Como otras tantas, sigue con la ola de películas de zombies donde estos no son lentos y torpes, sino que por el contrario, están dotados de mas inteligencia y corren desesperados a por sus presas. Sin ser lo que se esperaba, es un film sumamente entretenido y que convence, pero que, al descuidar ciertos detalles bastante importante, se convierte en una películas mas, lejos de la que la origino y cayendo en el viejo refrán de que “las segundas partes nunca son buenas”. En esta caso, a mi entender, es buena… pero le falta mucho, sobre todo en el final, que se vuelve un tanto predecible y demasiado abierto con intensiones de secuela.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 7/10



– Otros Posters –

20 octubre 2007 Posted by | Accion, Suspenso, Terror, Zombies | 3 comentarios

Disturbia ( Paranoia )

Todos sabemos que la época en que Hitchcock hacia esos grandes exponentes ya paso, así como sabemos que luego de el, pocos directores han logrado hacer con el suspenso un producto de calidad. Géneros como el thriller se han desprendido, incluso desprendiendo de si mismo al “thriller psicológico” o al “thriller sobrenatural”, dos ramas que los críticos inventaron a la hora de no poder catalogar a un film como únicamente de suspenso. Si hablamos de exponentes del género, obviamente no podemos dejar no nombrar a dos clásicos como The Birds (Los Pájaros – 1963) y Psycho (Psicosis – 1960). Mas recientemente, si se pregunta sobre exponentes del suspenso, a mi entender podríamos nombrar a Seven (Pecados Capitales – 1995) y The Silence of the Lambs (El Silencio de los Inocentes – 1991), por solo nombras dos exponentes que, como decíamos antes, además de suspenso tienen dejos de thriller y hasta de policial, remarcando bien las bases del suspenso clásico. Como muchos estarán pensando, The Sixth Sense (Sexto Sentido – 1999) o The Others (Los Otros – 2001) son también grandes exponentes del suspenso, pero devenido en una convocatoria al modernismo del “thriller sobrenatural”. Sea como sea, con las bases que sea, y con los fundamentos que pueda, Disturbia se aleja de todos estos parámetros y cae en una obsoleta comercialidad, donde el new age y los niños bonitos copan las pantallas, como si se tratase de un comercial de desodorante masculino y no de una película de suspenso. Lejos de ser experto en accidentes de trafico, y sin compararlo con un hecho de la vida real ya que esto se trata de ficción, el comienzo del film ya marca la tendencia del mismo, con una escena ridícula y poco probable que desarrolla todo el resto del guión, haciéndolo perder un poco de credibilidad, ya que mas allá de la ficción misma, cuando se pretende darle seriedad a una trama, hay ciertos limites que no se deben cruzar. El film cuenta con una dinámica narrativa que, usando pequeñas historias de relleno fuera de la historia principal, logra acaparar la atención del espectador aun cuando nada interesante sucede y en esos momentos donde el suspenso se hace esperar. Si bien es verdad que la película entretiene por su dinámica, mezclándole historia cotidianas y cómicas al trasfondo de suspenso, mucho tiempo de la cinta se pierde en la nada, mostrando escenas que poco aportan al guión, produciendo una ansiedad en el espectador, quien esta esperando que algo realmente impactante suceda… pero esto tarda mucho en llega, por que recién en los últimos minutos de película, la cinta se torna realmente interesante, llena de escenas de suspenso que generan una tensión muy buena, complementando a medias la falta de la misma en el resto del film.

La historia cuenta sobre un joven que, tras la trágica muerte de su padre que el mismo presencia, se vuelve un problemático joven, potenciado por el constante trabajo de la madre y la poca atención que le puede prestar. Tal es el caso, que luego de pegarle a un profesor, una juez ordena un “arresto domiciliario”, poniéndole un artefacto al protagonista que no lo deja alejarse mas de ciertos metras fuera del radio determinado. Tras que su madre le corta Internet, le rompe sus videojuegos y le quita la televisión, la vida del joven se comienza a basar en espiar a sus vecinos, sabiendo todos los movimientos del vecindario. Un buen día, el nuevo vecino de enfrente comienza a hacer extraños movimientos y, el protagonista no tarda en sospechar que se trata de un asesino serial que había salido en las noticias.

La dirección esta a cargo de D.J. Caruso (Two for the Money, Taking Lives, The Salton Sea) quien además dirigió capítulos de exitosas series como The Shield, Smallville o Dark Angel. Trabajan Shia LaBeouf (Transformers, Constantine, I, Robot) quien perpetra una muy buena actuación, destacándose de entre el resto del elenco. Le siguen la bella Sarah Roemer (Wristcutters: A Love Story, The Grudge 2, Cutlass), David Morse (The Langoliers, Twelve Monkeys, The Green Mile) y Carrie-Anne Moss (The Matrix Trilogy, Memento, Suspect Zero) quien a fuerza de sus protagónicos me hace saber que no es mas que una mediocre actriz que solo tuvo la suerte de participar en una exitosa y reconocida trilogía.

Además de contar con una buena banda sonora, y un apartado técnico simple pero eficaz para lo pretendido, el film termina siendo tan redondo que carece de sentimientos. Esta suerte de remake/homenaje juvenil del clásico de Hitchcock llamado Rear Window (La Ventana Indiscreta – 1954) es tan obvio y marcado desde un principio, que el alma comercial y modernizada que el director le impregno terminan destruyendo un guión que si bien tiene sus puntos convincentes, no innova ni muestra nada nuevo.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 6/10



– Posters de Alfred Hitchcock’s Rear Window –


– Caratula de la edicion en DVD de toda la serie Hitchcock –

19 octubre 2007 Posted by | Asesinos, Remake, Suspenso, Thriller | Deja un comentario

Dead Heist.


Los limites de la realización de films independientes es ya casi nula, y la distribución de los mismos sufre el mismo camino. Hoy en día, podemos dar con grandes clásicos de culto, como con espantosas y aberrantes creaciones. Con un poco de dinero, el equipo técnico adecuado y un par de amigos, podemos expandirnos dentro del mundo del cine, como para empezar a ser conocidos. Pero no creo que ese paso valga si lo que hacemos es algo digno del olvido. Y mas si se trata del subgénero de los zombies, donde, desde Romero mismo, ya no se puede inventar nada nuevo, y los pocos exponentes que realmente valen la pena son contados y realmente innovadores en ciertos puntos, aunque, en el fondo, no están originando nada nuevo ni nada ya no escuchado, leído o visto. En Dead Heist, el color negro predomina, junto con algunos personajes “chicanos”, y, como no podía ser de otra forma, la música Rap y Hip Hop no podía hacer falta, ya casi llegando a ser un cliché de este sub-subgénero de raperos en películas de terror. Aunque, mas allá de esto, los temas elegidos son muy buenos y, quizás, el mejor acierto del film. Tras una breve escena introductoria que no dice nada, la cinta comienza con un aire a drama social, donde se muestra el típico rejunte de situaciones criminales de los barrios bajos americanos, donde la pobreza y el crimen reinan en las calles. Casi sin estructura en la trama y con una dinámica fastidiosa y obsoleta, la película intenta sorprender con un cambio de clima totalmente predecible y anunciado por imágenes poco originales y, de pensarlas, carentes de sentido alguno con lo que se va contando durante su desarrollo. Las actuaciones, pálidas como los zombies que componen al film, son antinaturales y poco fluidas, lo cual arruina la poca dinámica que puede llegar a haber para mantenernos con toda la atención en la cinta. El aspecto técnico es casi nulo, salvo alguna idea inteligente en la edición y algunos pasables efectos de maquillaje, todo el resto de los tecnicismos esperados brillan por su ausencia. Como en las viejas películas paranoicas de los 80s, todo se trata de un experimento fallido del gobierno, y, como intentando darle un toque “original” a la historia, se funden detalles de tres subgéneros del terror, al contar que una vez por mes, cuando es luna llena, estos zombies salen a cazar carne fresca. Pero no todo termina ahí, mezclando la luna llena de los licántropos a la historia, si no que, para hacerlo mas bizarro aun, a los zombies no se los mata con un tiro en la cabeza, sino que es con una bala en el corazón, rememorando una de las pocas formas de matar a los engendros que Drácula a dejado en Hollywood.

La historia cuenta sobre un grupo de amigos que, “patrocinados” por un mafioso local, deciden robar un banco para comenzar nuevas vidas. Este mafioso, descreyendo de los jóvenes bandidos, manda con ellos a un guardaespaldas que tenia entre su personal. Mientras el guardaespaldas va al banco, haciéndose pasar por una persona normal para ver los movimientos del mismo, el ladrón que ideo el plan original, y jefe de los otros, decide adelantar al atraco un día, irrumpiendo al edificio mientras el enviado del mafioso aun esta dentro. Las cosas se van de lo planeado, cuando uno de ellos mata por error a un policía, y a los pocos minutos el banco se ve rodeado de la fuerza policial. Pero eso no será lo peor para los bandidos y sus rehenes, ya que en pocas horas, será la noche donde los muertos vivientes se levantan de sus tumbas para comer carne humana, y tras devorar a toda la policía que cercaba el lugar, intentaran entrar para comer a sus ultimas victimas.

La mal lograda dirección y edición, junto al pésimo guión de la cinta estuvo en manos de Bo Webb, quien nos entrega su primera película luego de The Idea Guy, un corto cómico. Trabajan D.J. Naylor (20 Funerals, Advancer Tina), Big Daddy Kane (The Meteor Man, Posse), Bone Crusher (Trois 3: The Escort, ATL, Motives 2) y Chris Bailey en su primer film.

Una historia sin fuerza alguna, repetitiva, llena de clichés que se desorientan del genero y una producción que deja mucho que desear, no por la cantidad de dinero si no por la forma de utilizarlo. Una trama que se desarrolla solo para mostrar una lucha mano a mano de la copia barata de Vin Diesel contra decenas de zombies hambrientos… y nada más.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 3/10



17 octubre 2007 Posted by | Accion, Terror, Zombies | 1 comentario

Malevolence.

Lejos quedaron esas gloriosas épocas donde nacía el slasher, y en la mayoría de sus exponentes se nos mostraban psicópatas acomplejados o traumados de pequeños, locos asesinos que mataban a sus victimas con cuchillas afiladas, o algún otro objeto punzante. Los años comenzaron a pasar y estos mutiladores comenzaron a cambiar, siendo victima de pruebas nucleares, experimentos secretos o alguna otra desdicha que los hacia mutar en seres repugnantes discriminados por la sociedad, donde el principal terror eran sus rostros o cuerpos. Acercándose mas a la época actual, los prototipos de los films slasher ahora eran interpretados por todo tipo de monstruos, muertos que volvían a la vida buscando venganza o que mataban solo por diversión, increíbles seres del espacio sedientos de sangre, o extraños personajes que atacaban en los sueños de sus victimas. Luego de una caída precipitada y esperada del género, llegando el año 2000 se volvió a reivindicar, trayendo a colación cientos de remakes de esos clásicos nombrados antes, pero que debido a las exigencias de la sociedad, sus escenas son mucho más sangrientas y visualmente truculentas que aquellas películas añejas que marcaron una época. Lejos de este moderno camino, se encuentra Malevolence, este intento de film del 2004 que intenta revivir el género con un bajo presupuesto. Al comenzar, presenta datos sobre raptos y desapariciones de niños, como para impregnarle importancia a lo que vamos a ver. Luego de esto, el principio de la cinta es dinámico y atractivo, donde si bien las escenas son firmes en su cometido, cuesta imaginar el rumbo que va a tomar la historia, que hasta el momento, se parece mas a un policial que a un film de suspenso. A pesar de tener una concepción bastante realista y un suspenso bien manejado en cuanto a la trama, las escenas de asesinatos, el punto fuerte de cualquier slasher, son terriblemente simples, y terminan por caer en lo cómico, rozando lamentablemente lo patético, carentes de sangre e imaginación, dos estandartes del genero. El suspenso, como decíamos, esta bien llevado, acompañado por buenos climas y una típica banda de sonido, pero los remates de las escenas son malos y simples, dejando un sabor amargo y haciendo que los climas creados desaparezcan en esos precisos instantes. La poca claridad de la historia, impulsada por una estructura que comienza a ablandarse pasada la media hora del film, crea situaciones planas y bastante aburridas, mostrando una dinámica narrativa realmente baja y carente de fuerza, haciendo que el resto de la cinta se vuelva innecesario.

La historia cuenta sobre una pareja y dos hombres más que van a hacer un robo a un banco. Las cosas salen mal, fuera de lo planeado, uno de ellos muere, la pareja escapa por un lado y el hombre restante, por otro. Este hombre secuestra una camioneta donde viajaban una niña y su madre, y a modo de rapto, las lleva a una casona abandonada en una ciudad en medio del campo, una ciudad casi desierta, sin saber que esa casa había sido testigo de asesinatos y mutilaciones a jóvenes victimas. La pareja, protagonista de la historia, le sigue el rastro a su compañero que se había llevado las bolsas con dinero, para terminar en la casa, siendo perseguidos por el aun activo asesino.

La dirección, pésima por cierto, esta a cargo de Stevan Mena en su primer film, aunque suena increíble que la segunda parte este en preproducción. Actúan R. Brandon Johnson (Love Square, Little Erin Merryweather, Evidencia invisible), Samantha Dark (Knots, Ultrachrist!, Life & Times: Harry Otter), Heather Magee (Garmento) y Richard Glover (I Want Candy, Santa Smokes), actores totalmente desconocidos que entregan personificación que realmente deja muchísimo que desear.

La película resulta ser totalmente predecible escenas por escena, llegando a resultar floja incluso comparándosela con exponentes slasher de los años 70. Parte de una supuesta trilogía, este film que cosechó muy buenas críticas alrededor del mundo, personalmente me parece un real desperdicio de tiempo.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 2/10



– Otros Posters –

Algunas Imagenes Cortesia de http://www.aullidos.com

13 octubre 2007 Posted by | Asesinos, Suspenso | Deja un comentario

Return to House on Haunted Hill.

No todas las segundas partes son malas, y el mayor exponente de esta contraposición es Terminator 2: Judgment Day. Podríamos nombrar a Lethal Weapon 2, o Die Hard 2, que si bien no son superiores la sus primeras partes, son muy buenas películas. O podemos nombrar a Blade 2, esta si es claramente superior a su primera parte. Por eso, vuelvo a afirmar que no todas las segundas partes son malas. Sorprendentemente para un film editado directamente para video, la Warner y Dark Castle están detrás de la producción, quizás dos elementos que le ofrecen mas grandeza a la cinta, eso si no tenemos en cuenta que uno de sus productores es nada mas y nada menos que Joel Silver (Lethal Weapon, Predator, Die Hard, Demolition Man, The Matrix, Swordfish, V for Vendetta o The Invasion, entre tantas otras). Para empezar, vemos unos títulos con un efecto muy parecido (por no decir “robado”) al de los títulos de la remake Dawn of the Dead (El Amanecer de los Muertos – 2004), donde las letras y palabras en rojo se terminan esfumando como si de sangre liquida se tratase. Los personajes del film son algo esteriotipados, representando a una estructura típica de estos films gracias a la historia, pero mucho no afecta ya que mas allá del cliché, hay convincentes actuaciones detrás de los actores que componen el reparto. Llegando a la media hora de la cinta, la trama se vuelve interesante, mas que nada visualmente, con una dinámica narrativa firme que basándose en la historia planteada nos sumerge en un débil pero constante suspenso, adornado con intensas escenas de terror puro que rozan desde lejos al gore. De todas formas, la trama logra atraparnos mas allá de las escenas de terror, logrando demostrar, en este sentido, el buen trabajo del director respecto a la estructura que maneja al film. La historia en si, sirve solo para esta clase de producciones, por tener ciento de simplezas, pasando por alto muchos puntos necesarios y dando por sobre entendido muchos otros que carecen de una correcta explicación, así como recursos llenos de clichés, alejándose de lo que una buena historia necesita, no solo por su temática, sino mas bien por la forma de explayarla… aunque, como historia para sostener un film de terror es mas que aceptable. Hablando del aspecto creativo de las escenas de terror, podemos apreciar que lejos de ser repetitivas, y más allá de algunos clichés del género, las imágenes que se nos muestran son un fiel ejemplo de cuando la imaginación trabaja al servicio del espectador. Los diseños de personajes y la gran cantidad de escenarios, reales o no, están perpetrados con un detalle increíble, que se complementa a la perfección con el suspenso pretendido. Los efectos especiales en su mayoría son digitales y de edición, y gozan de un gran nivel, muy adaptados a la primera parte de este film, llenos también de prostéticas de primera, así como excelentes efectos de maquillaje que muestran personajes realmente impactantes y desagradables.

La historia, bien no se sabe por que, se centra en la hermana de la única sobreviviente de la primera entrega (Sara) y cuenta sobre un arqueólogo que iba a entrar a la casa junto con Sara (Ali Larter en ese entonces le daba vida) para sacar una estatua que se encuentra dentro y vale millones. Entre medio de todo este embrollo, se encuentra un diario personal del doctor dueño de la mansión, que cae en manos de la protagonista, y luego de visitar el lugar donde su hermana fue asesinada, se ve invadida por unos mafiosos que responden a las ordenes de otro arqueólogo ambicioso y sin escrúpulos, que tras tener en sus manos el diario, lleva a todos dentro de la casa para encontrar la estatua y cobrar su recompensa.

La dirección esta a cargo del español Víctor García (El Ciclo) quien presenta con bastante fuerza su segundo film. Actúan la bella Amanda Righetti (Angel Blade, Pipeline, Love and Happiness), Erik Palladino (The Thirst, Dead & Breakfast, U-571), Tom Riley (Quelques jours en septembre, I Want Candy, Freezing) y el inigualable icono del terror Jeffrey Combs (Re-Animator, From Beyond, Necronomicon).

Con algunos desaciertos en ciertos momentos cruciales, dejando algunas preguntas sin respuestas y saliéndose bastante de línea de la historia original, el film termina convenciendo por ser un correcto exponente del terror, con detalles cuidados, escenas hechas para amantes del terror y climas que convencen. Como plus, no se olviden de ver la pequeña escena que hay al terminar los títulos finales.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 7/10



13 octubre 2007 Posted by | Fantasmas, Suspenso, Terror | 3 comentarios

Hood of Horror.

Como film extra del festival del 2006 llamado After Dark Horrorfest, la película del rapero Snoop Dogg fue una de las más aplaudidas, tanto por ser de quien es, y por haber tenido un carácter “sorpresa” en su presentación. En general, las películas de este género suelen tener un despliegue visual impactante en cuanto al terror y al suspenso, quizás mas orientado al derrame de galones de sangre en pantalla y muertes truculentas. Pero a veces, cuando se quiere abarcar más de lo que se puede, los resultados no son tan exuberantes como se espera. El film comienza con una increíble escena animada, con unos diseños impecables y una animación moderna, que hacen recordar a los perpetrados en una de las historias de la película Animatrix ( The Animatrix – 2003), film que se desprende de la saga Matrix. La estructura narrativa es muy similar (por no decir igual) a Tales from the Crypt, pero en este caso la dinámica es un poco tosca, con nexos entre las historias un poco dudosos que van ablandando la metodología de la cinta, que lejos de ser un terror respetable, se parece mas a una simple cinta clase B pero con un presupuesto mas que decente. Técnicamente tiene detalles interesantes, como algunos encuadres y la fotografía, que siendo oscura y algo extraña, es realmente llamativa por estar llena de contrastes y colores tan saturados que parecen perderse junto al blanco y al negro de cada imagen. Los efectos especiales son casi nulos, aunque abundan algunos efectos de maquillaje y prostéticas medianamente convincentes, que aun siendo bien sangrientas no pueden mantener arriba el alma del film. Las historias que llenan los cortos 84 minutos de cinta están escritas por distintos autores, donde podemos notar las diferencias y afirmar que solo la primer historia es realmente perteneciente al genero “terror”, ya que las otras circulan alrededor de ciertos elementos que resultan aburridos. Lo realmente destacable es la banda de sonido, que como era de esperar, es perfecta para cualquier amante del Hip Hop, con la mayoría de los temas compuestos por el mismísimo Snoop Dogg.

La película comienza con una historia particular, de un joven gangster que intentando matar a un enemigo, termina asesinando a su propia hermana. Para devolverle la vida, hace un trato con el demonio y se convierte en el “portero” del infierno, y es ahí donde entra el personaje de Snoop Dogg, quien va relatando y teniendo una pequeña participación de las historias en los nexos que las unen. La primera historia trata sobre una joven artista a quien se le brinda un poder infernal para matar a quienes ella desee. La segunda historia, cuenta sobre el ambicioso hijo de un coronel recién muerto, que para cobrar la herencia de su padre, deberá seguir sus deseos y convivir durante un año con un grupo de ex soldados negros de Vietnam. Y la tercera y ultima historia trata sobre un joven de color que para tener fama como rapero, hace un trato inconciente con Dios.

El director es Stacy Title (Let the Devil Wear Black, The Last Supper, Down on the Waterfront) quien hace un trabajo que deja bastante que desear. Actúan Snoop Dogg (The Tenants, Starsky & Hutch, Bones), Pooch Hall (Blue Hill Avenue, Blind Dating, Black Cloud), Anson Mount (Urban Legends: Final Cut, Boiler Room, Walk the Talk) y Daniella Alonso (Wrong Turn 2: Dead End, The Hills Have Eyes II, The Last Romantic). Como invitados importantes, encontramos al californiano Danny Trejo (From Dusk Till Dawn, Con Air, Desperado) y al rapero Method Man (How High, Garden State, Soul Plane) quien hace un pequeño cameo.

El anterior exponente de Mr. Dogg fue el film de terror Bones, que lejos de ser una gran película, es una aceptable cinta de terror. Hood of Horror no le llega a los talones, y por falta de experiencia del director y una notable falta de creatividad y originalidad, termina siendo un bajo producto que apenas puede ingresar al género del terror.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 4/10



– Otros Posters –

12 octubre 2007 Posted by | Demonios/Monstruos, Fantasmas, Terror | 2 comentarios

1408.

Seguramente, todos conocemos al escritor Stephen King, quien además de ser el mayor exponente literario del terror de estos tiempos, es una maquina de escribir, tiene cientos y cientos de cuentos, relatos y novelas que hasta los mas fanáticos no tienen en cuenta. Es de ellas, en su mayoría, de donde salen todas las ideas para los films basados en sus cuentos. Al lado cinéfilo de King podemos dividirlo en 2 apartados: uno, y bien grande y ostentoso, es el que reúne a todos los telefilms o films directamente para video. El otro, mas chico y con menos repercusión salvo contados ejemplos, es el que muestra los films con grandes producciones, buenos actores y netamente comerciales, eso que, para resumir, seguramente se estrenen en el cine. Y ese caso es el de 1408, que mas allá de lo que muchos piensen no es la ultima película de King, si no que ya se esta por estrenar The Mist, una nueva superproducción basada en sus libros. La película se basa en un cuento corto del 2002, y sigue fiel a todos los tópicos que King suele mostrar en sus cuentos. Para empezar, y habiendo visto otros tantos films que hayan percutido nuestra mente, no hay que ser un matemático de postgrado para darse cuenta que 1408, el numero del cuarto de la habitación donde se desenvuelve el film, es un claro simbolismo, ya que si hacemos la suma de sus dígitos (1+4+0+8) es resultado será “13”, numero que ha generado cientos y cientos de historias en la pantalla grande. El fuerte del film gira en su gran suspenso, lleno de climas de tensión creados por una dinámica narrativa eficaz, impecable e inteligente, que continuamente nos brinda información, detalles y situaciones irreverentes para que mantengamos nuestra atención despejada de la historia, haciendo así que pase lo que pase sea una nueva sorpresa, quizás totalmente diferente a la anterior… un punto emblemático en los cuentos de King. En este sentido, podemos afirmar que la mano del director es un gran porcentaje en el éxito del film, pero no podemos olvidarnos del protagonista, quien brinda una personificación magnánima, pues vale recordar que el film es, básicamente, la historia entre un hombre parco y frío dentro de una habitación. El plano visual también es muy importante: la fotografía es muy prolija en general, sobre todo dentro de la habitación, donde meticulosos focos de luz le dan un aire parco y asfixiante al lugar. Las cámaras en primera persona con cortos pero bruscos desplazamientos ayudan con el intento de generar desesperación por parte del protagonista. También podemos nombras algunos encuadres interesantes ayudados por la fotografía y algún paneo corto para ayudar a la estructura narrativa que se desarrolla dentro de cuatro paredes. El diseño de decorados es impecable, lleno de detalles minuciosos que cuidan a la continuidad a la perfección, lleno de colores fuertes, donde la mayoría de la manipulación no es digital sino hecha a mano con un gran diseño de producción. Los efectos especiales digitales, como no podían faltar en una historia de fantasmas de King, es excelente, y aunque las escenas son pocas, se vuelven sublimes en su cometido. Pero a pesar de todo, del gran aspecto visual y de su desarrollo, la historia pierde fuerza hacia el final, por una complejidad misma del relato de no poder ser llevado a la pantalla como el cuento lo requiere y, a pesar de sus varios finales distintos, el film deja un gusto a confusión difícil de quitar.

La historia cuenta sobre un escritor (guiño clásico de King si los hay) un tanto fracasado y descreído que se dedica a investigar hechos paranormales y escribir sobre ellos. Un buen día, recibe una misteriosa postal que le indicaba un hotel, y una habitación en particular, la numero 1408. Comienza a investigar sobre el tema y tras ver varias pruebas de lo que paso allí, decide pasar la noche. Pero no es tan fácil, ya que el gerente hará todo lo posible para que se vaya de ahí. Ya en la habitación, todo lo que parece normal comenzara a no serlo, y ahora el escritor, sumido en una interminable pesadilla, tendrá que enfrentarse con sus propios miedos tras aceptar la veracidad de lo que le esta ocurriendo.

El director es el sueco Mikael Håfström (Derailed, Drowning Ghost, Evil) quien realiza su segundo trabajo para Hollywood. Actúan John Cusack (Identity, Being John Malkovich, Con Air) quien entrega, a mi entender, una de las mejores representación de su carrera. Le siguen Samuel L. Jackson (Pulp Fiction, Die Hard: With a Vengeance, Shaft), Mary McCormack (K-PAX, Deep Impact, Miracle on 34th Street) y Tony Shalhoub (Thir13en Ghosts, Men in Black 1&2, Addams Family Values).

Con varios detalles narrativos de otros cuentos famosos, y algún parecido con el videojuego Silent Hill: The Room, el film termina siendo un convincente producto de suspenso, donde el hecho de caer hacia el final lo deja lejos de ser un gran exponente y poder comprarlo con clásicos como El Resplandor.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 7/10



– Otros Posters –

10 octubre 2007 Posted by | Fantasmas, Libro/Novela, Suspenso | 4 comentarios