Yakuza Horror

Por que el cine es un todo.

One Missed Call ( Una Llamada Perdida )

Fue en 1999, y gracias a la magia de Internet, cuando logre hacerme de la película japonesa Ringu (The Ring – 1998), dirigida por Hideo Nakata, basándose en la novela de Kôji Suzuki. Fue en ese entonces, y sorprendido por la fuerza y el terror de la cinta, cuando decidí comenzar a darle una oportunidad al cine asiático, cine al cual tenia considerado como “denso y aburrido” a causa de una tantas películas que había visto con anterioridad, aunque no del genero del terror. Comencé a conocer a maestros como Takeshi Kitano, Takashi Miike, Oxide Pang y Danny Pang, Banjong Pisanthanakun y Parkpoom Wongpoom, Takashi Shimizu, y un largo etc. que, por supuesto, me llevo a ver películas del inigualable Akira Kurosawa. Pero dejando a Kurosawa de lado, lo que mas me llamaba la atención de estos realizadores de cine de terror era el suspenso dinámico con el que rellenaban a sus historias, un suspenso punzante y fuerte, catatonicamente visual que se adentraba en mi cuerpo y me hacia helar la sangre. Recuerdo que desde ese entonces me hice casi adicto a este cine, y he visto cientos de exponentes, buenos y malos, como es de esperar. Pero, en ese entonces, no imagine que los americanos, que me tenían acostumbrado a un cine muy diferente a este, iban a agotar sus ideas y, frente a un supuesto éxito garantizado, se iban a poner a reversionar estas cintas orientales de una forma tan… equivoca. Como ya he reseñado otros bodrios similares, le llego el momento a One Missed Call, remake de la película Chakushin Ari del 2003, dirigida por Takashi Miike basándose en la novela de Yasushi Akimoto, quien mas tarde tuvo una mas floja (aunque mas terrorífica) continuación llamada Chakushin Ari 2, estrenada en el 2005 y dirigida esta vez por Renpei Tsukamoto. El éxito de esta saga no termina ahí, y llega, en el 2006, Chakushin Ari Final, dirigida por Manabu Asou. En el 2008, se estrena esta remake que resulta ser una producción entre Japón, EE. UU. y Alemania, que si bien no fue un fracaso de taquilla, no llego a ser el producto cinematográfico que se pretendía. La película intenta ser fiel a la original, y pretende mantener una dinámica similar, aunque claro esta, el ritmo impuesto por los occidentales participes de la cinta le dan un movimiento mas activo, denotando ya una diferencia casi crucial que la aleja grandes distancias del producto de Takashi Miike. Como de la mano de un cuentagotas, podemos comparar escena por escena y situación por situación con el film asiático, donde el suspenso pierde un poco de fuerza a causa de la contrariedad constante con el factor sorpresa, recurso del cual pretende sustentarse la historia de una forma errónea y poco inteligente, ya que lo que en la original asustaba, en esta solamente pasa casi desapercibido. Así mismo, el director falla en no profundizar un poco más sobre los detalles de los personajes, por que, como es sabido, lo orientales tienen una forma mas onírica y metafórica de profundizar sobre sus guiones, y los americanos tienen una dinámica mas rápida y concisa que no deja lugar a las explicaciones implícitas. Por lo tanto, como decíamos antes, al rehacer esta cinta oriental con la estructura americana, el alma de la historia en si se pierde totalmente junto al suspenso y a la tensión que regalaba la original. De esta forma, es que el final necesita de redundantes explicaciones y presenta una nueva vuelta de tuerca ausente en el producto original que, intentando darle un sentido diferente a la cinta, la termina de hacer confusa y le quita un poco el sentido, haciendo de ese mismo y simple final, una debacle de sentidos que nunca termina de aclararse. Intentando darle un toque más oriental, la fotografía esta bien cuidada y guarda los mismos ambientes que la original. Las locaciones son bastante similares sirviendo también para esta remake, y los efectos especiales, en su mayoría FX digitales, están a la altura de una buena producción americana, sabiendo ayudar en los climas de suspenso como la historia lo requiere.

La historia cuenta sobre un joven que queda realmente traumatizada por la muerte de dos amigos en pocos días. Solo ella, logra darse cuenta de que existe una similitud entre las dos muertes: días antes de estas, ambas personas habían recibido una extraña llamada al celular, donde escuchaban como iban a morir, con fecha y hora exactas. La joven, al confirmar sus sospechas, acude a la policía, que como era de esperar, no le cree nada de lo que dice… a excepción de un joven policía, que ha sufrido la muerte de su hermana de la misma forma en que la protagonista relata. Juntos, tendrán que entender y averiguar donde ha empezado la cadena de llamados, para así poder detenerla y que nadie más muera.

La floja dirección esta a cargo del francés Eric Valette (Maléfique), quien realiza su segundo largometraje en su corta carrera. Actúan Shannyn Sossamon (A Knight’s Tale, 40 Days and 40 Nights, Catacombs), Edward Burns (Saving Private Ryan, A Sound of Thunder, 15 Minutes), Ana Claudia Talancón (El Crimen del Padre Amaro, The Virgin of Juarez, Love in the Time of Cholera) y Ray Wise (RoboCop, Rising Sun, Dead End).

Lamentablemente, no logro imaginar el impacto de esta cinta ya que vi la original con anterioridad. Sin embargo, y aun cuando se le intento dar un aire mas americano para lograr vender, a la estructura de la cinta le falta mucha fuerza y determinación, ya que solo se conforma con ser una remake mas, de esas que no intentan innovar o apostar a mas dotando a la historia de la visión particular del director de turno.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 3/10




– Poster de Chakushin Ari –

9 junio 2008 Posted by | Cine Oriental, Fantasmas, Libro/Novela, Remake, Suspenso, Terror | 3 comentarios

The Relic.

No se bien por que, pero nunca me gusto mucho cuando el 3D se mezcla con el terror. Quizás sea el estilo de directores predilectos que tengo, o quizás la época del cine que me marco, pero, sea como sea, soy de los que piensa que la animación computada, en el genero del terror, no tiene un gran lugar. Es por eso que tantas películas taquilleras de terror a mi no me han convencido, teniendo mas a mano el caso de I Am Legend, que quienes hayan leído mi reseña sobre el film, se darán cuenta de que hablo de esos monstruos entre zombies y vampiros, hecho con una muy buena calidad digital, pero no la suficiente como para convencerme. Por eso valoro a esos directores que, aun contando con la tecnología para hacerlo, vuelven a la vieja escuela y usan prostéticas y animatronicas, como por ejemplo en Underworld, donde los resultados son mas que excelentes. Ejemplos tanto de un lado como del otro, puedo dar a montones, pero no es mi intención. Esta vez, me toca reseñar la cinta The Relic, quien es un símbolo de esa época donde la ola de la animación computada estaba golpeando duro en Hollywood. La primera media hora de cinta tiene una dinámica demasiado estructurada, lo que hace que el ritmo narrativo y su desenlace argumental resulten ser un tanto aburridos, ya que las escenas son una continua demostración de los personajes y sus conflictos relacionados con el tema principal de la película, pero al no mostrar algo contundente que realce la dinámica, todo queda resumido a un tramo de cinta realmente plano sin mucho para ofrecer. Pero lentamente, luego de estos 30 minutos iniciales, la cinta comienza a cobrar fuerza y el ritmo de la misma se acelera, aunque la base estructurada del guión se mantenga de principio a fin sin modificarse en lo más mínimo. Como hablábamos en un principio, el apartado de los efectos especiales funde una meticulosa aunque no tan bien lograda vieja escuela con unos 3D bastante dispares, que si bien cumplen su objetivo con creces en muchos momentos, dejan mucho que desear teniendo en cuenta la producción de la cinta. Todo se debe al descuido de los detalles, como siempre digo, que le dan más veracidad a lo plasmado. En el plano de las prostéticas, animatronicas y maquillaje, todo esta llevado de la mano de los estudios del genial Stan Winston, quien tiene en su haber los efectos de películas como The Entity, The Thing, Friday the 13th Part III, Edward Scissorhands, Terminator 2: Judgment Day, Pearl Harbor o Constantine, por solo nombrar algunos ejemplos de su trabajo. Pero quizás, el hecho de que en este film haya delegado todo a sus aprendices, es lo que causo que justamente este apartado no sea de lo mejor en efectos de esa época, siendo solo un poco más que convincentes, mostrando unos diseños añejados y unas texturas poco reales. Si bien los últimos minutos de la cinta se vuelven realmente intensos, el resto de la película esta conformado por una lógica tensión de lo desconocido, pero con poco suspenso que no logra sustentar todo lo pretendido por la cinta.

La historia cuenta sobre un cargamento que llega a los Estados Unidos desde Sudamérica, con destino al museo de Chicago. El contenido de la caja eran unas hojas que traían consigo lo que parecían ser huevos o algún hongo, y una especie de tótem en mal estado. Luego de que las cajas son abiertas para su posterior examinación, extrañas muertes y desapariciones comienzan a darse lugar en el edificio. Un policía se unirá a una joven y bella investigadora para descubrir que esos hongos eran parte de una vieja leyenda india por la cual un monstruo gigante esta azotando el museo, producto de la mezcla de un insecto y estos hongos misteriosos.

La dirección esta a cargo del irregular Peter Hyams (Capricorn One, Timecop, End of Days), quien tiene algunas películas muy buenas y otras un tanto mediocres como A Sound of Thunder y, por que, esta que estamos reseñando. Actúan Penelope Ann Miller (The Messengers, The Shadow, Kindergarten Cop), Tom Sizemore (Black Hawk Down, Pearl Harbor, Saving Private Ryan), el legendario James Whitmore (Planet of the Apes, Guns of the Magnificent Seven, Tora! Tora! Tora!) y Linda Hunt (Stranger Than Fiction, Yours, Mine and Ours, Dragonfly), quien quizás sea mas conocida para los fanáticos por ser la voz en off y narrar la serie de videojuegos God of War.

Basada en una novela escrita por Douglas Preston y Lincoln Child, esta película de 1997 no termina de convencer, ya que tiene un apartado tecnico poco realista y una historia un tanto sosa que, ademas, no esta plasmada con majestuocidad. Con algunos minutos de mas en su desarrollo, lo que termina de arruinar a la cinta es el final, donde podemos ver al monstruo corriendo, envuelto en llamas. Un escena digna del olvido.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 5/10



– Otros Posters –

28 febrero 2008 Posted by | Demonios/Monstruos, Libro/Novela, Suspenso, Terror | 2 comentarios

Zathura: A Space Adventure ( Zathura: Una Aventura Espacial )

En 1995, el director Joe Johnston, realizador de las entretenidas Hidalgo, Jurassic Park III y The Rocketeer, nos traía una aventura llena de efectos especiales llamada Jumanji, que, protagonizada por Robin Williams y una joven Kirsten Dunst, batía taquillas en los Estados Unidos. La película se basaba en un libro del autor Chris Van Allsburg, quien también escribió el cuento que le dio vida a la película The Polar Express, dirigida por el grandioso y poco valorado Robert Zemeckis. En el 2005, los mismos productores, basándose en un libro del mismo autor, nos traen la aventura llena de efectos especiales, pero ambientada en “el espacio exterior”, llamada Zathura: A Space Adventure. La película, a simple vista y siendo prejuiciosos, seria un clon bastardo de Jumanji, ya que si bien la temática no es la misma, el hecho de dos pequeños que juegan a un juego de mesa que encuentran, y todo lo que pasa en el juego cobra vida, es lo mismo que en la película de 1995 de Johnston. Pero no nos equivoquemos, salvo eso, las películas tienen poco que ver, incluso se podría decir que Zathura no es tan aniñada como Jumanji. La dinámica del film es acorde a cualquier película de Disney, aunque esta no lo sea. Esta llena de situaciones entretenidas y visualmente atrapantes que hacen que estemos atrapados con la historia de principio a fin. La tensión que se crea obviamente no es extrema como en la mayoría de las cintas reseñadas en este blog, pero si es lo suficientemente intensa para crear esa atmósfera de “mini-suspenso” que recorre toda la cinta dándole un interesante y particular brillo propio. Además de tener acción, aventuras, un sustento de ciencia ficción y algo de comedia, toda la película se centra en la relación entre dos hermanos, que con muy buenas actuaciones saben plasmar esa relación odio-amor que cualquier chico puede sentir, por celos, hacia su hermano menor. El detalle de los padres separados y el poco tiempo para dedicarles es solo un aperitivo que justifica, o al menos intenta hacerlo, el comportamiento de los niños, aunque no deja de ser participe del mensaje moral que intenta dar, con cierta dulzura e imaginación, el potencial de la producción. Las actuaciones son en general aceptables, no hay una mejor que otra, pero todas están en un nivel acorde con la película. El guión esta bien pensado y la trama responde con creces a este apartado, entregando una sólida historia que solo se ve afectada en cierto momento por una complicada vuelta de tuerca que, a mi entender, es demasiado ostentosa para los mas chicos, a quienes realmente esta dirigida esta cinta. Pero lo apartado que se precia como un peso fuerte de la película, es el aspecto visual y digital, así como también los efectos especiales. Para empezar, y mezclándose con una fotografía que cumple con lo requerido, los efectos digitales son muy buenos, aunque la mayoría de las veces se encuentran opacados por los efectos 3D, que son realmente magníficos en su diseño, tanto como en texturas o mismo en las luces utilizadas, volviéndose un conjunto de factores muy importantes en el desarrollo de la cinta y con un cuidado de los detalles sorprendente, dándole vida a cada ser, criatura o robot que terminan de componer el reparto del film.

La historia cuenta sobre tres hermanos que se encuentran en la casa de su padre. La hermana adolescente, se encuentra durmiendo, mientras que los dos pequeños varones juegan y se pelean en la planta baja. Tras una discusión grande después que su padre tiene que salir por trabajo, el hermano mayor encierra en el sótano al menor, que, intentando salir, encuentra un juego de mesa y lo lleva hacia arriba, con esperanzas de que su hermano mayor quiera jugar con el. Como el hermano no le presta atención, el pequeño comienza a jugar solo. La primer ficha de este juego dice “lluvia de meteoritos”. Esperando que su hermano mayor juegue, ya que el juego es de a dos, pequeñas bolas de fuego comienzan a caer desde el cielo rompiendo el techo de la habitación donde ellos se encuentran. Tras esconderse del peligro, ambos hermanos se dan cuenta de que el juego es “mágico” y que la única forma de que todo vuelva a la normalidad es terminarlo, cueste lo que cueste.

El film esta dirigido por Jon Favreau (Made, Elf), quien esta a cargo de Iron Man, la nueva adaptación de un comic a la pantalla grande. Actúan Jonah Bobo (Around the Bend, Strangers with Candy, Choke), Josh Hutcherson (Bridge to Terabithia, RV, Firehouse Dog), Kristen Stewart (The Messengers, Panic Room, Cold Creek Manor), Dax Shepard (The Comebacks, Employee of the Month, Idiocracy) y, como se diría por ahí, la “participación especial” de Tim Robbins (Jacob’s Ladder, The Shawshank Redemption, Mystic River).

El film termina siendo una más que aceptable aventura espacial, con efectos sumamente entretenidos y una historia que no deja huecos y atrapa al público en general, sin necesidad de ser un pequeño niño para poder apreciarla. Al fin de cuentas, podemos ver que cualquier comparación con Jumanji, es pura casualidad.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 7/10



– Otros Posters –

18 febrero 2008 Posted by | Aventuras, Ciencia Ficcion, Libro/Novela | 2 comentarios

I Am Legend ( Soy Leyenda )

En 1954, un reconocido escritor de ciencia ficción y terror llamado Richard Burton Matheson, le regalaba al mundo una de sus novelas mas conocidas, llamada I Am Legend. Como muchos de sus cuentos y escritos, esta novela fue llevada al cine en 1964 por el director Ubaldo Ragona, quien dirigió solo 4 películas pero en este caso se dio el gusto de tener como protagonista al magnánimo Vincent Price en el film llamado The Last Man on Earth. Siete años después, en 1971, el director Boris Sagal dirigía al grandioso Charlton Heston en una remake más fiel al libro llamada The Omega Man. Ahora, 36 años después, llega un nuevo remake basado en el libro de Matheson, con un gran parecido a la película protagonizada por Heston. En I Am Legend, de entrada, podemos notar que el aspecto visual quizás es el componente mas fuerte de la película: una ambientación post apocalíptica baña las ciudades, llenas de pastos en sus calles y de animales salvajes sueltos, tierra y suciedad por doquier, autos desparramados por todos lados y un silencio y una quietud inimaginable, todo construido gracias a avanzadas técnicas de retoque digital y efectos 3D que tiene su propio apartado. Lamentablemente, derrochando un exceso de dinero, destruyen sin necesidad parte de la magia del film al hacer por computadora a los enemigos de nuestro protagonista, utilizando una animación que hace recordar a ciertos demonios en el film Constantine o al mismo Gollum de la saga de El Señor de los Anillos, pero, en el caso que nos compete, los vampiros tranquilamente podrían estar hechos con un buen maquillaje y trajes prostéticos, ya que, a diferencia de los personajes antes nombrados, el diseño de estos seres es casi idéntico a cualquier cuerpo humano. Por eso mismo, algunas escenas en 3D terminan siendo completamente innecesarias, utilizadas como complemento de perfectos paneos, encuadres y movimientos de cámaras que, al querer compensar el aspecto visual que muestra una ciudad devastada, recurren a la animación computada que si bien no es para nada mala y a simple vista pasa desapercibida, para el ojo mas critico es un tanto notoria la diferencia y llega a molestar. Como era de esperar por factores tales como la mezcla entre escritor/director/actor, la dinámica narrativa es impecable, ayudado por pequeños flashes en forma de recuerdos donde se nos muestra el “porque” y el “como” de todo lo ocurrido, principalmente, de todo el proceso de la infección. Al mismo tiempo, conjugándose con la trama de la cinta, incontables escenas con enormes despliegues de producción se suceden uno tras otro para impactar en su composición, sirviendo también para fomentar la magnitud de lo ocurrido. Sin ir mas lejos, es lo mínimo que se puede pedir de un film que costo millones de dólares, donde el factor entretenimiento/taquilla tiene que ser fundamental para que las cuentas cierren. Pero así y todo, hay que destacar la gran cantidad de extras y otros detalles que demuestran que no se privaron de nada. Y hacia el final, además de impregnarle un sentido místico a la película que termina rompiendo con la estructura narrativa firme que venia teniendo la cinta, podemos documentar que, así como Tom Hanks le dio vida con su actuación a la película El Naufrago (Cast Away – 2000), aquí el taquillero Will Smith le da sentido a este film, ya que mas allá de ser el protagonista, la mayoría de los minutos de metraje transcurren en escenas donde lo vemos solamente a el con su mascota, en diferentes situaciones que lo ponen a prueba constantemente como actor, lo cual habla bien del director y de su talento narrativo.

La historia cuenta sobre un hombre que resulta ser, aparentemente, el único sobreviviente humano de una plaga producida por experimentos para curar el cáncer. Como parte del proyecto, tras el momento donde prácticamente la raza humana desaparece, el solo, con su perro de compañía, continua su vida entre la investigación para una cura y la supervivencia, ya que estas criaturas en los que los seres humanos se han convertido son una suerte de vampiros, y noche tras noche salen a alimentarse de lo que encuentren en su camino. Como si fuese poco, también tendrá que lidiar con el dolor de haber perdido a su familia y con la locura misma, producto de los años de aislamiento y soledad.

La película fue dirigida por Francis Lawrence, quien luego de dirigir videos de música, entro a la pantalla grande con la superproducción Constantine, protagonizada por Keanu Reeves y basada en el comic Hellblazer. Actúan Will Smith (Bad Boys & Bad Boys II, Independence Day, Men in Black & Men in Black II), Alice Braga (Cidade de Deus, Cidade Baixa, Sólo Dios sabe), Charlie Tahan (Once Upon a Film, Trainwreck: My Life as an Idiot, High Falls) y Emma Thompson (Harry Potter and the Prisoner of Azkaban & Harry Potter and the Order of the Phoenix, Sense and Sensibility, In the Name of the Father), quien ofrece un pequeño e interesante cameo mas allá de que su nombre no aparezca en los créditos del film.

Como en producciones similares, abundan las publicidades a marcas conocidas, como empresas de teléfonos, de computadoras, de televisores y otros etcéteras. También, quizás en un modo mas irónico, se ven afiches de películas a estrenarse en el futuro, donde se destaca un enorme afiche que muestra el logo de Batman casi fundido con el de Superman, crossover que todo fanático de los comics espera con ansiedad. Una película a la cual se le hizo demasiada publicidad pero que, a mi gusto y entender, entrego mucho menos de lo que prometía. Otra mas de esas remakes donde personalmente me quedo con la/s versiones originales.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 6/10



– Otros Posters –

– Novela “I Am Legend” (Richard Matheson – 1954) –

– The Last Man on Earth (1964) –


The Omega Man (1971) –

27 diciembre 2007 Posted by | Libro/Novela, Remake, Suspenso, Terror, Vampiros | 2 comentarios

The Invasion ( Invasores )


The Invasion, la película que nos compete en este momento, es una remake del clásico de ciencia ficción de 1956 llamado Invasion of the Body Snatchers dirigido por el mítico Don Siegel, quien se baso en la novela The Body Snatchers del escritor Jack Finney para llevarlo a cabo. La película de Siegel tuvo su remake en 1978, con el mismo nombre pero dirigida por Philip Kaufman, que no tuvo tanta repercusión como la original. Y, en 1993, utilizando casi el mismo nombre de la novela, sale una “re-versión” del clásico de 1956 llamada The Body Snatchers (Los Usurpadores de Cuerpos – 1993), bien lograda y con grandes dosis de suspenso aunque totalmente inferior en taquilla y popularidad que las anteriores. The Invasion es también una remake mas, pero a diferencia de las anteriores, si bien esta basada en la novela, esta versionada libremente, con ciertos detalles y situaciones que recaen en la imaginación del director de turno. Sin preámbulo alguno, el film comienza con un ritmo firme y latente que nos da información y nos sitúa en el desarrollo de la película desde los primeros segundos, como ya previendo que todos sabemos de lo que se trata. Sin embargo, es mas que interesante el detalle ya que, de entrada, como dijimos antes, todo eso que “ya sabemos” por el simple hecho de ser una remake, se nos muestra en los primeros minutos y todo el suspenso se deja en pie para comenzar a generarse durante el resto de la cinta, donde no sabemos lo que puede pasar. Esta situación genera grandes expectativas y es un merecido elogio a su director por no caer en el mediocrísimo ni burocrático plasmado que suelen mostrarnos las remakes que van a por lo seguro. Siguiendo con el director, podemos decir que sabe plasmas a la perfección un ritmo narrativo de esos implementan una tensión punzante que va creciendo con el correr de las escenas. Pero no solo eso crea los excelentes climas que componen a la cinta: podemos destacar diálogos inteligentes y atrapantes, perpetrados por un grupo de actores elegidos con destreza que puede plasmar cada una de las emociones necesarias para convencernos de que lo que están viviendo es real, dándole una mayor credibilidad a la historia. Por si fuese poco, la dinámica narrativa que se utiliza es muy detallada y minuciosa, logrando captar la atención del espectador incluso en los momentos donde la acción o el suspenso todavía no dan indicios de vida alguna. La edición inquieta, los movimientos de cámara un tanto desequilibrados y los encuadres perfectamente equilibrados, dan por resultado, junto a una fotografía que calza justo en las escenas y se la ve trabajada en sus colores, una armonía mas esquizofrenica a la trama, y si bien no es algo exagerado y completamente notorio, termina siendo un detalle mas que valido para ayudar a contar una historia de una forma muy particular que hace mas atractivo a su contenido argumental desde la parte visual del film. Los efectos visuales son casi ausentes, salvo por contadas escenas 3D y alguna que otra prostética o efecto de maquillaje, pero aun así, estos pocos son impecables y se ven equilibrados por una enorme producción que lleva a que cada escena pueda ser plasmada tal cual lo requiere el guión.

La historia cuenta sobre un trasbordador especial que, al entrar a la atmósfera terrestre, se hace pedazos y cae sobre la tierra. Junto a la nave, viene una materia orgánica que en un principio el ejercito no le da mayor importancia y, cuando una ola de enfermedades comienzan a aparecer, el gobierno solo da la explicación de que se trata de un gran virus que trasporta una gripe común y corriente. Pero con procesos de investigación por parte de los protagonistas y actores secundarios, se comienzan a dar cuenta de que no es una simple gripe, sino que esta materia orgánica que vino desde el espacio exterior, puede reproducirse y mezclarse con el ADN de las personas provocando cambios totalmente desconocidos.

La dirección esta a cargo de la eminencia alemana Oliver Hirschbiegel (The Downfall, The Experiment), quien siempre se caracterizo por impregnar la cinta de grandes actores que, conocidos o no, supieron contagiar los sentimientos y emociones a la historia de turno. Actúan la eternamente hermosa Nicole Kidman (Dogville, The Others, Moulin Rouge!), el nuevo 007 Daniel Craig (Casino Royale, Munich, Lara Croft: Tomb Raider), Jeffrey Wright (Casino Royale, Lady in the Water, The Manchurian Candidate) y el pequeño Jackson Bond en su primer largometraje.

Con varios puntos sobre la guerra y sobre Irak, y con una demoledora reflexión socio/política que hace al final de la cinta realmente excelente, la película es una gran producción que sin este director en particular no hubiese sido lo mismo. De todas formas, para ser completamente observadores, vale resaltar que hacia el final, en la explicación del desarrollo que redondea y cierra la historia, falta un poco de fuerza en los motivos y en las escenas, haciendo recordar sobremanera al final de la remake War of the Worlds de Steven Spielberg. Pero, nada grave si no tenemos en cuenta los problemas durante el rodaje y su cambio de director, que paso de Hirschbiegel a James McTeigue, quien se lucio en su primer largometraje V for Vendetta pero que aquí ni siquiera aparece en los créditos.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 9/10



– Otros Posters –


– Invasion of the Body Snatchers (1956) –


Invasion of the Body Snatchers (1978) –

– Body Snatchers (1993) –

24 diciembre 2007 Posted by | Ciencia Ficcion, Libro/Novela, Recomendados, Remake, Suspenso | 1 comentario

Bridge to Terabithia ( Un puente hacia Terabithia )

Muchas películas, en formato de drama, se atreven a mostrar los inconvenientes de esos jóvenes que están comenzando su adolescencia, con familias problemáticas o con similares problemas en la escuela. Familias disfuncionales, con padres que no prestan atención a sus hijos, hermanos mayores que los maltratan, falta de afecto, comunicación. Escuelas publicas sin límites aparentes, personajes abusivos que golpean o maltratan a los más chicos e indefensos. Guiones cargados de dichas problemáticas hay cientos, algunos mejores que otros, donde se desenvuelven 2 factibles posibilidades: la primera, es que el joven afectado sea en su crecimiento un personaje perturbado, oscuro y retraído, tímido e introvertido, generando grandes dramas e incluso historias de amor. El segundo caso, puede ser de un niño psicológicamente arruinado, que opta por sacar a relucir su lado agresivo y termina siendo algún asesino serial que vemos en tantas películas de terror, generalmente films slasher. Pero pocas veces hemos visto que estos problemas sean tratados de una forma sutil, sin caer en golpes bajos, donde el o los niños, en consecuencia, elijan crear su propio mundo ficticio para escapar a estos problemas cotidianos que tanto los afectan. Algo así es la base de Un puente hacia Terabithia (Bridge to Terabithia – 2007), una película que se encarga de estas difíciles temáticas pero que termina siendo una películas de aventuras y fantasía para preadolescentes e incluso para toda la familia, ya que algunos contenidos pueden estar fuera del alcance psicológico de los mas chicos. La dinámica de la película en si, no deja de sorprender, ya que lejos de ser aburrida, sabe atrapar al espectador tanto por su lado fantástico como por esas situaciones de las que hablábamos antes, vistas desde el lugar de los protagonistas. Las interpretaciones ayudan bastante al desarrollo, y si bien los personajes secundarios no aportan demasiado, son la contención perfecta de jóvenes protagonistas que llevan adelante al film. Por todo esto, la dinámica narrativa de la cinta termina siendo firme y concisa, contando pequeñas historias entretenidas dentro de la historia global que se nos presenta. Con aventuras y fantasía, no era difícil esperar un elevado costo en efectos especiales, pero era difícil imaginar que el film no iba a abusar de ellos, sino que más bien, utiliza este recurso digital solo para momentos precisos, donde no se podía hacer otra cosa. El no abuso de los gráficos por computadora es un punto que considero a favor, ya que la verdadera historia pasa por otro lado no tan superficial. Mas allá de eso, los pocos efectos son notorios por lo bien logrados, mostrando una preocupación por el apartado gráfico, con diseños de personajes novedosos y técnicas de animación realmente muy bien logradas. La fotografía acompaña a estas escenas, siendo en el resto de la película un apartado simple pero convincente. El tema de las cámaras, sus grandes paneos y desplazamientos también lo dejamos para el momento de los efectos, ya que sin ellos son fieles al guión y no se abusan de grandes hazañas, sino que vuelven a ser simples, básicos, y, como dije antes, convincentes.

La historia cuenta sobre la soledad de un niño parte de una familia con problemas económicos, y sobre la relación del niño con su cuaderno de dibujos, donde solía crear historia y mundos mágicos casi como terapia. Un día, se muda cerca de su casa una niña completamente activa y feliz, y se hacen amigos rápidamente. Juntos, cada uno con sus problemas, deciden utilizar la mente y crear un reino donde solo ellos dos puedan existir, un reino creado por sus mentes donde ellos puedan escapar, al menos algunos instantes, de los problemas que los rodean durante el resto del día.

La sólida dirección esta a cargo del húngaro Gabor Csupo, quien sorprende con su primer film para la pantalla grande. Actúan Josh Hutcherson (Firehouse Dog, RV, Zathura: A Space Adventure), AnnaSophia Robb (The Reaping, Charlie and the Chocolate Factory, Samantha: An American Girl Holiday), Bailee Madison (Lonely Hearts, Look, Saving Sarah Cain) y Robert “T-1000” Patrick (Terminator 2: Judgment Day, Double Dragon, The Faculty).

Basado en la novela homónima de Katherine Paterson y producida por la misma gente del film Narnia, esta historia que ya fue llevada a la televisión allá por 1985, es una gran historia de amistad, amor, valores, y con una moraleja importante y constructiva. Mas allá de su aspecto visual, la dulzura impregnada en la cinta y el fuerte toque de drama que sostiene, se contrastante provocando lagrimas por la veracidad de sus situaciones. Incluso con personajes trillados e historias repetidas, la película sabe sobresalir por una sólida dinámica producto de la firmeza con la que el director cuenta una gran historia.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 8/10



– Otros Posters –

– Caratula de la Novela –

19 noviembre 2007 Posted by | Aventuras, Drama, Libro/Novela | 2 comentarios

The Bourne Ultimatum ( Bourne: El ultimátum )

Cuando el cine de acción había perdido su ruta con producción sobrevaloradas y personajes corpulentos salidos de la lucha libre, entre tanta mediocridad entra en acción Jason Bourne, un nuevo y talentoso “asesino a sueldo” que solo intenta descubrir su identidad. Por ese entonces, cuando la primera parte de la hasta ahora trilogía de Bourne se estrenaba, lejos estaban los clásicos de acción y el agente mas poderoso, el famoso 007 se había devenido en un estético y metrosexual agente que luchaba contra el crimen mas como un Batman tercermundista que como un verdadero héroe. Resolviendo quien es y que es lo que le hicieron, las dos primeras partes de la saga fueron un éxito, y, además, dos muy buenas películas repletas de acción. Pero, para cuando se comenzó a planificar la tercera parte tan prometedora, también estaban en los planes una nueva cinta de James Bond, que aspiraba a ser ruda y llena de acción, con un Bond nunca visto. Y para colmo, el ídolo de millones, Bruce Willis, volvía a encarnar a John McClane, en un film, según decían los mismos creadores, nunca visto. Jason Bourne se vio, por ende, en una gran lucha con dos pesos pesados de la acción, y, aunque a mi entender la perdió por puntos con Bond y por knock-out con McClane, de todos modos el film que vuelve a protagonizar es muy convincente. El principal protagonista en Bourne: El ultimátum (The Bourne Ultimatum – 2007) es el continuo movimiento de las cámaras, inquieto y por momentos frenético, que participa en cada escena, por mas mínima y simple que sea, explotando casi a la perfección al viejo pero aun efectivo recurso del zoom, utilizado aquí rápidamente para resaltar ciertos detalles de importancia dentro del encuadre o paneo general que se este mostrando. La dinámica argumental es casi adictiva, mostrando solo algunos altibajos, terminando por ser entretenida en buena dosis y prácticamente sin descanso. El modo y la forma en que esta plasmada la trama son un atractivo uno de esta saga, dejando de lado el palabrerio innecesario y centrandose en la acción. Cuando las palabras piden paso a la historia, lo hacen de una forma atrapante aunque moderada, sin hacerse demasiado extensas y terminar pecando de aburridas. La tensión constante de algunas escenas es parte de la acción misma, llena de persecuciones, peleas, disparos, y un largo etc. que llena la pantalla, todo presentado en un paquete que contiene grandes dosis de adrenalina, donde cada escena es producida impecablemente y sin detenerse en gastos. Sin tener muchos efectos especiales más que alguna que otra explosión y algún movimiento prodigioso de cámaras, se destacan en el film las grandiosas escenas de pelea, totalmente dinámicas y brutales, con una impecable coreografía que las hacen ver realistas de una forma particularmente exquisita y adictiva.

Aun cuando pensábamos que en la segunda parte ya tenia todo resuelto y cerrado en su cabeza, Bourne aparece aquí con nuevas preguntas y con nuevos recuerdos de su pasado, sobre todo, recuerdos de cuando el se anota al programa especial del que fue parte, y del cual desencadeno la historia principal de los films. En una metafórica complicidad con dos personajes involucrados como son Nicky Parsons y Pamela Landy, Jason va a ir tras la pista principal, la pista que lo llevara al desencadenante de todos sus recuerdos, al principio de toda una desastrosa operación que no salio como pensaba. Pero en el camino, tendrá que evitar que lo maten, y se vera inmiscuido en persecuciones, peleas y tiroteos que serán el entretenimiento para nuestros ojos.

El director que culmina esta (por ahora) trilogía es Paul Greengrass (United 93, Bloody Sunday, Resurrected) quien luego de la original The Bourne Identity del 2002 dirigida por Doug Liman, tomo la posta de la saga. Vuelven a la carga: el protagonista de la saga Matt Damon (Good Will Hunting, Saving Private Ryan, The Talented Mr. Ripley), Joan Allen (Nixon, The Bourne Supremacy, The Upside of Anger), David Strathairn (Good Night, and Good Luck., We Are Marshall, Fracture) y Julia Stiles (The Omen, The Bourne Identity & The Bourne Supremacy, 10 Things I Hate About You). Además, podemos agregar a dos buenos actores como Scott Glenn (Vertical Limit, Training Day, Freedom Writers) y Albert Finney (Traffic, Big Fish, Erin Brockovich).

Una buena película que culmina una buena saga de acción que supo mantenerse lineal, donde se hace difícil determinar cual fue mejor o peor que las otras, por el alto contenido por dosis iguales de buena historia y acción, donde la trama se mantiene de la primera a la ultima con un mismo tono y a pesar del cambio de director, el alma de las películas quedo intacto. Vale destacar, más allá de las ya nombradas escenas de lucha, una increíble persecución con unos impecables choques automovilísticos que son para el recuerdo.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 8/10



– Otros Posters –



16 noviembre 2007 Posted by | Accion, Libro/Novela, Recomendados, Thriller | 2 comentarios

1408.

Seguramente, todos conocemos al escritor Stephen King, quien además de ser el mayor exponente literario del terror de estos tiempos, es una maquina de escribir, tiene cientos y cientos de cuentos, relatos y novelas que hasta los mas fanáticos no tienen en cuenta. Es de ellas, en su mayoría, de donde salen todas las ideas para los films basados en sus cuentos. Al lado cinéfilo de King podemos dividirlo en 2 apartados: uno, y bien grande y ostentoso, es el que reúne a todos los telefilms o films directamente para video. El otro, mas chico y con menos repercusión salvo contados ejemplos, es el que muestra los films con grandes producciones, buenos actores y netamente comerciales, eso que, para resumir, seguramente se estrenen en el cine. Y ese caso es el de 1408, que mas allá de lo que muchos piensen no es la ultima película de King, si no que ya se esta por estrenar The Mist, una nueva superproducción basada en sus libros. La película se basa en un cuento corto del 2002, y sigue fiel a todos los tópicos que King suele mostrar en sus cuentos. Para empezar, y habiendo visto otros tantos films que hayan percutido nuestra mente, no hay que ser un matemático de postgrado para darse cuenta que 1408, el numero del cuarto de la habitación donde se desenvuelve el film, es un claro simbolismo, ya que si hacemos la suma de sus dígitos (1+4+0+8) es resultado será “13”, numero que ha generado cientos y cientos de historias en la pantalla grande. El fuerte del film gira en su gran suspenso, lleno de climas de tensión creados por una dinámica narrativa eficaz, impecable e inteligente, que continuamente nos brinda información, detalles y situaciones irreverentes para que mantengamos nuestra atención despejada de la historia, haciendo así que pase lo que pase sea una nueva sorpresa, quizás totalmente diferente a la anterior… un punto emblemático en los cuentos de King. En este sentido, podemos afirmar que la mano del director es un gran porcentaje en el éxito del film, pero no podemos olvidarnos del protagonista, quien brinda una personificación magnánima, pues vale recordar que el film es, básicamente, la historia entre un hombre parco y frío dentro de una habitación. El plano visual también es muy importante: la fotografía es muy prolija en general, sobre todo dentro de la habitación, donde meticulosos focos de luz le dan un aire parco y asfixiante al lugar. Las cámaras en primera persona con cortos pero bruscos desplazamientos ayudan con el intento de generar desesperación por parte del protagonista. También podemos nombras algunos encuadres interesantes ayudados por la fotografía y algún paneo corto para ayudar a la estructura narrativa que se desarrolla dentro de cuatro paredes. El diseño de decorados es impecable, lleno de detalles minuciosos que cuidan a la continuidad a la perfección, lleno de colores fuertes, donde la mayoría de la manipulación no es digital sino hecha a mano con un gran diseño de producción. Los efectos especiales digitales, como no podían faltar en una historia de fantasmas de King, es excelente, y aunque las escenas son pocas, se vuelven sublimes en su cometido. Pero a pesar de todo, del gran aspecto visual y de su desarrollo, la historia pierde fuerza hacia el final, por una complejidad misma del relato de no poder ser llevado a la pantalla como el cuento lo requiere y, a pesar de sus varios finales distintos, el film deja un gusto a confusión difícil de quitar.

La historia cuenta sobre un escritor (guiño clásico de King si los hay) un tanto fracasado y descreído que se dedica a investigar hechos paranormales y escribir sobre ellos. Un buen día, recibe una misteriosa postal que le indicaba un hotel, y una habitación en particular, la numero 1408. Comienza a investigar sobre el tema y tras ver varias pruebas de lo que paso allí, decide pasar la noche. Pero no es tan fácil, ya que el gerente hará todo lo posible para que se vaya de ahí. Ya en la habitación, todo lo que parece normal comenzara a no serlo, y ahora el escritor, sumido en una interminable pesadilla, tendrá que enfrentarse con sus propios miedos tras aceptar la veracidad de lo que le esta ocurriendo.

El director es el sueco Mikael Håfström (Derailed, Drowning Ghost, Evil) quien realiza su segundo trabajo para Hollywood. Actúan John Cusack (Identity, Being John Malkovich, Con Air) quien entrega, a mi entender, una de las mejores representación de su carrera. Le siguen Samuel L. Jackson (Pulp Fiction, Die Hard: With a Vengeance, Shaft), Mary McCormack (K-PAX, Deep Impact, Miracle on 34th Street) y Tony Shalhoub (Thir13en Ghosts, Men in Black 1&2, Addams Family Values).

Con varios detalles narrativos de otros cuentos famosos, y algún parecido con el videojuego Silent Hill: The Room, el film termina siendo un convincente producto de suspenso, donde el hecho de caer hacia el final lo deja lejos de ser un gran exponente y poder comprarlo con clásicos como El Resplandor.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 7/10



– Otros Posters –

10 octubre 2007 Posted by | Fantasmas, Libro/Novela, Suspenso | 4 comentarios

Harry Potter and the Order of the Phoenix ( Harry Potter y la Orden del Fenix )

La proyección del éxito de Harry Potter desde los libros hacia la pantalla grande tuvo sus meritos desde la primera parte, donde los jóvenes aun eran unos niños y donde las películas todavía rondaban un aspecto naif, similar al que los libros ambientaban. Pero así como sus lectores, Harry y sus amigos van creciendo. La primera y la segunda parte, similares en su composición, acarrean ese mismo aire tan de niños, en sus colores, imágenes y situaciones cómicas. Sin perder el alma, la tercer llegada de Harry al cine también tuvo sus situaciones infantiles, pero ya mostraba un aire un poco mas oscuro y nos iba ambientando para el comienzo de un joven mago que ya no serie el mismo. La cuarta parte se vino con todo: mas y mejores efectos especiales, todo, desde el aspecto visual hasta cierto contenido de su historia eran mas oscuros. Y ahora llega la quinta parte. No hay nada para discutir cuando, de un libro de mas de 200 paginas se intenta reducir trama e historia para poder hacer una película comercialmente aceptable de un poco mas de dos horas de duración, teniendo en cuenta también que no todo es dialogo e historia, sino que esta saga se caracteriza también por sus grandes momentos llenos de efectos especiales, con monstruos de todo tipo, así como magia y hechizos inimaginables. Siguiendo estas pequeñas pautas, y teniendo en cuenta a que miles y miles de fanáticos por todo el mundo esperan ansiosos estas producciones, para los guionistas no es un trabajo fácil realizar la adaptación: lógicamente, hay momentos e historias que quedaran afuera, el problema es discernir que momento es mas crucial o importante que el otro, no solo para los escritores, sino para el publico en general. Las cuatro primeras partes, mas o menos fieles a los libros, mantenían la historia a flor de piel, sin salirse demasiado de la trama original, no solo en los hechos acontecidos, sino que, principalmente, en la forma en la que los distintos directores de daban vida al guión, en su desarrollo como en su dinámica narrativa. En “Harry Potter y la Orden del Fenix”, principalmente brilla el aspecto técnico. Los efectos son realmente excelentes, aunque sombríos. Los dementores son mas siniestros y algunas criaturas nuevas se basan en diseños realmente oscuros. Casi la totalidad de la cinta se ambienta en climas oscuros, de poca luz, como si todo el tiempo fuese de noche, en lugares cerrados o con días nublados. Los efectos 3D son increíbles, como en las otras entregas, y se nota como, utilizando la misma empresa, los diseñadores y animadores fueron creciendo durante los años. Vale destacar una pelea entre magos y hechiceros, que, aunque no es de proporciones épicas, esta muy bien hecha y coreografiada. Pero, a la hora de hablar de la historia y de cómo el director la plasmo, los halagos se terminan. A mi entender, esta entrega es la menos respetada. Hay partes de la historia esenciales que son pasadas por alto, y otras, también de la misma importancia, donde se nos muestran solo unos pocos segundos y queda muy en la nada. Personajes de importancia que aparecen sin explicación alguna y no duran nada en pantalla. La dinámica narrativa, haciéndose cómplice de esto, es por demás rápida y apresurada, haciendo torpe el desarrollo del film, que se vuelve una consecuencia de escenas amontonadas, una tras otra, cumpliendo con el refrán “el que mucho abarca, poco aprieta”. Es decir, se intentan contar tantas historias, que solo una queda principal y a las otras se les pasa por encima, perdiendo un poco la magia que significa la vuelta de Lord Voldemort a la vida.

La historia cuenta sobre un Harry ya crecido, cansado de ser el mago mas conocido, que pierde los estribos rápidamente y que ansia venganza con mas fuerza que nunca. El poder de Voldemort es cada vez mas fuerte y todo eso recae sobre el joven mago y, por mas que no quiera, sobre sus amigos, que juntos forman “El Ejercito de Dumbledore”, para luchar contra el que no se nombra y sus secuaces. Así también, los “magos buenos” se reúnen para ver que hacer con todo esto. Harry, por segunda vez, se tendrá que enfrentar con el que le dejo una marca de pequeño, estigma que aun lleva en su sangre.

Tras Chris Columbus (Home Alone, Home Alone 2: Lost in New York, Bicentennial Man), Mike Newell (Donnie Brasco, Mona Lisa Smile, Four Weddings and a Funeral) y Alfonso Cuarón (Children of Men, Y tu mamá también, Great Expectations), el director de esta película es David Yates (The Tichborne Claimant, Punch, Oranges and Lemons), quien ya esta preparándose para filmar la sexta película de la saga, titulada al igual que el libro “Harry Potter and the Half-Blood Prince”. Trabajan Daniel Radcliffe como Harry Potter, Emma Watson como Hermione Granger, Rupert Grint como Ron Weasley y se agrega Imelda Staunton como la malvada Dolores Umbridge. Luego siguen presente Ralph Fiennes como Lord Voldemort, Gary Oldman como Sirius Black, Michael Gambon como Albus Dumbledore, Alan Rickman como Severus Snape, Emma Thompson como Sybil Trelawney y tambien se agrega, como personaje secundario, Helena Bonham Carter como Bellatrix Lestrange.

En fin, creo que visualmente es la mejor película de la saga, pero de nada sirve tanto desempeño técnico si la trama no va a ser tratada como se merece. La película, por si sola, parece tener poca continuidad con los otros films, pudiendo entender lo que pasa sin necesidad ni de haber visto las otras ni de tener que leer un libro, lo que denota la falta de carisma que tiene esta adaptación filmica de una saga que venia en ascenso.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 7/10



– Otros Posters –


23 julio 2007 Posted by | Aventuras, Comedia, Libro/Novela | 1 comentario

Eragon.


Se podría decir que el film reúne varios condimentos que quizás lo asemejan demasiado a otras producciones del mismo estilo, pero a pesar de todo, la película no termina siendo ni tan infantil ni tan aburrida como se pude llegar a pensar. Eragon es una película de esas ambientadas en una edad media bastante estereotipada, llena de dragones, reyes malvados que aplican una dura tiranía, los típicos héroes de turno, magos, rebeliones, duelos de espadas… en fin. Realmente es apreciable el apartado de la fotografía, donde constantemente se juega con el equilibrio y con la compensación de los colores y los distintos filtros utilizados. Los efectos especiales son increíbles. Las escenas 3D están perfectamente editadas tapando los clásicos detalles de los renderizados, y todo lo que podemos ver en cuanto a dragones es realmente excelente, así como las escenas de acción llenas de magia. Muy a la par, se encuentran los efectos de sonido, que sin ser exagerados, compensan notablemente un apartado que se podría pensar aburrido, pero que en las manos correctas puede ser de gran aporte al producto final. Mas allá de esto, y atrapando en un mismo sentido a los anteriores aspectos destacados, podemos argumentar que el film consta de un poder de fantasía bastante elevado, aunque totalmente justificado, haciendo del film algo mas aventurero y para toda la familia que un producto lleno de acción. Hablando de fantasía, el diseño de los dragones tiene 2 aspectos básicos: por un lado, es un diseño prolijo, limpio, con detalles muy bien cuidados. Por otro lado, los dragones tienen un aire un tanto “naif”, alejándose de dragones mas agresivos que los de películas como “Reign of Fire”, con Christian Bale y Matthew McConaughey. Siguiendo con el tema de los diseños, podemos agregar que las armas, armaduras, vestimentas, decorados, locaciones y un largo etc son excelentes, pero se ven un tanto “perjudicados” por el inminente abuso de los colores brillantes y algunas formas del diseño, que tornan una “edad media” estereotipada en algo mas futurista que no termina de encajar bien con el resto de la estética global del film, que contiene varios personajes oscuros y malvados.

La historia, basada en la novela de Christopher Paolini, que originalmente fue pensada para hacer una trilogía en cine, cuenta sobro Eragon, un joven con un pasado misterioso que vive con su tío en el campo. Cazando como habitualmente lo hacia, se topa con algo parecido a un huevo, que resulta ser nada mas ni nada menos que un huevo de dragón. De esa forma, se convierte en el primero de de los jinetes de dragones luego de la erradicación de los mismos en manos del tirano de turno. El rey, consciente de la rebelión que se puede armar si nace un nuevo jinete, manda a su mano derecha a destruir al niño, un malvado mago sin escrúpulos que formara un ejercito impensable para mantener la soberanía de su rey.

El director del film se trata de Stefen Fangmeier, quien luego de pasar varios años tras las cámaras como supervisor de efectos especiales de varias cintas reconocidas, se anima a hacer su primer película. El protagonista es Edward Speleers, para quien también es su primer film. Luego, el reparto se nutre con las excelentes actuaciones co-protagonicas de Jeremy Irons (Die Hard 3, Lolita, The Merchant of Venice) y Robert Carlyle (Hitler: The Rise of Evil, The Beach, The Full Monty). Tambien podemos agregar a Sienna Guillory (Silence Becomes You, Resident Evil: Apocalypse, Helen of Troy) y Djimon Hounsou (Blood Diamond, The Island, Gladiator), sin olvidarnos del poco presente pero constante en la futura saga John Malkovich (Shadow of the Vampire, The Messenger: The Story of Joan of Arc, Being John Malkovich). Además, por ultimo, cuenta con la voz de Rachel Weisz (Constatine, The Mummy, Enemy at the Gates) para darle vida a Saphira, la dragón protagonista del film.

Con una buena producción, excelentes actuaciones, sobre todo la de Robert Carlyle, la película es entretenida, totalmente comercial en su contenido y un buen exponente, aunque no del mejor, del genero de aventuras. Si bien es la primera parte de una saga, la acción es poca pero justa, dejando un final abierto para encaminar una supuesta trilogía que puede llegar a dar frutos.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 7/10

—-Otros Posters—-

–Portada del Libro–

28 mayo 2007 Posted by | Aventuras, Ciencia Ficcion, Epica, Libro/Novela | 1 comentario