Yakuza Horror

Por que el cine es un todo.

The Relic.

No se bien por que, pero nunca me gusto mucho cuando el 3D se mezcla con el terror. Quizás sea el estilo de directores predilectos que tengo, o quizás la época del cine que me marco, pero, sea como sea, soy de los que piensa que la animación computada, en el genero del terror, no tiene un gran lugar. Es por eso que tantas películas taquilleras de terror a mi no me han convencido, teniendo mas a mano el caso de I Am Legend, que quienes hayan leído mi reseña sobre el film, se darán cuenta de que hablo de esos monstruos entre zombies y vampiros, hecho con una muy buena calidad digital, pero no la suficiente como para convencerme. Por eso valoro a esos directores que, aun contando con la tecnología para hacerlo, vuelven a la vieja escuela y usan prostéticas y animatronicas, como por ejemplo en Underworld, donde los resultados son mas que excelentes. Ejemplos tanto de un lado como del otro, puedo dar a montones, pero no es mi intención. Esta vez, me toca reseñar la cinta The Relic, quien es un símbolo de esa época donde la ola de la animación computada estaba golpeando duro en Hollywood. La primera media hora de cinta tiene una dinámica demasiado estructurada, lo que hace que el ritmo narrativo y su desenlace argumental resulten ser un tanto aburridos, ya que las escenas son una continua demostración de los personajes y sus conflictos relacionados con el tema principal de la película, pero al no mostrar algo contundente que realce la dinámica, todo queda resumido a un tramo de cinta realmente plano sin mucho para ofrecer. Pero lentamente, luego de estos 30 minutos iniciales, la cinta comienza a cobrar fuerza y el ritmo de la misma se acelera, aunque la base estructurada del guión se mantenga de principio a fin sin modificarse en lo más mínimo. Como hablábamos en un principio, el apartado de los efectos especiales funde una meticulosa aunque no tan bien lograda vieja escuela con unos 3D bastante dispares, que si bien cumplen su objetivo con creces en muchos momentos, dejan mucho que desear teniendo en cuenta la producción de la cinta. Todo se debe al descuido de los detalles, como siempre digo, que le dan más veracidad a lo plasmado. En el plano de las prostéticas, animatronicas y maquillaje, todo esta llevado de la mano de los estudios del genial Stan Winston, quien tiene en su haber los efectos de películas como The Entity, The Thing, Friday the 13th Part III, Edward Scissorhands, Terminator 2: Judgment Day, Pearl Harbor o Constantine, por solo nombrar algunos ejemplos de su trabajo. Pero quizás, el hecho de que en este film haya delegado todo a sus aprendices, es lo que causo que justamente este apartado no sea de lo mejor en efectos de esa época, siendo solo un poco más que convincentes, mostrando unos diseños añejados y unas texturas poco reales. Si bien los últimos minutos de la cinta se vuelven realmente intensos, el resto de la película esta conformado por una lógica tensión de lo desconocido, pero con poco suspenso que no logra sustentar todo lo pretendido por la cinta.

La historia cuenta sobre un cargamento que llega a los Estados Unidos desde Sudamérica, con destino al museo de Chicago. El contenido de la caja eran unas hojas que traían consigo lo que parecían ser huevos o algún hongo, y una especie de tótem en mal estado. Luego de que las cajas son abiertas para su posterior examinación, extrañas muertes y desapariciones comienzan a darse lugar en el edificio. Un policía se unirá a una joven y bella investigadora para descubrir que esos hongos eran parte de una vieja leyenda india por la cual un monstruo gigante esta azotando el museo, producto de la mezcla de un insecto y estos hongos misteriosos.

La dirección esta a cargo del irregular Peter Hyams (Capricorn One, Timecop, End of Days), quien tiene algunas películas muy buenas y otras un tanto mediocres como A Sound of Thunder y, por que, esta que estamos reseñando. Actúan Penelope Ann Miller (The Messengers, The Shadow, Kindergarten Cop), Tom Sizemore (Black Hawk Down, Pearl Harbor, Saving Private Ryan), el legendario James Whitmore (Planet of the Apes, Guns of the Magnificent Seven, Tora! Tora! Tora!) y Linda Hunt (Stranger Than Fiction, Yours, Mine and Ours, Dragonfly), quien quizás sea mas conocida para los fanáticos por ser la voz en off y narrar la serie de videojuegos God of War.

Basada en una novela escrita por Douglas Preston y Lincoln Child, esta película de 1997 no termina de convencer, ya que tiene un apartado tecnico poco realista y una historia un tanto sosa que, ademas, no esta plasmada con majestuocidad. Con algunos minutos de mas en su desarrollo, lo que termina de arruinar a la cinta es el final, donde podemos ver al monstruo corriendo, envuelto en llamas. Un escena digna del olvido.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 5/10



– Otros Posters –

Anuncios

28 febrero 2008 Posted by | Demonios/Monstruos, Libro/Novela, Suspenso, Terror | 2 comentarios

[REC]

Me considero un gran admirador del cine español. No de todos sus géneros, sino que, puntualmente, el genero del terror y el suspenso en su defecto. Este cine tiene increíbles exponentes que nada tienen que envidiarle a las grandes superproducciones de Hollywood, y otros exponentes que, sin llegar a ser grandes films, a menos se animar a más e intentan dar su mayor esfuerzo por pertenecer a un género tan vigilado como lo es el terror. El productor Julio Fernández, figurita repetida de la mayoría de las producciones españolas, se hizo conocido no solo por las películas de su país natal, sino también por hacer coproducciones de la altura de El Niño de Barro (España – Argentina), Kilómetro 31 (México – España), Perfume: The Story of a Murderer (Alemania – Francia – España), The Backwoods (Inglaterra – Francia – España), The Nun (USA – España), Romasanta (España – Inglaterra), y otras tantas de igual o mayor reconocimiento. Y, sabiendo que esta como productor de un film que dirige el magnánimo Jaume Balagueró junto al novato pero experimentado Paco Plaza, difícil pensar en que el resultado de esta mezcla sea otro mero fiasco, incluso cuando el trailer nos vende un producto tan visto y tan trillado. [REC] no innova en su aspecto técnico, ya que el estilo fílmico se remite a una cámara en mano captando toda la acción, que, como ya lo hablamos en la reseña de Cloverfield, se puso de moda con la cinta The Blair Witch Project, y que incluso un maestro como lo es George A. Romero lo va a utilizar en su nueva cinta de zombies llamada Diary of the Dead, próxima a estrenarse. Rozando los 15 minutos de cinta, el ambiente creado por el tipo de cámara usada, adquiere una tensión punzante, realmente inquietante, con un misterio continuo por no saber que es lo que pasa, que da por resultado un suspenso arrasador que se ve favorecido en un gran porcentaje no solo por el ya cliché de la cámara en mano, si no por todo el aspecto visual en general, logrando así una fotografía distinta a lo comúnmente visto, focalizándose sobre los tonos oscuros, opacos, esparcidos en lugares cerrados que crean una sensación de encierro verdaderamente asfixiante. Pero a no confundir: mientras la tensión es insostenible en muchas escenas que realmente generan mucha impresión, el suspenso esta como “medido”, “calculado”, no es algo constante, sino que esta detalladamente esparcido por el total del metraje de una forma que a muchos les podría parecer como egoísta, pero que a mi entender, hay que tener muy buen gusto a la hora de recrear escenas que causen tensión sin tener un suspenso previo. Un gran acierto del señor director. A la mitad de la película, la fuerza argumental recae sobre una dinámica narrativa orientada al desarrollo de personajes en un exceso de diálogos, que aun así sigue atrapando al nutrirse de diversos diálogos y apariciones más puntuales y descriptivas de los distintos personajes. Los efectos especiales se basan, prácticamente en maquillajes y algunas prostéticas muy bien realizadas, aprovechando al máximo el estilo fílmico. El sonido, por su parte, es constantemente un sonido “en vivo y en directo”, aparentando una postproducción casi nula. Pero, en ciertos momentos estratégicos donde parece que nada va a pasar, la edición del audio tiene algunos efectos interesantes que hacen que nuestro corazón palpite aceleradamente solo de oír dichos sonidos.

La historia cuenta sobre una reportera y un camarógrafo que, a modo de nota para su programa, deciden pasar una noche en el cuartel de bomberos de Barcelona, para ver como es la vida de estos hombres y ver si, de paso, pueden salir hacia alguna urgencia y captar todo el incidente. La noche parece no terminar mas y entre una cosa y otra, de repente dan la señal de que hay un pedido de ayuda desde un edificio, donde supuestamente hay gritos realmente llamativos. Los dos bomberos, la reportera y el camarógrafo acuden al lugar e ingresan el edificio. Ya adentro, junto a un policía que también estaba allí, suben hacia el piso de donde salían los gritos, para encontrarse con una señora mayor que, toda llena de sangre, logra atacar al policía y morderle el rostro. Luego del incidente, todos los que estaban en el edificio se dan cuenta de que han sido cercados y se les prohíbe la salida, por una cuestión sanitaria, según les dicen. Mientras buscan como salir e intentan descubrir que esta pasando, se incrementan los ataques de las personas que fueron muriendo y ahora, el único cometido será buscar salir con vida de ese lugar.

La película esta dirigida por la dupla formada entre Jaume Balagueró (Frágiles, Darkness, Los Sin Nombre) y Paco Plaza (Romasanta, El Segundo Nombre, Películas para no dormir: Cuento de Navidad), quienes hacer un excelente trabajo en todo sentido. Actúan Manuela Velasco (El Club de los Suicidas, Atraco a las 3… y media, Gente Pez), Ferran Terraza (Los Sin Nombre, El Discreto arte de tocar los… a la gente), Jorge Serrano (Requiem) y Pablo Rosso, que lejos de ser actor, es un camarógrafo profesional, y actúa en este film como, nada menos, que el hombre que lleva la cámara.

La película es un producto de terror y suspenso realmente convincente, que no es mas de lo que pretende y allí esta su acierto. Tiene momentos realmente terribles y desesperantes como la escena final, que crispa cualquier nervio por más frío que se encuentre. Además, le dan una nueva explicación al fenómeno de los zombies, mezclando la ciencia con la posesión demoníaca, algo llamativo y poco desarrollado que puede llegar a generar una secuela. Una esperada secuela, al menos por mí. Pero antes, para los más ansiosos, se podrá ver una remake americana que ya esta en producción, siendo protagonista la poseída de la cinta The Exorcism of Emily Rose.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 8/10




– Teaser Poster –

21 febrero 2008 Posted by | Recomendados, Suspenso, Terror, Zombies | 2 comentarios

The Game Plan ( Entrenando a Papa )

Que la multimillonaria Disney es una fabrica de sueños, nadie lo puede negar. Cada producto que sale con el sello de su autoría, tiene un merecido éxito, ya que, como empresa que es, tiene gente muy capaz trabajando para su mejor evolución. O alguien piensa lo contrario? Desde que soy niño consumo muchos de los productos Disney, tanto como en sus dibujos cotidianos que pasaban por TV, como sus películas. Mas tarde, cuando se crea la empresa Pixar y comienza a operar bajo su mando, creo que no me he perdido ni un film de esos que, con una novedosa animación 3D, comenzaba a revolucionar el mercado obligando a que otras empresas de la industria pusieran sus manos a trabajar con este tipo de animación. En resumen, y yo así lo creo, Disney fue, es y será, una fabrica de sueños. Y como no ver una película con su sello cuando, además, el protagonista es The Rock, ese luchador que vengo siguiendo desde la lucha libre cuando levantaba su prominente ceja y se lo escuchaba gritar “Do you smell what the rock is cookin’?”, luego de haber apaleado ferozmente a alguno de sus rivales. La mezcla entre estos dos “productos” me fue difícil de resistir y decididamente adquirí la película. No voy a mentir: la cinta, en su historia básica, es quizás más de lo mismo. Pero como siempre digo, lo que importa son los pequeños detalles que condimentan la trama. Por un lado, y ya que estamos en el tema, el guión de la película es muy sólido, sin golpes bajos y apuntando al sentimentalismo, al mismo tiempo que la comedia es el genero que lidera dentro de la cinta. Su estructura es firme y sin grandes vueltas, y colgándose de un hilo conductor claro y conciso, el principio de la película conlleva a un final mas que obvio, cosa que en este caso no esta mal vista ya que hay que tener en cuenta que es una producción orientada a los niños, ni mas, ni menos. Las actuaciones son muy buenas, sobre todo la del protagonista, quien a pesar de ser grandote y haber basado su carrera en eso, poco a poco esta demostrando, al menos a mi parecer, que es mas actor de lo que muchos esperaban. Por eso mismo, la química que se da entre el padre y la hija protagonistas, dan por resultado una magia que se plasma con total naturalidad en el transcurso de las escenas. El aspecto técnico es algo que sorprende, ya que, además de denotar una gran producción, tiene detalles que acentúan el buen gusto del director, como algunas grandes escenas de fútbol americano, con grandes planos cerrados y cámaras lentas que amplían la acción de las escenas. Siguiendo en el mismo rumbo, la fotografía esta muy bien lograda resaltando cada color como debe ser, con un brillo ni muy fuerte para tomar protagonismo, ni muy débil para pasar desapercibido. Los momentos cómicos son variados y la verdad que bastante hilarantes, con personajes absurdos tanto como las situaciones que los juntan, mostrando comicidad tanto grafica como en los diálogos, para que todas las edades puedan disfrutar a pesar de ser una película para niños… de esas que terminan siendo para toda la familia.

La historia cuenta de un héroe del fútbol americano, egocéntrico a mas no poder, que se creía que su equipo sin el no funcionaba e intentaba ganar todos los partidos el solo, sin pensar en el juego en equipo, centrado solamente en la gloria personal. El día menos pensado, le toque el timbre una pequeña quien dice ser su hija, y se le instala en la casa. Le cuenta que su madre tuvo que hacer un viaje y que durante un mes tendrían que convivir, cosa totalmente nueva para el mariscal de campo, que a fuerza de sus errores tendrá que aprender a ser padre y a sentir amor por otra persona que no sea el mismo.

La dirección esta a cargo de Andy Fickman (She’s the Man, Who’s Your Daddy?), quien a mi entender hace un gran trabajo tanto en la dirección de la cinta como en el trabajo con los actores. Actúan Dwayne “The Rock” Johnson (Doom, Walking Tall, The Rundown), la pequeña Madison Pettis (Barney: Let’s Make Music, Barney: Can You Sing That Song?), la bella puertorriqueña Roselyn Sanchez (Rush Hour 2, Boat Trip, Basic) quien también se hizo conocida por ser parte de la serie Without a Trace, y Kyra Sedgwick (Loverboy, The Woodsman, Phenomenon).

Ni más ni menos, una película para niños que puede disfrutar toda la familia. Tiene una historia firme, sin complicaciones, no aburre a pesar de que se haga un poco larga, y tiene una moraleja de esas tan típicas de Disney y sus aventuras. Sin grandes pretensiones, hecha solo para entretener y pasar un buen rato, la cinta cumple con todas las expectativas creadas. Un producto de esos que cierran a la perfección.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 8/10




– Poster Original –

20 febrero 2008 Posted by | Comedia, Deportes, Recomendados | Deja un comentario

The Game Plan ( Entrenando a Papa )

Que la multimillonaria Disney es una fabrica de sueños, nadie lo puede negar. Cada producto que sale con el sello de su autoría, tiene un merecido éxito, ya que, como empresa que es, tiene gente muy capaz trabajando para su mejor evolución. O alguien piensa lo contrario? Desde que soy niño consumo muchos de los productos Disney, tanto como en sus dibujos cotidianos que pasaban por TV, como sus películas. Mas tarde, cuando se crea la empresa Pixar y comienza a operar bajo su mando, creo que no me he perdido ni un film de esos que, con una novedosa animación 3D, comenzaba a revolucionar el mercado obligando a que otras empresas de la industria pusieran sus manos a trabajar con este tipo de animación. En resumen, y yo así lo creo, Disney fue, es y será, una fabrica de sueños. Y como no ver una película con su sello cuando, además, el protagonista es The Rock, ese luchador que vengo siguiendo desde la lucha libre cuando levantaba su prominente ceja y se lo escuchaba gritar “Do you smell what the rock is cookin’?”, luego de haber apaleado ferozmente a alguno de sus rivales. La mezcla entre estos dos “productos” me fue difícil de resistir y decididamente adquirí la película. No voy a mentir: la cinta, en su historia básica, es quizás más de lo mismo. Pero como siempre digo, lo que importa son los pequeños detalles que condimentan la trama. Por un lado, y ya que estamos en el tema, el guión de la película es muy sólido, sin golpes bajos y apuntando al sentimentalismo, al mismo tiempo que la comedia es el genero que lidera dentro de la cinta. Su estructura es firme y sin grandes vueltas, y colgándose de un hilo conductor claro y conciso, el principio de la película conlleva a un final mas que obvio, cosa que en este caso no esta mal vista ya que hay que tener en cuenta que es una producción orientada a los niños, ni mas, ni menos. Las actuaciones son muy buenas, sobre todo la del protagonista, quien a pesar de ser grandote y haber basado su carrera en eso, poco a poco esta demostrando, al menos a mi parecer, que es mas actor de lo que muchos esperaban. Por eso mismo, la química que se da entre el padre y la hija protagonistas, dan por resultado una magia que se plasma con total naturalidad en el transcurso de las escenas. El aspecto técnico es algo que sorprende, ya que, además de denotar una gran producción, tiene detalles que acentúan el buen gusto del director, como algunas grandes escenas de fútbol americano, con grandes planos cerrados y cámaras lentas que amplían la acción de las escenas. Siguiendo en el mismo rumbo, la fotografía esta muy bien lograda resaltando cada color como debe ser, con un brillo ni muy fuerte para tomar protagonismo, ni muy débil para pasar desapercibido. Los momentos cómicos son variados y la verdad que bastante hilarantes, con personajes absurdos tanto como las situaciones que los juntan, mostrando comicidad tanto grafica como en los diálogos, para que todas las edades puedan disfrutar a pesar de ser una película para niños… de esas que terminan siendo para toda la familia.

La historia cuenta de un héroe del fútbol americano, egocéntrico a mas no poder, que se creía que su equipo sin el no funcionaba e intentaba ganar todos los partidos el solo, sin pensar en el juego en equipo, centrado solamente en la gloria personal. El día menos pensado, le toque el timbre una pequeña quien dice ser su hija, y se le instala en la casa. Le cuenta que su madre tuvo que hacer un viaje y que durante un mes tendrían que convivir, cosa totalmente nueva para el mariscal de campo, que a fuerza de sus errores tendrá que aprender a ser padre y a sentir amor por otra persona que no sea el mismo.

La dirección esta a cargo de Andy Fickman (She’s the Man, Who’s Your Daddy?), quien a mi entender hace un gran trabajo tanto en la dirección de la cinta como en el trabajo con los actores. Actúan Dwayne “The Rock” Johnson (Doom, Walking Tall, The Rundown), la pequeña Madison Pettis (Barney: Let’s Make Music, Barney: Can You Sing That Song?), la bella puertorriqueña Roselyn Sanchez (Rush Hour 2, Boat Trip, Basic) quien también se hizo conocida por ser parte de la serie Without a Trace, y Kyra Sedgwick (Loverboy, The Woodsman, Phenomenon).

Ni más ni menos, una película para niños que puede disfrutar toda la familia. Tiene una historia firme, sin complicaciones, no aburre a pesar de que se haga un poco larga, y tiene una moraleja de esas tan típicas de Disney y sus aventuras. Sin grandes pretensiones, hecha solo para entretener y pasar un buen rato, la cinta cumple con todas las expectativas creadas. Un producto de esos que cierran a la perfección.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 8/10




– Poster Original –

20 febrero 2008 Posted by | Comedia, Deportes, Recomendados | 1 comentario

Feel the Noise.

Cuando el rap y el hip hop solo se reflejaban en las películas como la música que cultivaba gangsters y matones de los barrios negros de los Estados Unidos, un vivo y visionario productor hacia que la consagrada promesa blanca del rap, Eminem, protagonice una película inspirada medianamente en su propia vida. Así es como el film del 2002, 8 Mile, dirigido por Curtis Hanson (Lucky You, In Her Shoes, Wonder Boys) haciendo una gran labor, recibía mas de 20 nominaciones de todo tipo, incluidos los Oscars. Aunque pocos lo admitan, este film fue el “precursor” de que se hagan otros por el estilo, y es así como en el 2005 salen dos películas similares: por un lado, tenemos a la ficción llamada Hustle & Flow, dirigida por Craig Brewer (Black Snake Moan) que cuenta los vaivenes en la vida de un hombre que, perdidos todos sus sueños, decide convertirse en cantante de rap para salir a la fama. Por otro lado, tenemos la biográfica Get Rich or Die Tryin’, dirigida por Jim Sheridan (In the Name of the Father) y protagonizada por Curtis ‘50 Cent‘ Jackson, quien se “auto representa” en un guión también inspirado en su propia vida. Se han hecho otras películas símiles, pero sin gran repercusión ni publicidad, hasta que en el 2007 la “newyorkina” de raíces latinas Jennifer Lopez decide producir un film con grandes similitudes, pero llevándolo a Puerto Rico y teniendo como ritmo principal al conocido Reggaeton, ritmo que resulta de la mezcla entre el hip hop y otros ritmos mas latinos. En esta cinta, las cosas comienzan diferente a las otras, ya que, como dije antes, la acción nos traslada desde la vida en los barrios bajos de Harlem hasta Puerto Rico, donde se nos muestran sus costumbres y su cultura con detalle, pasando casi por alto el cliché de acentuar cuan dura es la vida del afroamericano en los Estados Unidos. Con una dinámica narrativa firme, llena de situaciones y diálogos a la medida, la cinta se va nutriendo de una interesante metáfora que hace las diferencias entre el ritmo de Puerto Rico y el ritmo americano, uniendo temáticas en sus líricas como un reflejo de libertad de expresión. Como todo drama que se precie, incluso en esos que no tienen al drama como fuerte obligatorio pero si en su contenido global, como en este caso, se hace hincapié en las relaciones humanas, con una estructura que centra esta suerte de “análisis” sobre la relación padre-hijo un poco problemática. La música, como era de esperar, es una selección acertada de los mejores ritmos y bueno temas de ambos géneros, con mucha fuerza y representatividad de cada lugar, haciéndose presente bandas y músicos como Omarion, Sean Paul, Young Rome, Wyclef, Tego Calderon o Calle 13, entre otros. El guión y su estructura son bastante mediocres, ya que están construidos sobre diversos clichés clásicos y, si bien no tienen la fuerza necesaria ni el alma que predica, termina convenciendo al menos a aquellos que gustamos de este tipo de música y su proceso, detalle quizás innecesario pero que al ser mostrado, como en este caso, le da un poco mas de empuje al producto, haciéndolo quizás mas creíble. El apartado técnico, por ultimo, deja bastante que desear, mostrando una fotografía demasiado básica y un trabajo de cámaras digno de un novato sin aspiración alguna.

La historia cuenta sobre un joven del barrio de Harlem, que como muchos de su clase, tiene el sueño de, algún día, ser cantante de rap. Tras tener una pelea con una pandilla local, la madre decide mandarlo con su padre, a quien el nunca conoció y a quien su madre le había ocultado durante toda su vida. Al llegar a Puerto Rico, inmediatamente se hace amigo del hijo de la nueva mujer de su padre, y conoce a una joven que los va a ayudar en su proyecto musical, ya que al conocer los ritmos puertorriqueños, el joven protagonista cree poder adaptar su forma de cantar y ser una estrella mas de la escena local del Reggaeton.

La dirección esta a cargo del argentino Alejandro Chomski (Dormir al sol, Hoy y mañana), quien no hace un grandioso trabajo como director. Muchos dicen que tuvo su oportunidad y la dejo pasar. Actúan Omarion Grandberry (Somebody Help Me, Fat Albert, You Got Served), Giancarlo Esposito (Ali, Derailed, Blind Horizon), la belleza de aires latinos Zulay Henao (Illegal Tender, Grizzly Park, Saturday Morning) y Victor Rasuk (Lords of Dogtown, Adrift in Manhattan, Stop Loss).

Con el esteriotipado y cursi dejo moral de hacer nuestros sueños realidad, y con un pequeño golpe a la comercialización de la música en manos del imperialismo y de cómo sus grandes “managers” intentar deformar un producto original para que se puedan vender, quitándole el alma al trabajo ajeno. Pero fuera de todo este dilema “social”, tanto J-Lo como su esposo no pierden oportunidad y hacen un pequeño y patético cameo llegando al final de la cinta, que, por cierto, termina siendo totalmente predecible.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 5/10



19 febrero 2008 Posted by | Drama | 2 comentarios

Feel the Noise.

Cuando el rap y el hip hop solo se reflejaban en las películas como la música que cultivaba gangsters y matones de los barrios negros de los Estados Unidos, un vivo y visionario productor hacia que la consagrada promesa blanca del rap, Eminem, protagonice una película inspirada medianamente en su propia vida. Así es como el film del 2002, 8 Mile, dirigido por Curtis Hanson (Lucky You, In Her Shoes, Wonder Boys) haciendo una gran labor, recibía mas de 20 nominaciones de todo tipo, incluidos los Oscars. Aunque pocos lo admitan, este film fue el “precursor” de que se hagan otros por el estilo, y es así como en el 2005 salen dos películas similares: por un lado, tenemos a la ficción llamada Hustle & Flow, dirigida por Craig Brewer (Black Snake Moan) que cuenta los vaivenes en la vida de un hombre que, perdidos todos sus sueños, decide convertirse en cantante de rap para salir a la fama. Por otro lado, tenemos la biográfica Get Rich or Die Tryin’, dirigida por Jim Sheridan (In the Name of the Father) y protagonizada por Curtis ‘50 Cent‘ Jackson, quien se “auto representa” en un guión también inspirado en su propia vida. Se han hecho otras películas símiles, pero sin gran repercusión ni publicidad, hasta que en el 2007 la “newyorkina” de raíces latinas Jennifer Lopez decide producir un film con grandes similitudes, pero llevándolo a Puerto Rico y teniendo como ritmo principal al conocido Reggaeton, ritmo que resulta de la mezcla entre el hip hop y otros ritmos mas latinos. En esta cinta, las cosas comienzan diferente a las otras, ya que, como dije antes, la acción nos traslada desde la vida en los barrios bajos de Harlem hasta Puerto Rico, donde se nos muestran sus costumbres y su cultura con detalle, pasando casi por alto el cliché de acentuar cuan dura es la vida del afroamericano en los Estados Unidos. Con una dinámica narrativa firme, llena de situaciones y diálogos a la medida, la cinta se va nutriendo de una interesante metáfora que hace las diferencias entre el ritmo de Puerto Rico y el ritmo americano, uniendo temáticas en sus líricas como un reflejo de libertad de expresión. Como todo drama que se precie, incluso en esos que no tienen al drama como fuerte obligatorio pero si en su contenido global, como en este caso, se hace hincapié en las relaciones humanas, con una estructura que centra esta suerte de “análisis” sobre la relación padre-hijo un poco problemática. La música, como era de esperar, es una selección acertada de los mejores ritmos y bueno temas de ambos géneros, con mucha fuerza y representatividad de cada lugar, haciéndose presente bandas y músicos como Omarion, Sean Paul, Young Rome, Wyclef, Tego Calderon o Calle 13, entre otros. El guión y su estructura son bastante mediocres, ya que están construidos sobre diversos clichés clásicos y, si bien no tienen la fuerza necesaria ni el alma que predica, termina convenciendo al menos a aquellos que gustamos de este tipo de música y su proceso, detalle quizás innecesario pero que al ser mostrado, como en este caso, le da un poco mas de empuje al producto, haciéndolo quizás mas creíble. El apartado técnico, por ultimo, deja bastante que desear, mostrando una fotografía demasiado básica y un trabajo de cámaras digno de un novato sin aspiración alguna.

La historia cuenta sobre un joven del barrio de Harlem, que como muchos de su clase, tiene el sueño de, algún día, ser cantante de rap. Tras tener una pelea con una pandilla local, la madre decide mandarlo con su padre, a quien el nunca conoció y a quien su madre le había ocultado durante toda su vida. Al llegar a Puerto Rico, inmediatamente se hace amigo del hijo de la nueva mujer de su padre, y conoce a una joven que los va a ayudar en su proyecto musical, ya que al conocer los ritmos puertorriqueños, el joven protagonista cree poder adaptar su forma de cantar y ser una estrella mas de la escena local del Reggaeton.

La dirección esta a cargo del argentino Alejandro Chomski (Dormir al sol, Hoy y mañana), quien no hace un grandioso trabajo como director. Muchos dicen que tuvo su oportunidad y la dejo pasar. Actúan Omarion Grandberry (Somebody Help Me, Fat Albert, You Got Served), Giancarlo Esposito (Ali, Derailed, Blind Horizon), la belleza de aires latinos Zulay Henao (Illegal Tender, Grizzly Park, Saturday Morning) y Victor Rasuk (Lords of Dogtown, Adrift in Manhattan, Stop Loss).

Con el esteriotipado y cursi dejo moral de hacer nuestros sueños realidad, y con un pequeño golpe a la comercialización de la música en manos del imperialismo y de cómo sus grandes “managers” intentar deformar un producto original para que se puedan vender, quitándole el alma al trabajo ajeno. Pero fuera de todo este dilema “social”, tanto J-Lo como su esposo no pierden oportunidad y hacen un pequeño y patético cameo llegando al final de la cinta, que, por cierto, termina siendo totalmente predecible.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 5/10



19 febrero 2008 Posted by | Drama | Deja un comentario

Zathura: A Space Adventure ( Zathura: Una Aventura Espacial )

En 1995, el director Joe Johnston, realizador de las entretenidas Hidalgo, Jurassic Park III y The Rocketeer, nos traía una aventura llena de efectos especiales llamada Jumanji, que, protagonizada por Robin Williams y una joven Kirsten Dunst, batía taquillas en los Estados Unidos. La película se basaba en un libro del autor Chris Van Allsburg, quien también escribió el cuento que le dio vida a la película The Polar Express, dirigida por el grandioso y poco valorado Robert Zemeckis. En el 2005, los mismos productores, basándose en un libro del mismo autor, nos traen la aventura llena de efectos especiales, pero ambientada en “el espacio exterior”, llamada Zathura: A Space Adventure. La película, a simple vista y siendo prejuiciosos, seria un clon bastardo de Jumanji, ya que si bien la temática no es la misma, el hecho de dos pequeños que juegan a un juego de mesa que encuentran, y todo lo que pasa en el juego cobra vida, es lo mismo que en la película de 1995 de Johnston. Pero no nos equivoquemos, salvo eso, las películas tienen poco que ver, incluso se podría decir que Zathura no es tan aniñada como Jumanji. La dinámica del film es acorde a cualquier película de Disney, aunque esta no lo sea. Esta llena de situaciones entretenidas y visualmente atrapantes que hacen que estemos atrapados con la historia de principio a fin. La tensión que se crea obviamente no es extrema como en la mayoría de las cintas reseñadas en este blog, pero si es lo suficientemente intensa para crear esa atmósfera de “mini-suspenso” que recorre toda la cinta dándole un interesante y particular brillo propio. Además de tener acción, aventuras, un sustento de ciencia ficción y algo de comedia, toda la película se centra en la relación entre dos hermanos, que con muy buenas actuaciones saben plasmar esa relación odio-amor que cualquier chico puede sentir, por celos, hacia su hermano menor. El detalle de los padres separados y el poco tiempo para dedicarles es solo un aperitivo que justifica, o al menos intenta hacerlo, el comportamiento de los niños, aunque no deja de ser participe del mensaje moral que intenta dar, con cierta dulzura e imaginación, el potencial de la producción. Las actuaciones son en general aceptables, no hay una mejor que otra, pero todas están en un nivel acorde con la película. El guión esta bien pensado y la trama responde con creces a este apartado, entregando una sólida historia que solo se ve afectada en cierto momento por una complicada vuelta de tuerca que, a mi entender, es demasiado ostentosa para los mas chicos, a quienes realmente esta dirigida esta cinta. Pero lo apartado que se precia como un peso fuerte de la película, es el aspecto visual y digital, así como también los efectos especiales. Para empezar, y mezclándose con una fotografía que cumple con lo requerido, los efectos digitales son muy buenos, aunque la mayoría de las veces se encuentran opacados por los efectos 3D, que son realmente magníficos en su diseño, tanto como en texturas o mismo en las luces utilizadas, volviéndose un conjunto de factores muy importantes en el desarrollo de la cinta y con un cuidado de los detalles sorprendente, dándole vida a cada ser, criatura o robot que terminan de componer el reparto del film.

La historia cuenta sobre tres hermanos que se encuentran en la casa de su padre. La hermana adolescente, se encuentra durmiendo, mientras que los dos pequeños varones juegan y se pelean en la planta baja. Tras una discusión grande después que su padre tiene que salir por trabajo, el hermano mayor encierra en el sótano al menor, que, intentando salir, encuentra un juego de mesa y lo lleva hacia arriba, con esperanzas de que su hermano mayor quiera jugar con el. Como el hermano no le presta atención, el pequeño comienza a jugar solo. La primer ficha de este juego dice “lluvia de meteoritos”. Esperando que su hermano mayor juegue, ya que el juego es de a dos, pequeñas bolas de fuego comienzan a caer desde el cielo rompiendo el techo de la habitación donde ellos se encuentran. Tras esconderse del peligro, ambos hermanos se dan cuenta de que el juego es “mágico” y que la única forma de que todo vuelva a la normalidad es terminarlo, cueste lo que cueste.

El film esta dirigido por Jon Favreau (Made, Elf), quien esta a cargo de Iron Man, la nueva adaptación de un comic a la pantalla grande. Actúan Jonah Bobo (Around the Bend, Strangers with Candy, Choke), Josh Hutcherson (Bridge to Terabithia, RV, Firehouse Dog), Kristen Stewart (The Messengers, Panic Room, Cold Creek Manor), Dax Shepard (The Comebacks, Employee of the Month, Idiocracy) y, como se diría por ahí, la “participación especial” de Tim Robbins (Jacob’s Ladder, The Shawshank Redemption, Mystic River).

El film termina siendo una más que aceptable aventura espacial, con efectos sumamente entretenidos y una historia que no deja huecos y atrapa al público en general, sin necesidad de ser un pequeño niño para poder apreciarla. Al fin de cuentas, podemos ver que cualquier comparación con Jumanji, es pura casualidad.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 7/10



– Otros Posters –

18 febrero 2008 Posted by | Aventuras, Ciencia Ficcion, Libro/Novela | 2 comentarios