Yakuza Horror

Por que el cine es un todo.

Balls of Fury.

Siempre me costo hacer reseñas sobre las comedias. Y no por que sea un género que no disfrute, al contrario, una buena comedia siempre es bien recibida. El tema creo que pasa por la diversidad de comedias que hay: tenemos el humor, por ejemplo, de Woody Allen, el cual no me divierte ni un poco ni tampoco comparto. Tenemos también el humor adolescente de películas como American Pie, que puede estar bien durante una o dos películas, pero el exceso ya las vuelve totalmente predecibles. También están las comedias del estilo irónico/absurdo que tienen su apogeo con el film Top Secret, a mi entender y según mi gusto, la mejor comedia que he visto en mi vida. Y por ultimo tenemos ese humor un poco más real y un tanto patético, que se ríe de las falencias humanas que traen películas como The 40 Year Old Virgin, y, dentro del mismo esquema, películas más dirigidas a los adolescentes como Napoleon Dynamite. Sea como sea, dentro de tantos ramales de comedia, me sigue resultando difícil reseñarlas, ya que muchas veces me cuesta tomar nota sobre puntos destacables en una comedia como la que les traigo, llamada Balls of Fury. La cinta presenta en su totalidad, personajes un tanto bizarros, de comportamiento extraño y por momentos patéticos, explotando sus personalidades para recrear climas de humor. Por esto mismo, la comicidad del film se basa en diálogos con chistes fáciles, una gran dosis de humor absurdo y en los típicos golpes que ya veíamos en series como “Los 3 Chiflados”, por solo poner un ejemplo. La dinámica, obligatoriamente, es activa a mas no poder, ya que, frente a una trama que no tiene mucho para ofrecer, el ritmo narrativo tiene que ser muy rápido, llegando inmediatamente al grano en cada situación e intentar así meter un gag detrás del otro, para que la cinta no decaiga y el film se haga en consecuencia, aburrido. Pero, a causa de esta necesidad, algunos chistes resultan predecibles por lo absurdo de su concepción, muchas veces sin justificativo alguno. Las actuaciones son un punto fuerte de la película, ya que todos los protagonistas cumplen con creces sus papeles. Pero, el que realmente se destaca entre todos, y de una forma magnifica que siempre lo suele hacer, es el mítico Christopher Walken, impecable como en cualquier film, dándole ese toque tan personal e importante a cada personaje que interpreta. Aunque no son un requerimiento fijo del genero, hay algunos efectos especiales que, en este caso, son esenciales: por un lado, y recordándonos al excelente recurso utilizado en la grandiosa Forrest Gump, se utiliza el efecto de animar a una bola de Ping Pong, ya que la película trata sobre eso. Y también, a modo de regalo caprichoso, se nos muestran unas escenas en cámara lenta al mejor estilo del Bullet Time de la saga Matrix, en los momentos justos y sin abuso, que quedan bien pintorescas para la ocasión, gracias a su buen gusto y originalidad.

La historia cuenta sobre un joven que de niño pudo haber sido campeón de Ping Pong, pero un alemán le frustro sus sueños, dejando su futuro por el suelo. Ya grande, el día que es echado de la función que hacia en un teatro de poca monta, es contratado por el FBI para ingresar a un torneo clandestino de Ping Pong organizado por un mafioso que fue el mismo que mato a su padre. Pero, para llegar en forma al torneo, lo entrenara un oriental ciego que también fue maestro de este poderoso villano del cual también el anciano se quiere vengar.

La dirección esta a cargo de Robert Ben Garant, una de las mentes pensantes detrás de la serie Reno 911!: Miami, también director de la película homónima. Actúan Dan Fogler (School for Scoundrels, Good Luck Chuck, Kids in America), el inigualable Christopher Walken (The Deer Hunter, Pulp Fiction, Man on Fire), George Lopez (The Adventures of Sharkboy and Lavagirl 3-D, Real Women Have Curves, Fist of Fear, Touch of Death) y James Hong (Blade Runner, Missing in Action, Big Trouble in Little China). Pero, dentro del desfile de actores conocido, también podemos nombrar a la bellísima Maggie Q (Live Free or Die Hard, Mission: Impossible III, Naked Weapon), Robert “T-1000 Patrick (Terminator 2: Judgment Day, Double Dragon, The Faculty), la hermosa Aisha Tyler (Death Sentence, .45, Never Die Alone) quien además de trabajar en series muy conocidas, su gran “boom” fue al trabajar algunos capítulos en la serie Friends. Por ultimo, podemos nombras al japonés Cary-Hiroyuki Tagawa (The Last Emperor, Rising Sun, Mortal Kombat) y a Jason Scott Lee (Dragon: The Bruce Lee Story, Soldier, Dracula II: Ascension).

Una película con una buena producción, que no es ostentosa ni pretende serlo. Logra ser entretenida, aunque demasiado simple, de esas que sirven para pasar un buen rato, nos arrancan algunas carcajadas y luego quedan en el olvido.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 5/10



– Poster Promocional –

30 noviembre 2007 Posted by | Comedia, Deportes | Deja un comentario

Balls of Fury.

Siempre me costo hacer reseñas sobre las comedias. Y no por que sea un género que no disfrute, al contrario, una buena comedia siempre es bien recibida. El tema creo que pasa por la diversidad de comedias que hay: tenemos el humor, por ejemplo, de Woody Allen, el cual no me divierte ni un poco ni tampoco comparto. Tenemos también el humor adolescente de películas como American Pie, que puede estar bien durante una o dos películas, pero el exceso ya las vuelve totalmente predecibles. También están las comedias del estilo irónico/absurdo que tienen su apogeo con el film Top Secret, a mi entender y según mi gusto, la mejor comedia que he visto en mi vida. Y por ultimo tenemos ese humor un poco más real y un tanto patético, que se ríe de las falencias humanas que traen películas como The 40 Year Old Virgin, y, dentro del mismo esquema, películas más dirigidas a los adolescentes como Napoleon Dynamite. Sea como sea, dentro de tantos ramales de comedia, me sigue resultando difícil reseñarlas, ya que muchas veces me cuesta tomar nota sobre puntos destacables en una comedia como la que les traigo, llamada Balls of Fury. La cinta presenta en su totalidad, personajes un tanto bizarros, de comportamiento extraño y por momentos patéticos, explotando sus personalidades para recrear climas de humor. Por esto mismo, la comicidad del film se basa en diálogos con chistes fáciles, una gran dosis de humor absurdo y en los típicos golpes que ya veíamos en series como “Los 3 Chiflados”, por solo poner un ejemplo. La dinámica, obligatoriamente, es activa a mas no poder, ya que, frente a una trama que no tiene mucho para ofrecer, el ritmo narrativo tiene que ser muy rápido, llegando inmediatamente al grano en cada situación e intentar así meter un gag detrás del otro, para que la cinta no decaiga y el film se haga en consecuencia, aburrido. Pero, a causa de esta necesidad, algunos chistes resultan predecibles por lo absurdo de su concepción, muchas veces sin justificativo alguno. Las actuaciones son un punto fuerte de la película, ya que todos los protagonistas cumplen con creces sus papeles. Pero, el que realmente se destaca entre todos, y de una forma magnifica que siempre lo suele hacer, es el mítico Christopher Walken, impecable como en cualquier film, dándole ese toque tan personal e importante a cada personaje que interpreta. Aunque no son un requerimiento fijo del genero, hay algunos efectos especiales que, en este caso, son esenciales: por un lado, y recordándonos al excelente recurso utilizado en la grandiosa Forrest Gump, se utiliza el efecto de animar a una bola de Ping Pong, ya que la película trata sobre eso. Y también, a modo de regalo caprichoso, se nos muestran unas escenas en cámara lenta al mejor estilo del Bullet Time de la saga Matrix, en los momentos justos y sin abuso, que quedan bien pintorescas para la ocasión, gracias a su buen gusto y originalidad.

La historia cuenta sobre un joven que de niño pudo haber sido campeón de Ping Pong, pero un alemán le frustro sus sueños, dejando su futuro por el suelo. Ya grande, el día que es echado de la función que hacia en un teatro de poca monta, es contratado por el FBI para ingresar a un torneo clandestino de Ping Pong organizado por un mafioso que fue el mismo que mato a su padre. Pero, para llegar en forma al torneo, lo entrenara un oriental ciego que también fue maestro de este poderoso villano del cual también el anciano se quiere vengar.

La dirección esta a cargo de Robert Ben Garant, una de las mentes pensantes detrás de la serie Reno 911!: Miami, también director de la película homónima. Actúan Dan Fogler (School for Scoundrels, Good Luck Chuck, Kids in America), el inigualable Christopher Walken (The Deer Hunter, Pulp Fiction, Man on Fire), George Lopez (The Adventures of Sharkboy and Lavagirl 3-D, Real Women Have Curves, Fist of Fear, Touch of Death) y James Hong (Blade Runner, Missing in Action, Big Trouble in Little China). Pero, dentro del desfile de actores conocido, también podemos nombrar a la bellísima Maggie Q (Live Free or Die Hard, Mission: Impossible III, Naked Weapon), Robert “T-1000 Patrick (Terminator 2: Judgment Day, Double Dragon, The Faculty), la hermosa Aisha Tyler (Death Sentence, .45, Never Die Alone) quien además de trabajar en series muy conocidas, su gran “boom” fue al trabajar algunos capítulos en la serie Friends. Por ultimo, podemos nombras al japonés Cary-Hiroyuki Tagawa (The Last Emperor, Rising Sun, Mortal Kombat) y a Jason Scott Lee (Dragon: The Bruce Lee Story, Soldier, Dracula II: Ascension).

Una película con una buena producción, que no es ostentosa ni pretende serlo. Logra ser entretenida, aunque demasiado simple, de esas que sirven para pasar un buen rato, nos arrancan algunas carcajadas y luego quedan en el olvido.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 5/10



– Poster Promocional –

30 noviembre 2007 Posted by | Comedia, Deportes | 1 comentario

Wrong Turn 2: Dead End.

El genero slasher ofrece una gran amplitud de opciones para contar historias. Sorpresivamente, en los últimos años, el bombardeo de películas independientes y clase B solo nos trajo algo que casi se puede catalogar como un subgénero: un grupo de chicos guapos y chicas hermosas, sexo, lugares descampados y desolados, y un grupo de personajes enfermizos que buscan matar gente por pura diversión. Siguiendo estos pocos requisitos, nos invaden este tipo de cintas repetitivas hasta el hartazgo, donde, quizás, una o dos innoven y muestren algo diferente, pero la verdad es que el resto de ellas se auto inmolan en la misma fosa. Por eso mismo, en el genero slasher, solo se destacan unos pocos genios que supieron hacer algo distinto aprovechando los rasgos de un genero demasiado bastardeado en estos últimos años. Luego de una gustosa primera parte, este año aparece Wrong Turn 2: Dead End, una triste continuación sin grades productores o actores en ascenso como tenia su precursora. Este film es prácticamente un slasher relativamente fuerte, que sin llegar a lo explicito del gore, intenta con sus muertes y escenas de terror sobresaltar, siendo lo suficientemente agresivas para quienes gustan del genero. Cayendo en la extrema obviedad, tengo que remarcar a los personajes exageradamente estereotipados, mostrando personalidades desgastadas y actuaciones poco convincentes respecto a lo que les toca vivir. Algunas escenas intentan ser originales, mostrando encuadres en primera persona bastante llamativos, aunque, como era de esperar, otras escenas se escapan de cualquier contexto lógico y van mas allá de lo que podíamos imaginar. Los FX en su mayoría son de la vieja escuela, utilizando prostéticas y efectos de maquillaje dignos del olvido. Pero también se atreve a utilizar algún que otro efecto digital bastante malo, características que hacen de estos apartados varios puntos en contra, y aun teniendo en cuenta el bajo presupuesto, lo que molesta es la falta de detalles impresos en la cinta. No se puede decir que el film es aburrido, aunque tampoco divertido: con una dinámica simple y pareja que no se aleja de otros productos similares, es totalmente evidente y previsible que se mantenga la típica estructura de este tipo de películas. De todas formas, la cinta intenta ser lo mas “comercial” posible, apostando mas por el derrame de sangre explicito que por un suspenso bien llevado, donde sorpresivamente se incluye un poco de acción que intenta darle otra dinámica al film, obviamente sin lograrlo ya que el resultado final no resulta ser atrapante.

La historia cuenta sobre un grupo de jóvenes que van a una isla, siendo los protagonistas de un nuevo reality show que se esta filmando de la mano de un ex militar retirado. En esos bosques, vive esta familia de personas deformes que viven a base de carne humana, escondidos en una fabrica abandona hace años. Los jóvenes van muriendo uno a uno, y su única esperanza contra la familia caníbal será el ex militar que utilizara viejas técnicas de combate para liberarlos.

El director es el principiante Joe Lynch, quien comienza su carrera en Hollywood con esta pésima primera película en su haber. Actúan Erica Leerhsen (The Texas Chainsaw Massacre, Book of Shadows: Blair Witch 2, Living Hell), Texas Battle (Final Destination 3, Coach Carter, Even Money), Aleksa Palladino (Find Me Guilty, The Picture of Dorian Gray, Before the Devil Knows You’re Dead) y el grandioso Henry Rollins (Feast, Bad Boys II, Heat) quien ha hecho roles muchísimo mejores que el de este film.

La historia se rellena con detalles claramente “robados” de “La Masacre de Texas”, ingredientes que en la primera parte no resultaban quizás tan evidentes, ya que la historia iba por otros lares. Explicando también el por que la familia estaba así de deforme dando un mensaje ecológico, la película termina a punto con un final explicito totalmente previsible como el resto de su historia, suponiendo una lamentable continuación que esperemos no se dignen a realizar. Por mas que se nombre irónicamente a Tarantino y uno de los personajes muestre en su remera el logo del film Battle Royale, la película no tiene casi puntos a favor y se convierte en un producto de esos que cavan su propia fosa junto a los demás.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 2/10



– Otros Posters –

22 noviembre 2007 Posted by | Asesinos, Terror | 5 comentarios

Bridge to Terabithia ( Un puente hacia Terabithia )

Muchas películas, en formato de drama, se atreven a mostrar los inconvenientes de esos jóvenes que están comenzando su adolescencia, con familias problemáticas o con similares problemas en la escuela. Familias disfuncionales, con padres que no prestan atención a sus hijos, hermanos mayores que los maltratan, falta de afecto, comunicación. Escuelas publicas sin límites aparentes, personajes abusivos que golpean o maltratan a los más chicos e indefensos. Guiones cargados de dichas problemáticas hay cientos, algunos mejores que otros, donde se desenvuelven 2 factibles posibilidades: la primera, es que el joven afectado sea en su crecimiento un personaje perturbado, oscuro y retraído, tímido e introvertido, generando grandes dramas e incluso historias de amor. El segundo caso, puede ser de un niño psicológicamente arruinado, que opta por sacar a relucir su lado agresivo y termina siendo algún asesino serial que vemos en tantas películas de terror, generalmente films slasher. Pero pocas veces hemos visto que estos problemas sean tratados de una forma sutil, sin caer en golpes bajos, donde el o los niños, en consecuencia, elijan crear su propio mundo ficticio para escapar a estos problemas cotidianos que tanto los afectan. Algo así es la base de Un puente hacia Terabithia (Bridge to Terabithia – 2007), una película que se encarga de estas difíciles temáticas pero que termina siendo una películas de aventuras y fantasía para preadolescentes e incluso para toda la familia, ya que algunos contenidos pueden estar fuera del alcance psicológico de los mas chicos. La dinámica de la película en si, no deja de sorprender, ya que lejos de ser aburrida, sabe atrapar al espectador tanto por su lado fantástico como por esas situaciones de las que hablábamos antes, vistas desde el lugar de los protagonistas. Las interpretaciones ayudan bastante al desarrollo, y si bien los personajes secundarios no aportan demasiado, son la contención perfecta de jóvenes protagonistas que llevan adelante al film. Por todo esto, la dinámica narrativa de la cinta termina siendo firme y concisa, contando pequeñas historias entretenidas dentro de la historia global que se nos presenta. Con aventuras y fantasía, no era difícil esperar un elevado costo en efectos especiales, pero era difícil imaginar que el film no iba a abusar de ellos, sino que más bien, utiliza este recurso digital solo para momentos precisos, donde no se podía hacer otra cosa. El no abuso de los gráficos por computadora es un punto que considero a favor, ya que la verdadera historia pasa por otro lado no tan superficial. Mas allá de eso, los pocos efectos son notorios por lo bien logrados, mostrando una preocupación por el apartado gráfico, con diseños de personajes novedosos y técnicas de animación realmente muy bien logradas. La fotografía acompaña a estas escenas, siendo en el resto de la película un apartado simple pero convincente. El tema de las cámaras, sus grandes paneos y desplazamientos también lo dejamos para el momento de los efectos, ya que sin ellos son fieles al guión y no se abusan de grandes hazañas, sino que vuelven a ser simples, básicos, y, como dije antes, convincentes.

La historia cuenta sobre la soledad de un niño parte de una familia con problemas económicos, y sobre la relación del niño con su cuaderno de dibujos, donde solía crear historia y mundos mágicos casi como terapia. Un día, se muda cerca de su casa una niña completamente activa y feliz, y se hacen amigos rápidamente. Juntos, cada uno con sus problemas, deciden utilizar la mente y crear un reino donde solo ellos dos puedan existir, un reino creado por sus mentes donde ellos puedan escapar, al menos algunos instantes, de los problemas que los rodean durante el resto del día.

La sólida dirección esta a cargo del húngaro Gabor Csupo, quien sorprende con su primer film para la pantalla grande. Actúan Josh Hutcherson (Firehouse Dog, RV, Zathura: A Space Adventure), AnnaSophia Robb (The Reaping, Charlie and the Chocolate Factory, Samantha: An American Girl Holiday), Bailee Madison (Lonely Hearts, Look, Saving Sarah Cain) y Robert “T-1000” Patrick (Terminator 2: Judgment Day, Double Dragon, The Faculty).

Basado en la novela homónima de Katherine Paterson y producida por la misma gente del film Narnia, esta historia que ya fue llevada a la televisión allá por 1985, es una gran historia de amistad, amor, valores, y con una moraleja importante y constructiva. Mas allá de su aspecto visual, la dulzura impregnada en la cinta y el fuerte toque de drama que sostiene, se contrastante provocando lagrimas por la veracidad de sus situaciones. Incluso con personajes trillados e historias repetidas, la película sabe sobresalir por una sólida dinámica producto de la firmeza con la que el director cuenta una gran historia.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 8/10



– Otros Posters –

– Caratula de la Novela –

19 noviembre 2007 Posted by | Aventuras, Drama, Libro/Novela | 2 comentarios

The Bourne Ultimatum ( Bourne: El ultimátum )

Cuando el cine de acción había perdido su ruta con producción sobrevaloradas y personajes corpulentos salidos de la lucha libre, entre tanta mediocridad entra en acción Jason Bourne, un nuevo y talentoso “asesino a sueldo” que solo intenta descubrir su identidad. Por ese entonces, cuando la primera parte de la hasta ahora trilogía de Bourne se estrenaba, lejos estaban los clásicos de acción y el agente mas poderoso, el famoso 007 se había devenido en un estético y metrosexual agente que luchaba contra el crimen mas como un Batman tercermundista que como un verdadero héroe. Resolviendo quien es y que es lo que le hicieron, las dos primeras partes de la saga fueron un éxito, y, además, dos muy buenas películas repletas de acción. Pero, para cuando se comenzó a planificar la tercera parte tan prometedora, también estaban en los planes una nueva cinta de James Bond, que aspiraba a ser ruda y llena de acción, con un Bond nunca visto. Y para colmo, el ídolo de millones, Bruce Willis, volvía a encarnar a John McClane, en un film, según decían los mismos creadores, nunca visto. Jason Bourne se vio, por ende, en una gran lucha con dos pesos pesados de la acción, y, aunque a mi entender la perdió por puntos con Bond y por knock-out con McClane, de todos modos el film que vuelve a protagonizar es muy convincente. El principal protagonista en Bourne: El ultimátum (The Bourne Ultimatum – 2007) es el continuo movimiento de las cámaras, inquieto y por momentos frenético, que participa en cada escena, por mas mínima y simple que sea, explotando casi a la perfección al viejo pero aun efectivo recurso del zoom, utilizado aquí rápidamente para resaltar ciertos detalles de importancia dentro del encuadre o paneo general que se este mostrando. La dinámica argumental es casi adictiva, mostrando solo algunos altibajos, terminando por ser entretenida en buena dosis y prácticamente sin descanso. El modo y la forma en que esta plasmada la trama son un atractivo uno de esta saga, dejando de lado el palabrerio innecesario y centrandose en la acción. Cuando las palabras piden paso a la historia, lo hacen de una forma atrapante aunque moderada, sin hacerse demasiado extensas y terminar pecando de aburridas. La tensión constante de algunas escenas es parte de la acción misma, llena de persecuciones, peleas, disparos, y un largo etc. que llena la pantalla, todo presentado en un paquete que contiene grandes dosis de adrenalina, donde cada escena es producida impecablemente y sin detenerse en gastos. Sin tener muchos efectos especiales más que alguna que otra explosión y algún movimiento prodigioso de cámaras, se destacan en el film las grandiosas escenas de pelea, totalmente dinámicas y brutales, con una impecable coreografía que las hacen ver realistas de una forma particularmente exquisita y adictiva.

Aun cuando pensábamos que en la segunda parte ya tenia todo resuelto y cerrado en su cabeza, Bourne aparece aquí con nuevas preguntas y con nuevos recuerdos de su pasado, sobre todo, recuerdos de cuando el se anota al programa especial del que fue parte, y del cual desencadeno la historia principal de los films. En una metafórica complicidad con dos personajes involucrados como son Nicky Parsons y Pamela Landy, Jason va a ir tras la pista principal, la pista que lo llevara al desencadenante de todos sus recuerdos, al principio de toda una desastrosa operación que no salio como pensaba. Pero en el camino, tendrá que evitar que lo maten, y se vera inmiscuido en persecuciones, peleas y tiroteos que serán el entretenimiento para nuestros ojos.

El director que culmina esta (por ahora) trilogía es Paul Greengrass (United 93, Bloody Sunday, Resurrected) quien luego de la original The Bourne Identity del 2002 dirigida por Doug Liman, tomo la posta de la saga. Vuelven a la carga: el protagonista de la saga Matt Damon (Good Will Hunting, Saving Private Ryan, The Talented Mr. Ripley), Joan Allen (Nixon, The Bourne Supremacy, The Upside of Anger), David Strathairn (Good Night, and Good Luck., We Are Marshall, Fracture) y Julia Stiles (The Omen, The Bourne Identity & The Bourne Supremacy, 10 Things I Hate About You). Además, podemos agregar a dos buenos actores como Scott Glenn (Vertical Limit, Training Day, Freedom Writers) y Albert Finney (Traffic, Big Fish, Erin Brockovich).

Una buena película que culmina una buena saga de acción que supo mantenerse lineal, donde se hace difícil determinar cual fue mejor o peor que las otras, por el alto contenido por dosis iguales de buena historia y acción, donde la trama se mantiene de la primera a la ultima con un mismo tono y a pesar del cambio de director, el alma de las películas quedo intacto. Vale destacar, más allá de las ya nombradas escenas de lucha, una increíble persecución con unos impecables choques automovilísticos que son para el recuerdo.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 8/10



– Otros Posters –



16 noviembre 2007 Posted by | Accion, Libro/Novela, Recomendados, Thriller | 2 comentarios

Rob Zombie´s Halloween

En 1978, el joven pero experimentado John Carpenter realizaba otro film independiente llamado Halloween. Esta película se basaba prácticamente, en su entorno, en las costumbres celtas que rodean al 31 de octubre, día en que se celebra dicho ritual, que consiste en decorar las casas de forma siniestra y que los niños, vestidos y disfrazados de seres espeluznantes, vayan pidiendo golosinas por las casas. Pero, en la película, esa misma noche, el joven Michael Myers enloquece y comienza a matar gente, lo que supone el principio de un villano tan famoso como su historia. Solo tres asesinos de la época de esplendor del cine slasher supieron cosechar millones de fanáticos y sobrevivir a los tiempos: Jason Voorhees, Freddy Krueger y, obviamente, Michael Myers. Halloween supo ver su éxito rápidamente entre los aficionados del terror, por lo que, a lo largo de los años, nos entrego varias secuelas: Halloween 2, Halloween 3: El día de la bruja, Halloween 4: El regreso de Michael Myers, Halloween 5: La venganza de Myers, Halloween 6 : La Maldición de Michael Myers, Halloween H20: 20 años después y Halloween : Resurrección. Luego de la tercera, las demás películas pasaron sin pena ni gloria, aunque dicha saga supo consagrar a Jamie Lee Curtis como una verdadera “Horror Queen”. Sin atenerse al “que dirán”, y dejando toda supuesta estructura de lado, el magnifico Rob Zombie nos trae esta suerte de “Precuela-Remake”, como solo el sabe hacerlo, con una clara distinción de su visión en la cinta, donde aquellos que siguen su carrera desde la música y han visto sus dos anteriores películas lo notaran con agrado. La película, podríamos dividirla en 2 grandes partes. La primera, cuenta la infancia de Michael, todo lo que paso y como llego a ser lo que es. Vale destacar en este caso, la soberbia actuación del niño, la frialdad con que toma las cosas, su modo de actuar, sus reacciones, y como pasa de tener una cara de nene bueno a una cara totalmente enfermiza con solo pequeños movimientos de sus facciones. Luego, casi de golpe, se nos sitúa en lo que seria la remake de la original Halloween, donde el feroz asesino escapa del internado en busca de su pequeña hermana, única sobreviviente de la masacre. Este papel, lo interpreta un ex luchador de lucha libre, por lo que el tamaño del personaje es realmente intimidatorio, así como sus bruscos movimientos y la aparente fuerza descontrolado que aplica sobre sus victimas, un aspecto mas que detallado y mejor logrado, a mi parecer, que en las películas originales. Pero lo bueno del film, es que no se adentra en el modernismo impuesto de todas las remakes, sino que, por lo contrario, se mantiene fiel a su inspiración, pudiendo decir así que la película es un clásico slasher, ni más ni menos. No cae en el terror asqueroso y casi gore de hoy en día, ni en las escenas totalmente explicitas. Vuelve al slasher primitivo donde, mas allá de los asesinatos, el protagonista principal era el suspenso de las eternas persecuciones. Suspenso bien llevado, con una excelente fotografía que utiliza como recurso constante las sombras y los lugares oscuros, donde los enfoques de la mascara de Michael lo hacen realmente terrorífico. Las escenas de las muertes son simples pero crueles, llenando toda expectativa. Quizás, quienes esperaban algo mas parecido a lo anterior de Rob Zombie, completamente bizarro y sangriento, queden un poco decepcionados, pero a Zombie le importa poco todo eso, y demuestra que es un gran director y, dejando de lado a la critica y a la taquilla, impone una visión realmente particular y fiel de la cinta original, sin caer en repeticiones monótonas o inventos descabellados en escenas fantasiosas que se pierden en la nada. Vuelvo a repetir: la película es un slasher de los 70 u 80, esos que inspiraron a Rob Zombie y que, al menos a mi, tanto me gustan ver.

La historia cuenta sobre un niño atormentado, parte de una familia totalmente disfuncional donde la madre, entregada a sus hijos pero ingenua, vivía con un hombre postrado en una silla, alcohólico y que maltrataba a sus hijos. El joven Michael recibía maltratos tanto de su hermana, como de su padre, así como también de los compañeros de colegio, aunque le tenia un amor muy grande a su madre y a su pequeña hermana, un bebe por esos entonces. El día de Halloween, tras festejarlo solo, enloquece, y comienza el resto de la historia que ya todos conocemos.

La dirección esta a cargo del bizarro y grandioso Rob Zombie (House of 1000 Corpses, The Devil’s Rejects) que fue también uno de los tantos que dirigieron un trailer falso de la película Grindhouse, de Rodríguez y Tarantino. A los actores podríamos dividirlos, primero, en la grupo de los chicos Zombie, conformados por su esposa, Sheri Moon (The Devil’s Rejects, Toolbox Murders, House of 1000 Corpses), Bill Moseley (The Devil’s Rejects, House of 1000 Corpses, Night of the Living Dead) y Sid Haig (The Devil’s Rejects, House of 1000 Corpses, Jackie Brown). Por otra parte, tenemos, entre protagonistas y cameos, a Malcolm McDowell (Fist of the North Star, Tank Girl, Star Trek: Generations), Brad Dourif (The Lord of the Rings: The Two Towers, Dune, Alien: Resurrection), Tyler Mane (The Devil’s Rejects, Troy, X-Men), William Forsythe (The Devil’s Rejects, Dick Tracy, The Rock), Udo Kier (End of Days, Blade, Johnny Mnemonic), Danny Trejo (The Devil’s Rejects, From Dusk Till Dawn, Desperado), Daeg Faerch (Freakshow, Front, Rattle Basket) y en el papel que glorifico a Jamie Lee Curtis, Scout Taylor-Compton (Wicked Little Things, 13 Going on 30, Sleepover).

Halloween de Rob Zombie es una película clásica, con detalles cuidados que mantienen en vigencia a la vieja escuela, que este director tomo tan personalmente al desarrollar su carrera. El film se convierte en un exponente de la época de la cinta original, solo que con la fuerza de hoy en día. Pero más allá de la película, del villano, del director, de la original… mas allá de todo, lo que siempre va a perdurar en la historia es la música que el propio John Carpenter compuso para la saga. Una joya.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 8/10



– Teaser Poster –

16 noviembre 2007 Posted by | Asesinos, Recomendados, Remake, Suspenso, Terror | 4 comentarios

Pirates of the Caribbean: At World’s End (Piratas del Caribe: En el Fin del Mundo)

Lamentablemente, y muy a mi pesar, debo caer en el clásico comentario trillado de que a Hollywood se le están acabando las ideas. Precuelas, secuelas, remakes, sagas y trilogías colman las pantallas. De historia nuevas, ni hablar. Los videojuegos, los comics y los libros son la fuente de energía de los magnates de la industria, que secos de ideas buscan un lugar seguro donde depositar su dinero. El razonamiento es simple y entendible: el cine es un negocio como cualquiera, por lo cual, todos los que trabajan en una cinta cobran un sueldo (millonario o no, no importa) para vivir (ostentosamente o no, tampoco importa), del cual tienen que pagar sus gustos, su comida, su vivienda, sus impuestos y quizás un largo etc. Como a nadie le gusta perder plata o tirarla a la basura, a ellos tampoco, por eso, van a lo seguro, y crean esos films que más allá que no tengan alma, ellos saben que la gente va a llenar los cines para verlos. Económica y comercialmente hablando, suene muy lógico el pensamiento, pero el resultado es un cine que, nosotros, los cinéfilos, consumimos por placer. Y si esos resultados son malos o vacíos, somos nosotros quienes nos quedamos desconformes. Por eso mismo, ni me gaste en ir al cine a ver Piratas del Caribe 3 (Pirates of the Caribbean: At World’s End – 2007), si no que directamente espere su salida en DVD. Si, se que no suena muy de cinéfilo… pero para que gastar dinero en algo que ya se que no me va a gustar ni convencer? La primera a mi entender fue genial, aunque la segunda fue solo un burdo puente para hacer esta tercera parte. La idea ya estaba en mi mente y difícilmente nadie, ni siquiera un excelente trailer me iban a convencer de lo contrario. Y tan errado no estaba. La película cae en lo mismo que las dos anteriores, tanto en el personaje como en la historia, que es obviamente continua con el resto de la saga. El trabajo con los actores es muy bueno, no podemos negarlo, ya que cada uno presenta una personalidad sólida y absoluta aportando mucho a la trama del film, y, por que no decirlo, Johnny Depp logra crear de nuevo un personaje único e irrepetible que lo consagra como un excelente actor. El diseño de los personajes sigue la temática de los films anteriores y es realmente excelente, lleno de diseños irreales e imaginativos para el entretenimiento de grandes y chicos. Las escenas cómicas llenas de gags son ya una marca registrada de la trilogía, y en esta parte hay un par de momentos realmente muy buenos que no podemos dejar de pasar por alto. La historia, si bien sigue el curso de una lógica trilogía, se vuelve confusa, complicada y extrañamente enmarañada, llena de idas y vueltas, traiciones sobre traiciones, decisiones incomprensibles y una monotonía de detalles por el estilo que hacen de esta tercera parte, una mas que obvia extensión de un éxito que necesitaba seguir recaudando dinero. Un intento por generar taquilla que le robo el alma a una historia de piratas muy divertida. Y como era de esperar (y como ya paso en la segunda parte), la historia se ve tristemente superada por los efectos especiales, que se vuelven el personaje principal de la cinta. Pero no podemos renegar de nuestros gustos: los efectos especiales son increíbles, excelentes, totalmente disfrutables. Todo lo que se refiere a los FX 3D tienen un detallismo y una calidad pocas veces vista, incluso comparándolos con las mejores superproducciones. Los personajes animados, la escenas animadas, el agua, los fondos… todo es como mágico, una composición de imágenes de ensueño que nos entretiene a mas no poder. Todo esto, de manos de la sublime empresa ILM, además de contar con la ayuda de la tecnología de CIS Hollywood y de otras empresas mas “pequeñas” como Digital Domain, Asylum y The Orphanage, especializada en criaturas de todo tipo. De la fotografía y del tema de las cámaras y encuadres mucho no se puede hablar, ya que al ser casi todo digital, es algo como estructuradamente “perfecto”, hecho para que los efectos puedan asimilar a las imágenes de una forma realista.

La historia retoma el final de la segunda parte, donde el capitán Sparrow ha muerto y se encuentra sumido en una locura infernal. Todos sus “amigos” se reúnen para buscarlo, ya que el es parte del consejo de los piratas, el es uno de los 9 que se necesitan para hacer la reunión según los códigos escritos. Tras rescatarlo y traerlo de su muerte, se unirá incluso con su legendario enemigo, el pirata Barbossa, para luchar en contra del ejército que lo busca, que sorpresivamente ha unido fuerzas con Davy Jones. Luego de la reunión, las 9 naciones de piratas zarparan juntas en contra del ejército y del mismo Davy Jones, quienes superan en gran cantidad a los piratas.

La dirección esta a cargo, nuevamente, de Gore Verbinski (The Mexican, The Ring, The Weather Man) donde 3 de sus 7 únicas películas han sido las de esta saga. Actúan el incomparable Johnny Depp (Ed Wood, Fear and Loathing in Las Vegas, Secret Window), Geoffrey Rush (Munich, Shakespeare in Love, Ned Kelly), Orlando Bloom (Kingdom of Heaven, Troy, The Lord of the Rings Trilogy) y la hermosísima Keira Knightley (King Arthur, The Jacket, Domino) como actores principales. A ellos se les suman Jack Davenport (The Libertine, The Bunker, The Talented Mr. Ripley), Bill Nighy (Underworld & Underworld: Evolution, Shaun of the Dead, The Constant Gardener), Jonathan Pryce (The Brothers Grimm, De-Lovely, Stigmata), Yun-Fat Chow (Curse of the Golden Flower, Crouching Tiger, Hidden Dragon, The Replacement Killers) y un cameo mas que interesante del Rolling Stone Keith Richards, quien hace de padre de Jack Sparrow.

En fin, no podemos negar que es una película muy entretenida, llena de situaciones atrapantes y efectos especiales que no nos permiten sacar los ojos de la pantalla. Pero a mi entender, no por eso el film es bueno. Particularmente, creo que la historia es demasiado enmarañada, algunas de sus situaciones no están del todo explicadas y hay algunos agujeros argumental mínimos, pero existentes. Además, la trama ya de por si, pierde el sentido, siendo esta parte, una triste continuación de 168 min. de duración sin alma de la primera película.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 6/10



– Otros Posters –





10 noviembre 2007 Posted by | Accion, Aventuras, Comedia | 3 comentarios

Vacancy ( Habitacion sin salida )

El género del Thriller de suspenso es difícil, complicado. Su estructura tiene que estar manejada teniendo en cuenta muchos detalles importantes y su dinámica, quizás el centro de importancia, tiene que estar continuamente activa, casi como si tuviese una inquietante vida propia. Por su parte, los actores tienen que representar personajes y sentimientos lo mejor posible. Los climas tienen que ser constantes… cualquier altibajo en este tipo de películas puede llevarla al fracaso. Son tantos los detalles en los que un director se tiene que fijar al hacer este tipo de film, que la mayoría de las veces terminan perdiendo de vista algún que otro detalle fundamental, que infiere directamente sobre el resultado de la cinta. Vacancy tiene muchos de estos detalles, aunque también pierde otros igual de importantes. Fuera de lo que es la película en si, los títulos son bastante particulares para este género, y al final de los mismos, el efecto de fundido con la primera imagen que vemos es realmente atractivo. Un detalle quizás innecesario, pero muy original. Como la mayoría de las películas actuales de gente que se pierde en medio de la nada, no podía faltar el molesto cliché de no tener señal en el celular a la hora de pedir ayuda, un detalle que no entiendo como se puede seguir dejando pasar. La película comienza bastante lenta, con una dinámica bastante plana y una estructura centrada en la problemática de la pareja protagonista, a punto de terminar con su matrimonio. Las peleas y discusiones entre ellos durante el viaje son el centro de atención durante la primera media hora. Luego, casi por osmosis, la película da un vuelco y se desata el suspenso, para volver a una estructura que parecía básica y simple en una constante manifestación de climas de tensión, incrementándose poco a poco con el misterio de no saber lo que va a pasar, gracias a un suspenso muy bien llevado, tanto por el director como por las impecables actuaciones que entregan los actores principales. En muchas de las escenas, el manejo de las cámaras es un apartado vital para recrear los climas pretendidos, mostrando planos cortos y planos cerrados. Los encuadres son básicos pero cumplen con su cometido, al igual que la fotografía. Y aquí es donde viene el “pero”: la película termina siendo demasiado simple, con un desarrollo que prácticamente no tiene un principio y un final, haciendo parecer todo lo que vivencian los protagonistas como algo demasiado armado, sin dejar lugar a la imaginación. Por su temática y su historia, se nos hace esperar algo mucho más grande y caótico, que desgraciadamente nunca llega. Además, la desgastada relación entre ellos, tema central de la primera parte de la película, se deja de lado y no se vuelve a hacer mención sobre el mismo.

La historia cuenta sobre una pareja a punto de separarse que emprenden un viaje por la ruta. Mientras ella duerme, el decide tomar un atajo por que la ruta principal estaba supuestamente muy congestionada. En el camino, para eludir a un animal que se había cruzado en su camino, el esposo daña el auto. Así, llegan a una gasolinera y un misterioso hombre se ofrece para arreglarle el desperfecto. Siguen camino, pero unos pocos kilómetros mas adelante el auto vuelve a descomponerse, esta vez, sin arreglo. Los dos vuelven, entre peleas, a buscar al mecánico que los ayudo previamente, pero no lo encuentran por las altas horas de la noche. Allí mismo, en un hotel cercano donde preguntaron por este hombre, deciden pasar la noche hasta que este regrese a la mañana siguiente. Ya en la habitación, y para pasar el rato, el hombre decide poner en la video casetera unos vhs que encuentra sobre el televisor. Con gran sorpresa, se da cuenta que las películas snuff que esta viviendo habían sido filmadas en esa misma habitación, y por supuesto, los asesinatos eran reales. De ahí en más, se dan cuenta de que están en peligro y comienza toda una travesía para quedar con vida.

La dirección esta a cargo del principiante Nimród Antal (Kontroll), quien fue elegido tras su única película por haber ganado premios en distintos festivales con su opera prima. Trabajan como protagonistas, una de las mujeres mas hermosas de Hollywood, Kate Beckinsale (Serendipity, Underworld & Underworld: Evolution, Van Helsing) y Luke Wilson (My Super Ex-Girlfriend, Old School, Legally Blonde). Además, le podemos agregar a Frank Whaley (World Trade Center, Broken Arrow, Swimming with Sharks) y a Ethan Embry (Timeline, They, Sweet Home Alabama).

Atrapante y entretenida, se pierde a la hora de centrar toda la atención en el suspenso de la cinta, que si bien es muy bueno, hace que se descuiden otros aspectos, dando por resultado un film con mucho para dar, pero que termina teniendo poco para ofrecer, como si le faltase alma, esa gracia que no sabe encontrar.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 6/10



– Otros Posters –


9 noviembre 2007 Posted by | Asesinos, Suspenso, Thriller | 3 comentarios

Broken.

La cantidad interminable de festivales alrededor del mundo siguen cosechando más y más films que ostentan de sus premios. Solemos leer “Mejor Película en el Festival…”, “Mejor Dirección en el Festival…”, “Mejor Actor en el Festival…”, y decenas de sentencias similares. Bruselas, Amsterdam, Fantasia, Dead by Dawn, Tribeca, South and Southwest, After Dark Horrorfest, Sitges, Cannes, Toronto, Fantasporto, SciFi, y tantos otros que no seguiré nombrando, son los que se estampan en los posters y portadas de las películas que así se nos venden, como ganadoras de tal o cual festival exista. Pero, desgraciadamente, este hecho no significa nada a la hora de hablar de gustos. Incluso, muchas veces nos resulta todo lo contrario. El hecho de que haya ganado muchos premios alrededor del mundo, al menos para mi, no significa nada, solo alguna tenue esperanza de posible entretenimiento. Tal es el caso de Broken, película que nuevamente nos recibe imprimiendo la leyenda “el siguiente film esta basado en una historia real”. Ya he hablado de este particular detalle y de cuanto me asusta este cometido que solo intenta darle más credibilidad a la cinta. Sin embargo, las primeras escenas de la película son totalmente impactantes, muy fuertes, dotadas de un particular realismo que nos hace recordar al gore, mostrándose explicitas y sin censura alguna. Envidiablemente, quedamos shockeados. Pero no todo es color de rosas: luego de este gran comienzo a todo trapo, la dinámica del film comienza a caer estrepitosamente y, perdiendo por momentos el rumbo de la historia, nos hace pensar que quizás el film se trataba solamente de esas escenas iniciales. A causa de las locaciones y escenarios, la mayoría de las tomas corresponden a un sinfín de planos cerrados bastante básicos que ayudan al carácter expresivo y descriptivo de la trama. Los encuadres en su mayoría son aceptables y bastante originales, con cámaras ubicadas en lugares realmente impensados, lográndole dar un aire distinto a un film de bajo presupuesto. La fotografía no es un punto demasiado fuerte, aunque cumple su cometido básico. Las actuaciones, por lo contrario, dejan bastante que desear, con diálogos pausados y ciertos sentimientos que no son expresados con una completa convicción de parte de los actores. El resto de la cinta se pierde en su estructura mas que básica y en una trama que poco dice. Se suceden escenas una tras otra sin algún sentido aparente, queriendo llegar quien sabe a donde, para terminar mostrando un final anunciado desde el comienzo.

La historia cuenta sobre una mujer que, tras tener una cita, vuelve a su casa donde la esperaba su hija durmiendo y su amiga, quien cuidaba de la pequeña. Luego de esa escena, la mujer aparece secuestrada por un extraño, y puesta en una intensa situación donde tendrá que prácticamente mutilarse para sobrevivir. Luego de hacerlo, el extraño le da la posibilidad de seguir viviendo, y ella acepta. De ahí en mas, se ira creando una extraña relación, donde encadenada, tendrá que cuidar un pequeño jardín lleno de flores, y que si una flor muere, ella tendrá el mismo destino.

El film esta dirigido y escrito por Simon Boyes (The Devil’s Chair) y Adam Mason (The Devil’s Chair, Prey, Dust), lo cual me parece exagerado que dos directores hayan hecho tan pobre producto. Actúan Nadja Brand (The Devil’s Chair, Prey, Dust), Eric Colvin (Dust, The 13th Sign), Atesh Salih (The Winter Sun Is a Lie, The Purifiers) y Abbey Stirling en su primer film, entregando todos ellos personificaciones que dejan demasiado que desear, salvo algunas expresiones del raptor.

Una película difícil de catalogar, que comienza bien fuerte e impactante y después deja morir a su cometido entre escenas que no dicen nada. Un film que pierde la noción de la dinámica de un momento a otro y que termina siendo mucho menos de lo poco que uno esperaba.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 3/10



– Otros Posters –


7 noviembre 2007 Posted by | Asesinos, Suspenso, Terror | 1 comentario

Haunted Forest ( Satinka )

Siempre tuve sobre las películas independientes y de bajo presupuesto un concepto hipotético, por decirlo de alguna forma, aunque, con el tiempo y con el consumo del mismo, aprendí a hacer de esa hipótesis una teoría que cae de madura por estar a la vista y ser del conocimiento de cualquier cinéfilo. Las buenas ideas, sobran… lo que falta es presupuesto, y junto a el, una gama de detalles que son imprescindibles. Las historias ostentosas son cada vez más vistas en este tipo de film, pero opacadas por una real pobreza a la hora de llevarlas a cabo, ritmos que al mezclarse dan por resultado un amargo y acido detonante. Mucha historia, la mayoría de las veces requiere de mucha producción, actores capaces, desarrollo… y un largo etc. dotado principalmente de la escaces de detalles con las que se nos presentan estos films con buenas intenciones, pero con resultados desiguales. Haunted Forest cae, desgraciadamente, en esa teoría que pude comprobar. El film comienza sumamente aburrido, sin atraparnos en lo más mínimo, producto de un guión simple y sin sobresaltos. Cuando mas tarde llegan las escenas disparejas de suspenso, este es ayudado minimamente por una edición también simple pero efectiva en su cometido. Dejando bastante que desear, las escenas de tensión o el suspenso mismo, que si bien por su carácter continuo ayudan a la fluidez que encamina a la cinta, el desarrollo mediocre de una dinámica narrativa totalmente desprolija entorpece a un guión con buenas ideas, aunque sumamente fantasioso y ostentoso en su contenido. De todas formas, algunas escenas con sobresaltos se nos regalan, conformadas a base de una repetitiva aparición en primer plano del villano de turno, sumándole un fuerte y estridente estruendo, de resultados eficaces. Los encuadres a veces fallan en su equilibrio, dejando momentáneamente fuera de foco a los personajes importantes de las escenas… escenas que muchas veces carecen de sentido alguno, tanto en la historia contada como en el afán de intentar explicar algo que se vuelve inexplicable. Las actuaciones son todas realmente muy malas, poco creíbles, presentando diálogos entrecortados y pausados que vuelven ridículas a muchas situaciones. Mas allá de todo, tiene algunos detalles interesantes e inteligentes, pero su dinámica fría y lenta, junto a la aun peor estructura, hacen del film un producto lastimosamente aburrido.

La historia cuenta sobre un grupo de jóvenes que se interna en un bosque en busca de un árbol que el abuelo de uno de ellos había dejado dibujado en un diario. La leyenda cuenta que en ese árbol se cubrió del fuego una nativa del lugar, y que, a modo de venganza, va por el bosque marcando a sus victimas para luego llevarlas bajo tierra y maldecirlas convirtiéndolas en parte de la naturaleza misma. Al encontrarse con dos amigas que andaban en busca de unas flores extrañas, el grupo deberá mantenerse unido para sobrevivir de esta leyenda que podría estar convirtiéndose en realidad.

El director de la cinta es Mauro Borrelli (Goodbye, Casanova, Branches), quien tiene una larga e importante carrera como ilustrador en los departamentos de arte de películas como Bram Stoker’s Dracula, Godzilla, What Dreams May Come, End of Days, Sleepy Hollow, Hulk y otras tantas. Actuan Sevy Di Cione (Neowolf, Branches), Adam Green (Color of the Cross, Black Velvet), Mark Hengst (Two of a Kind, Disappearing, The Cook) y Naomi Ueno (Branches) quien también oficia como productora del film.

La idea de la historia es buena, pero los constantes huecos argumentales, la falta de ritmo y las tantas preguntas sin respuestas difieren totalmente del cometido del film, que tiene la base argumental de una película oriental de fantasmas (sin contar que la apariencia del fantasma hace recordar a cualquier film como Ringu, Ju-On, o alguno por el estilo) y que, además, se da la libertad de meter un mensaje ecológico entre líneas.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 3/10



– Otros Posters –



1 noviembre 2007 Posted by | Fantasmas, Suspenso, Terror | 3 comentarios