Yakuza Horror

Por que el cine es un todo.

[REC]

Me considero un gran admirador del cine español. No de todos sus géneros, sino que, puntualmente, el genero del terror y el suspenso en su defecto. Este cine tiene increíbles exponentes que nada tienen que envidiarle a las grandes superproducciones de Hollywood, y otros exponentes que, sin llegar a ser grandes films, a menos se animar a más e intentan dar su mayor esfuerzo por pertenecer a un género tan vigilado como lo es el terror. El productor Julio Fernández, figurita repetida de la mayoría de las producciones españolas, se hizo conocido no solo por las películas de su país natal, sino también por hacer coproducciones de la altura de El Niño de Barro (España – Argentina), Kilómetro 31 (México – España), Perfume: The Story of a Murderer (Alemania – Francia – España), The Backwoods (Inglaterra – Francia – España), The Nun (USA – España), Romasanta (España – Inglaterra), y otras tantas de igual o mayor reconocimiento. Y, sabiendo que esta como productor de un film que dirige el magnánimo Jaume Balagueró junto al novato pero experimentado Paco Plaza, difícil pensar en que el resultado de esta mezcla sea otro mero fiasco, incluso cuando el trailer nos vende un producto tan visto y tan trillado. [REC] no innova en su aspecto técnico, ya que el estilo fílmico se remite a una cámara en mano captando toda la acción, que, como ya lo hablamos en la reseña de Cloverfield, se puso de moda con la cinta The Blair Witch Project, y que incluso un maestro como lo es George A. Romero lo va a utilizar en su nueva cinta de zombies llamada Diary of the Dead, próxima a estrenarse. Rozando los 15 minutos de cinta, el ambiente creado por el tipo de cámara usada, adquiere una tensión punzante, realmente inquietante, con un misterio continuo por no saber que es lo que pasa, que da por resultado un suspenso arrasador que se ve favorecido en un gran porcentaje no solo por el ya cliché de la cámara en mano, si no por todo el aspecto visual en general, logrando así una fotografía distinta a lo comúnmente visto, focalizándose sobre los tonos oscuros, opacos, esparcidos en lugares cerrados que crean una sensación de encierro verdaderamente asfixiante. Pero a no confundir: mientras la tensión es insostenible en muchas escenas que realmente generan mucha impresión, el suspenso esta como “medido”, “calculado”, no es algo constante, sino que esta detalladamente esparcido por el total del metraje de una forma que a muchos les podría parecer como egoísta, pero que a mi entender, hay que tener muy buen gusto a la hora de recrear escenas que causen tensión sin tener un suspenso previo. Un gran acierto del señor director. A la mitad de la película, la fuerza argumental recae sobre una dinámica narrativa orientada al desarrollo de personajes en un exceso de diálogos, que aun así sigue atrapando al nutrirse de diversos diálogos y apariciones más puntuales y descriptivas de los distintos personajes. Los efectos especiales se basan, prácticamente en maquillajes y algunas prostéticas muy bien realizadas, aprovechando al máximo el estilo fílmico. El sonido, por su parte, es constantemente un sonido “en vivo y en directo”, aparentando una postproducción casi nula. Pero, en ciertos momentos estratégicos donde parece que nada va a pasar, la edición del audio tiene algunos efectos interesantes que hacen que nuestro corazón palpite aceleradamente solo de oír dichos sonidos.

La historia cuenta sobre una reportera y un camarógrafo que, a modo de nota para su programa, deciden pasar una noche en el cuartel de bomberos de Barcelona, para ver como es la vida de estos hombres y ver si, de paso, pueden salir hacia alguna urgencia y captar todo el incidente. La noche parece no terminar mas y entre una cosa y otra, de repente dan la señal de que hay un pedido de ayuda desde un edificio, donde supuestamente hay gritos realmente llamativos. Los dos bomberos, la reportera y el camarógrafo acuden al lugar e ingresan el edificio. Ya adentro, junto a un policía que también estaba allí, suben hacia el piso de donde salían los gritos, para encontrarse con una señora mayor que, toda llena de sangre, logra atacar al policía y morderle el rostro. Luego del incidente, todos los que estaban en el edificio se dan cuenta de que han sido cercados y se les prohíbe la salida, por una cuestión sanitaria, según les dicen. Mientras buscan como salir e intentan descubrir que esta pasando, se incrementan los ataques de las personas que fueron muriendo y ahora, el único cometido será buscar salir con vida de ese lugar.

La película esta dirigida por la dupla formada entre Jaume Balagueró (Frágiles, Darkness, Los Sin Nombre) y Paco Plaza (Romasanta, El Segundo Nombre, Películas para no dormir: Cuento de Navidad), quienes hacer un excelente trabajo en todo sentido. Actúan Manuela Velasco (El Club de los Suicidas, Atraco a las 3… y media, Gente Pez), Ferran Terraza (Los Sin Nombre, El Discreto arte de tocar los… a la gente), Jorge Serrano (Requiem) y Pablo Rosso, que lejos de ser actor, es un camarógrafo profesional, y actúa en este film como, nada menos, que el hombre que lleva la cámara.

La película es un producto de terror y suspenso realmente convincente, que no es mas de lo que pretende y allí esta su acierto. Tiene momentos realmente terribles y desesperantes como la escena final, que crispa cualquier nervio por más frío que se encuentre. Además, le dan una nueva explicación al fenómeno de los zombies, mezclando la ciencia con la posesión demoníaca, algo llamativo y poco desarrollado que puede llegar a generar una secuela. Una esperada secuela, al menos por mí. Pero antes, para los más ansiosos, se podrá ver una remake americana que ya esta en producción, siendo protagonista la poseída de la cinta The Exorcism of Emily Rose.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 8/10




– Teaser Poster –

Anuncios

21 febrero 2008 Posted by | Recomendados, Suspenso, Terror, Zombies | 2 comentarios

28 Weeks Later ( Exterminio 2 )

28 Days Later (Exterminio – 2002) supuso una suerte de “revolución” en el mundo de los zombies. Con una historia medianamente original, aunque robando bastante de clásicos del cine de terror, se mostraba una trama completamente atrapante, con dosis de suspenso, terror y sangre al por mayor, una historia inconclusa que suponía una secuela e innovaciones técnicas que hasta el momentos mucho no habían transitado por este tipo de films. El resultado fue un éxito mundial, y un disparador para un mundo zombie que había vuelto a las andadas. Cientos y cientos de engendros nacieron de las fauces de la industria, tanto en calidad “indie” como “superproducción”. Pero, salvo la remake de Dawn of the Dead (El Amanecer de los Muertos – 2004) que es un excelente exponente, todo lo demás que iba apareciendo era medianamente olvidado. Años después, el rumor de la secuela de Exterminio se hizo noticia, y los fanáticos esperamos largo tiempo este film. 28 Weeks Later (Exterminio 2 – 2007) no tarda mucho mas de 5 minutos en mostrarnos sangre, zombies, persecuciones y un conjunto de elementos que se repiten hasta el final para entretenernos, dándole vida a este nuevo exponente de muertos vivos. Las cámaras, frenéticas, captan a la perfección la desesperación de los protagonistas, utilizando una gran cantidad de cámaras en movimiento que persiguen el objetivo sin ninguna base en cuanto al equilibrio de las imágenes y su composición, haciendo que el film sea desprolijamente correcto en este apartado, siendo determinante para los climas generados por el director. El vertiginoso estilo narrativo supera en situaciones a la primera parte, teniendo este una movilidad argumental mas grande y, a mayor producción, mayor posibilidad de recrear esas situaciones de terror que los espectadores estamos esperando, unidas por una edición que es clave a la hora de atraparnos, cambiando de tomas constantemente para ubicar o reubicar personajes. La fotografía es muy similar a la del film precursor, interactuando en una maravillosa gama de encuadres que acentúan el aspecto visual de la cinta, logrando firmes equilibrios en la composición de los colores y los filtros utilizados. Los efectos especiales, como es de esperar en este tipo de producciones son sublimes, mostrando todo tipo de prostéticas detalladas a mas no poder y un conjunto de efectos de maquillaje imposibles de creer, pero, lo mejor es la inserción de FX 3D, en una magnánima toma donde un bombardero llena la ciudad de potentes misiles, causando explosiones por doquier. Una joya de los efectos digitales al servicio del terror. Pero pasando la mitad del film, la excelente dinámica narrativa y la estructura sólida que venia teniendo, comienza a perder credibilidad a causa de ciertas escenas donde la imaginación simplista sobrepasa el limite de lo absurdo, entregando imágenes realmente tontas que se van de ese clima oscuro y tétrico que rodea al film.

La historia comienza cercana al incidente de la primera parte. Aquí encontramos a un hombre encerrado y atrincherado en su casa junto a su familia, escondiéndose del ataque de los zombies. A causa de un descuido, los muertos vivos irrumpen en la casa matando a todos menos al protagonista, que logra escapar en una lancha luego de dejar que los zombies coman a su mujer. Seguido, se nos muestra una suerte de cronología junto a los títulos de cómo iban desarrollándose las cosas en Inglaterra respecto a la contención de esta infección, hasta llegar a las 28 semanas de lo ocurrido al principio. Ahí, se muestra a un avión que trae a los hijos del protagonista, listos para volver a repoblar una nueva Inglaterra libre del virus.

La dirección esta a cargo del español Juan Carlos Fresnadillo (Esposados, Intacto, Psicotaxi) quien hace una buena primera incursión en Hollywood. Trabajan Robert Carlyle (Trainspotting, The Full Monty, The Beach), Rose Byrne (Sunshine, Casanova, Troy), Jeremy Renner (S.W.A.T., A Little Trip to Heaven, North Country) e Imogen Poots (V for Vendetta, Wish), todos ellos dando unas correctas interpretaciones.

Como otras tantas, sigue con la ola de películas de zombies donde estos no son lentos y torpes, sino que por el contrario, están dotados de mas inteligencia y corren desesperados a por sus presas. Sin ser lo que se esperaba, es un film sumamente entretenido y que convence, pero que, al descuidar ciertos detalles bastante importante, se convierte en una películas mas, lejos de la que la origino y cayendo en el viejo refrán de que “las segundas partes nunca son buenas”. En esta caso, a mi entender, es buena… pero le falta mucho, sobre todo en el final, que se vuelve un tanto predecible y demasiado abierto con intensiones de secuela.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 7/10



– Otros Posters –

20 octubre 2007 Posted by | Accion, Suspenso, Terror, Zombies | 3 comentarios

Dead Heist.


Los limites de la realización de films independientes es ya casi nula, y la distribución de los mismos sufre el mismo camino. Hoy en día, podemos dar con grandes clásicos de culto, como con espantosas y aberrantes creaciones. Con un poco de dinero, el equipo técnico adecuado y un par de amigos, podemos expandirnos dentro del mundo del cine, como para empezar a ser conocidos. Pero no creo que ese paso valga si lo que hacemos es algo digno del olvido. Y mas si se trata del subgénero de los zombies, donde, desde Romero mismo, ya no se puede inventar nada nuevo, y los pocos exponentes que realmente valen la pena son contados y realmente innovadores en ciertos puntos, aunque, en el fondo, no están originando nada nuevo ni nada ya no escuchado, leído o visto. En Dead Heist, el color negro predomina, junto con algunos personajes “chicanos”, y, como no podía ser de otra forma, la música Rap y Hip Hop no podía hacer falta, ya casi llegando a ser un cliché de este sub-subgénero de raperos en películas de terror. Aunque, mas allá de esto, los temas elegidos son muy buenos y, quizás, el mejor acierto del film. Tras una breve escena introductoria que no dice nada, la cinta comienza con un aire a drama social, donde se muestra el típico rejunte de situaciones criminales de los barrios bajos americanos, donde la pobreza y el crimen reinan en las calles. Casi sin estructura en la trama y con una dinámica fastidiosa y obsoleta, la película intenta sorprender con un cambio de clima totalmente predecible y anunciado por imágenes poco originales y, de pensarlas, carentes de sentido alguno con lo que se va contando durante su desarrollo. Las actuaciones, pálidas como los zombies que componen al film, son antinaturales y poco fluidas, lo cual arruina la poca dinámica que puede llegar a haber para mantenernos con toda la atención en la cinta. El aspecto técnico es casi nulo, salvo alguna idea inteligente en la edición y algunos pasables efectos de maquillaje, todo el resto de los tecnicismos esperados brillan por su ausencia. Como en las viejas películas paranoicas de los 80s, todo se trata de un experimento fallido del gobierno, y, como intentando darle un toque “original” a la historia, se funden detalles de tres subgéneros del terror, al contar que una vez por mes, cuando es luna llena, estos zombies salen a cazar carne fresca. Pero no todo termina ahí, mezclando la luna llena de los licántropos a la historia, si no que, para hacerlo mas bizarro aun, a los zombies no se los mata con un tiro en la cabeza, sino que es con una bala en el corazón, rememorando una de las pocas formas de matar a los engendros que Drácula a dejado en Hollywood.

La historia cuenta sobre un grupo de amigos que, “patrocinados” por un mafioso local, deciden robar un banco para comenzar nuevas vidas. Este mafioso, descreyendo de los jóvenes bandidos, manda con ellos a un guardaespaldas que tenia entre su personal. Mientras el guardaespaldas va al banco, haciéndose pasar por una persona normal para ver los movimientos del mismo, el ladrón que ideo el plan original, y jefe de los otros, decide adelantar al atraco un día, irrumpiendo al edificio mientras el enviado del mafioso aun esta dentro. Las cosas se van de lo planeado, cuando uno de ellos mata por error a un policía, y a los pocos minutos el banco se ve rodeado de la fuerza policial. Pero eso no será lo peor para los bandidos y sus rehenes, ya que en pocas horas, será la noche donde los muertos vivientes se levantan de sus tumbas para comer carne humana, y tras devorar a toda la policía que cercaba el lugar, intentaran entrar para comer a sus ultimas victimas.

La mal lograda dirección y edición, junto al pésimo guión de la cinta estuvo en manos de Bo Webb, quien nos entrega su primera película luego de The Idea Guy, un corto cómico. Trabajan D.J. Naylor (20 Funerals, Advancer Tina), Big Daddy Kane (The Meteor Man, Posse), Bone Crusher (Trois 3: The Escort, ATL, Motives 2) y Chris Bailey en su primer film.

Una historia sin fuerza alguna, repetitiva, llena de clichés que se desorientan del genero y una producción que deja mucho que desear, no por la cantidad de dinero si no por la forma de utilizarlo. Una trama que se desarrolla solo para mostrar una lucha mano a mano de la copia barata de Vin Diesel contra decenas de zombies hambrientos… y nada más.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 3/10



17 octubre 2007 Posted by | Accion, Terror, Zombies | 1 comentario

The Mad.

La enfermedad de la vaca loca se dio a conocer hace algunos años mediante un problema que hubo con nuestras vacas de exportación, precisamente hacia Inglaterra. Esta enfermedad ataca el sistema nervioso de estos animales, produciendo la muerte. Lógicamente, dicha enfermedad en los humanos se da mediante la ingesta de carne infectada, llamada “Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob”. La epidemia, ya controlada hace tiempo, lleva mas de 80 muertos por el mundo, y fue motivo para que el resto de los países primer mundistas (como Inglaterra o EE. UU.) nos señalen con el dedo una vez mas. Por eso mismo el nombre de la película “The Mad”, donde su traducción se podría hacer como “El Loco” o alguna variante similar. El tema ya se trato en otra película similar (aunque muy superior) llamada “Dead Meat” (algo así como “Carne Muerta”), una producción proveniente de Irlanda y dirigida por Conor McMahon. A grandes rasgos, podemos ver ciertos detalles en la música y en la edición del film, que junto con algunas escenas casi casi gore, llevan al film a auto catalogarse como “bizarro”, pero podemos notar que le falta mucha fuerza para llegar a serlo, debido a que muchas escenas se pasan del limite y caen en lo absurdo y ridículo, lejos de lo bizarro. Hay intentos (que solo se quedan en eso) de un tecnicismo avanzado, con primeros planos cortos y planos cerrados ayudados por la edición, que hacen hincapié sobre ciertos objetos para poder resaltarlos o ridiculizarlos, estrategias llevadas a la fama por directores como Sam Raimi o Peter Jackson en sus mejores momentos. Como todo film de terror que intente pasar por lo bizarro, no pueden faltar los momentos, diálogos o situaciones cómicas, rozando lo patético en este caso. La dinámica narrativa es casi nula. La historia se apoya solo en mostrar imágenes sangrientas en una trama simple y plana, sin originalidad, donde una escena persigue a la otra casi como rogando corresponderle. Así mismo, se vuelca en lo absurdo, intenta ser una película “alternativa” haciendo que todo el producto pierda la poca fuerza que tiene, faltándole varios rasgos que denoten mas terror, mas escenas gore y mas muertes o “zombies”, que harían un poco mas entretenido al film.

La historia… si se puede llamar historia, cuenta sobre un hombre que, para mantener fuerte a sus crías, las alimenta con un liquito a base de hormonas de crecimiento, un liquido resultado de experimentos genéticos. A causa de esto, las vacas se vuelven locas, y como el hombre las cría para vender la carne, la carne utilizada para hacer hamburguesas tiene “vida propia”, y quien la ingiere se convierte en un zombie asesino infectado por el mal de la “vaca loca”.

El director de este film es John Kalangis (Love Is Work, Jack & Jill). Vale mencionar que actúa Billy Zane, actor que se destaco en Tales from the Crypt: Demon Knight, The Phantom y en Titanic, y que además participo en films como Back to the Future, Critters o Tombstone, por solo nombrar algunos. Pero parece que nunca tuvo la fuerza como actor para sobresalir, y se hizo conocido, casi un actor de culto por protagonizar películas clase B y de bajo presupuesto como Silent Warnings, Vlad, Three, Alien Agent o el intento fallido de resurgir en Bloodrayne. Lo acompañan Maggie Castle (Dead Mary, The Woods, The Jackal), Shauna MacDonald (Undercover Brother, Apocalypse, Time of the Wolf) y Jordan Madley (American Pie Presents: The Naked Mile, 5ive Girls, Honey).

Un intento desesperado por copiar viejas leyendas del cine, tomando un guión básico, pero dejando de lado el cuidado de los detalles que esos clásicos directores solían hacer. Lejos de ser considerada una película de terror, no hay nada curiosoo llamativo que pueda rescatar de este film digno del olvido.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 2/10



– fotos cortesia de BeyondHollywood.com –

22 agosto 2007 Posted by | Terror, Zombies | 1 comentario

Serum.


A veces el termino “independiente” puede engañarnos. Pensamos que por ser catalogada de esta manera, la película será mala, o pobre en contenido. Pero a veces es todo lo contrario: con poco presupuesto, este mismo es aprovechado al máximo, y logramos ver un exponente de cualquier genero, que, sin la grandeza de los realizados por grandes compañías, luchan mano a mano con dichos productos. Pero Serum no es el caso. Con un terrible aspecto visual que hace recordar a cualquier telenovela inglesa de los 80s, le podemos sumar una edición sumamente desprolija, que no deja enlazar las escenas de una forma vistosa o llamativa, ya que los cortes bruscos de cámara son algo corriente en el desarrollo de la cinta.. algo un tanto irónico, ya que el único destello de “originalidad”.en el aspecto técnico es el intento de generar tensión a la cinta mediante la edición, aunque los resultados, en este caso, son obsoletos. Acompañando estas características, tenemos a una reducida e inexplicable galería de sonidos, donde los elegidos brillan por ser exagerados y los demás, brillan por su ausencia. Los encuadres son mas que simples y sin pretensión alguna, careciendo de toda originalidad posible, acompañados por una fotografía casi inexistente, que tiñe cada escena del film con la luz necesaria que hay en el ambiente. Sin mencionar detalladamente lo aburrido que es la historia del film, además de tener poco sentido en su continuidad, el guión esta mal desarrollado y la trama esta mal llevada por el director, llena de escenas obvias e innecesarias, otras que muestran y sobre explican lo que ya se dio a entender, y otras, no menos absurdas, que no tiene nada que ver con la línea argumental que se viene desarrollando. Los diálogos forzados y la dinámica narrativa hacen al film confuso logrando sacar fuera de foco por momento a la historia central, todo esto, ayudado por una de las peores actuaciones que he visto, tanto de los personajes principales, como de los secundarios.

La historia… si es que se puede llamar historia, trata sobre un joven que acaba de egresar, e intenta volver con su ex novia a quien tiempo antes había dejado para dedicarse a su carrera. A esto se le suma un tío científico que enfocado en curar el cáncer, descubre una forma de revivir a los muertos. El joven, tras sufrir un accidente que lo deja al borde de la muerte, es llevado por su tío a su laboratorio para curarlo rápidamente, aunque, engañando a su hermano, el padre del joven, prueba su formula en el.

El director/productor/escritor es Steve Franke en su primer trabajo detrás de las cámaras. Actúan Derek Phillips en su primera incursión en el cine, Dennis O’Neill (Quiet Desperation, Bells of Innocence, The Curse of Inferno), Lizabeth Cardenas (Baghdad Texas, This Guy’s in Love with You) y David H. Hickey (Sin City, Brothers. Dogs. And God., Suicide Dog Cracker).

Para culminar, y sin poder sacar algo positivo del film, vale destacar un constante conteo con la hora y el día en que transcurren los hechos, tan pero tan repetitivo que se torna visualmente molesto, además de estar acompañado por un sonido que lo hace parece un destello.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 1/10

A Falta de Imagenes el Trailer

Watch more Serum Trailer ‘s

17 julio 2007 Posted by | Terror, Zombies | Deja un comentario

The Shadow Walkers.


Exponiendo sin vergüenza alguna su condición de película de clase B y mostrando su trabajo debido al bajo presupuesto, la película da ejemplos ya desde el comienzo con los títulos, en su diseño y tipografía, así como en posteriores y numerosas cámaras lentas innecesarias y alguna que otra yerba. Pero mas allá del bajo presupuesto, los efectos prostéticos, sobre todo las mascaras que utilizan, son realmente malas, tanto por su aniñado diseño como por sus colores poco reales que llevan a resaltar el material sintético con el cual están hechas, además de dejar ver uniones e incluso la boca del actor que las viste. Si bien la banda sonora es oportuna y predecible, dotada de temas hardcore, los efectos de sonido, sin embargo, carecen de realismo algunos y por momentos quedan desincronizados de las escenas. Pero no todo esta perdido: hay que destacar un mas que interesante efecto visual de profundidad, muy utilizado en la denominada “vieja escuela”. Filmada casi en su totalidad en lo que parece ser una fabrica, y contando con algún que otro exterior, el tema de las locaciones esta bien manejado, logrando utilizar cada sector de la fabrica para crear distintas situaciones sin que estas logren repetirse y aburrir. Pero mas allá de lo visual, lo escaso de las locaciones y su poca variedad dentro del edificio logran que el guión se desarrolle de una manera repetitiva, lo que logra que por momentos el film se vuela narrativamente monótono. También cuenta con unas escenas de acción bastante logradas, donde los protagonistas luchan contra los zombies mutantes que al parecer también saben artes marciales, y todo ello editado de una manera prolija entremezclando la música estridente que se escucha por varios pasajes de la película. El guión es simple y parejo, narrativamente activo, y se ve ayudado por unos “flashbacks” a modo explicativo que aparecen cada tanto en el film, para aclararnos ciertas situaciones o mostrarnos el desarrollo de los personajes, además de llenarnos de información para que la historia no resulte ostentosa y pueda ir armándose por si sola.

Un grupo de personas se despierta en un laboratorio luego de que unos intrusos irrumpan en el lugar y liberen el área de contención, donde terribles experimentos militares genéticos y biológicos se han llevado a cabo. Tras despertar, se dan cuenta de que no se acuerdan de nada: ni de sus nombres, ni de su pasado, ni tampoco que hacían allí. Solos se percatan de que deben escapar para salvar sus vidas ya que extrañas y poderosas criaturas los persiguen.

El director se llama Mark Steven Grove, quien además de trabajar en varias películas como coordinador de dobles y en alguna otra detrás de los efectos especiales, tiene en su haber como realizador Dragon and the Hawk (2000), y una próxima a estrenarse llamada Red Neck (2007). Actúan Jason Coviello (Alice in Wasteland, Juncture, Spotless), Jennifer Summers (Paintbrushes Don’t Have Erasers), Clay Adams (Bloodline) y Cortni Mullin en su primer film.

A pesar de todos los meritos realizados para llevar a cabo el film, la resultado es una baja producción que se hace grande por no pretender ser mas de lo que es, pero que se ve gravemente afectada por la patética actuación, cerca del final del film, de un personaje trágico-cómico que arruina la envestidura de la cinta.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 4/10



– Otros Posters –

5 julio 2007 Posted by | Accion, Terror, Zombies | 1 comentario

Wicked Little Things.

Otra entrega de la colección After Dark Horrorfest – 8 films to die for. Esta vez la temática se mete de lleno con los zombies… o al menos con alguna camada de ellos. La película crea buenos climas de tensión, aunque por la evidente falta de experiencia no logra explotarlos, y el suspenso solo se ve sujeto entre sangre y restos putrefactos como fuerte para sobresaltar a una multitud de fanáticos a los que estos detalles ya no nos sorprenden. Las locaciones si que son un gran punto en el film. La elección de los mismos y el tratado de la luz en ellos es el mayor colaborador de los climas de los que el film dispone. Pero mas allá de unos básicos movimientos de cámara, encuadres normales y un apartado técnico que no tiene mas recursos para mostrar, la película se ve opacada por contar con tantos elementos residuales del cine de zombies: antes que nada, la explicación del “por que” de los zombies es muy tirada de los pelos, con una explicación ilógica. Si bien cuenta como se mueren, no resulta comprensible por que estos se convierten en muertos vivientes sedientos de sangre y carne humana. Otro elemento, utilizado para darle algún toque mas serio al film, es el hecho de que se muestra como un residente del bosque pinta las puertas de las casas cercanas con sangre de cerdo como lo dice la Biblia, incentivo para que los zombies no se acerquen a atacar en esos lugares, ya que este hombre era quien alimentaba con dichos animales a estos zombies para que pierdan el apetito, un recurso realmente innecesario y que poco tiene que ver con el contexto de la cinta. Otro de los recursos repetitivos, y el último ejemplo para dar, es la obviedad de que la niña más pequeña de la familia es la única y la primera que congenia con los zombies. Como en toda película de terror, los niños siempre son utilizados para ser los primeros que vean a los seres monstruosos que los acechan… solo que en este caso la niña forma una extraña amistad con otra niña zombie. Sin sumar algún punto a favor, el trato de los actores es bastante malo, así como el casting de los actores elegidos: la protagonista, quien se supone que tiene que expresar y transmitir las emociones principales, tiene una actuación bastante mala, forzada, que no logra hacernos compenetrar en los momentos necesarios.

La historia se remite a que, en 1913, una mina donde se usaban niños para trabajar, explota por un error humano y el accidente causa la muerte de todos los niños. Muchos años mas tarde, una madre con sus dos hijas se mudan a una casa en el medio del bosque, cerca de donde el accidente había ocurrido. Las leyendas locales hablan de zombies que salen por la noche a comer carne humana. Sin embargo, la madre, debido a que la casa es una herencia de su difunto esposo, se encapricha con habitar la casa sea como sea, en contra de las habladurías e incluso, en un principio, en contra de los mismos hechos extraños que se suceden espantando a sus dos hijas.

La película esta dirigida por J.S. Cardone (8MM 2, Mummy an’ the Armadillo, True Blue) quien, al contrario de esta ocasión, hizo un excelente trabajo en la película de vampiros modernos The Forsaken. Actúan Lori Heuring (Mulholland Dr., False Prophets, 8MM 2), la bella Scout Taylor-Compton (An American Crime, Tomorrow Is Today, The Honeyfields), la pequeña Chloe Moretz (Room 6, The Amityville Horror, Heart of the Beholder) y podemos agregar la pequeña participación de un “conocido” actor llamado Geoffrey Lewis (Salem’s Lot, The Lawnmower Man, The Devil’s Rejects), quien cuenta con mas de 200 apariciones en pantalla en distintos formatos.

Una película que originalmente había sido pensada para que la dirija un nombre de culto como Tobe Hooper, director de clásicos del terror como The Texas Chain Saw Massacre, Salem’s Lot, The Funhouse, Poltergeist, y tantas otras. Habiendo tantos exponentes en el genero de los zombies, esta película intenta innovar en un tema sobrepoblado usando estereotipos del cine de horror, convirtiéndose así en una simple películas mas que no se destaca de las mas bajas de su clase.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 4/10


Caratula del DVD del pack

8 mayo 2007 Posted by | Terror, Zombies | Deja un comentario

Beneath Still Waters (Bajo Aguas Tranquilas)

Juntemos datos: tenemos una empresa productora como Filmax (Películas para no dormir Saga, Beyond Re-Animator, Romasanta) que se une a otra gran productora como Fantastic Factory (Faust: Love of the Damned, Dagon, La Monja) y una distribuidora como Lionsgate (The Descent, The Devil’s Rejects, Hostel, Trilogía Saw, Lord of war, See No Evil, Crank, y cientos de otras). A ellos sumémosle nombres como el productor Julio Fernández (Kilómetro 31, The Abandoned, Frágiles) y el director Brian Yuzna (Bride of Re-Animator, The Dentist Saga, Faust: Love of the Damned), en un film basado en la novela de Matthew Costello, quien escribió los guiones de videojuegos como Doom 3, The 11th Hour y The 7th Guest. En otra situación, los fanáticos del terror clase B tendrían que estar mas que contento. Pero en este caso, no. La dinámica narrativa del film es bastante mala, llevándonos escena por escena sin mucha cordura y conexión, siendo también culpables de la rigidez de la cinta las malas actuaciones por parte de los actores. Técnicamente, si bien se nos intenta adentrar en un mundo pesadillesco, la fotografía es demasiado simple, utilizando luces forzadas que le otorgan poco realismo a las imágenes, tanto las filmadas de noche como las filmadas de día. Los diálogos también son muy forzados, por momentos incoherentes, creando situaciones que poco tienen que ver con cualquier detalle del guión, haciendo un tanto fuera de foco a la visión original de la cinta. Estos diálogos, tranquilamente se pueden sacar de contexto, ya que no coinciden que ninguna parte del film, así como muchas de sus escenas, arruinando la última coherencia que podíamos esperar de la historia. Sin mejorar el clima, los efectos especiales son un apartado bastante pobre y clásico, sin buscar innovar o sorprender, mezclando lamentables imágenes digitales con efectos de la vieja escuela que tanto caracterizan a las producciones de Fantastic Factory y a las películas de Brian Yuzna.

La historia empieza en España, precisamente en 1965. Una cuidad del norte del país va a ser inundada, aunque poco se conocen los motivos. Mientras los aldeanos son desalojados hacia las periferia y la cuidad queda desolada, dos niños deciden ir a hacer travesuras por el lugar. De esta forma, llegan a una casa en particular atraídos por un fuerte resplandor, gritos y pedidos de ayuda. Ahí dentro, uno de los niños se aventura a “rescatar” a un hombre maniatado, para que este, en una brutal escena, lo mate de la forma mas inesperada. El otro niño sale corriendo del lugar. 40 años después, en vísperas del aniversario de la construcción del dique que protege a las cercanías de la cuidad inundada, extrañas muertes en el lago y una gran fisura en la pared principal del dique alarman a la cuidad, junto a bruscos temblores en la tierra. Toda la historia empieza a desarrollarse cuando un fotógrafo y una periodista comienza a investigar las muertes en el lugar, para llegar a la (obvia) conclusión de que la cuidad bajo aguas contiene una maldición que esta esperando para salir.

Como ya hablamos del director, podemos mencionar que participan en la película Michael McKell (The Low Down, Blood, Bar), Raquel Meroño (The Mark, Dagon, Airbag), Charlotte Salt (The Whistle-Blower, The TV Set, Beowulf) y Patrick Gordon (Gangs of New York, Devil’s Gate, The Second Quest), un grupo de actores ingles y españoles que se mezclan entre tantos otros de segunda, sin contar que si bien la producción es española, esta filmada es España, y, los actores son españoles, todos hablan en ingles, notándose abismalmente el acento con el que hablan.

Sin fuerza alguna, la película termina igual de absurda como su comienzo y su trama central. Predecible en toda su extensión, los fanáticos del terror solo obtenemos otra gran decepción cuando, equivocadamente, esperábamos más.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 3/10

—-Otros Posters—-

27 abril 2007 Posted by | Fantasmas, Suspenso, Terror, Zombies | Deja un comentario

Ghost Lake ( The Empty Lake)

Una verdadera falta de respeto al cine en categoría B. Todos sus aspectos tienen carencia de contenido y ni siquiera se han gastado en “pulirla” luego de haber terminado de filmar. La edición tiene la misma calidad que la de una telenovela de principios de los 90, y por momento, intentando ser creativos, simulan “viñetas” al mejor estilo de la serie “24”, aunque en esta película quedan ridículos por que los planos no tienen sentido argumental alguno ni tampoco desarrollan más ágilmente la historia. Ni siquiera es un buen intento para mejorar la nula estética visual del film. Con una gran semejanza a películas o series baratas de TV (y acá poco tiene que ver que se haya hecho directamente para salir en video), los equipos de filmacion son bastante caseros, quitándole finalmente todo sentido a la fotografía o estética visual. La banda de sonido, en muchos casos compuesta por el mismo director, se asemeja a esas viejas sinfonías de los dibujos animados que veíamos de chicos, de esos que casi no tienen dialogo y la música corresponde a los hechos que ocurren. Aquí, es prácticamente lo mismo, solo que con un mínimo toque “gótico” que podemos diferenciar… pero aun así, la música no acompaña en absoluto al film, ya que temas cargados de suspenso se escuchan en momentos donde el suspenso grita su ausencia. Las situaciones absurdas llenas de diálogos irreverentes solo llenan un guión vacio y sin contenido, sirviendo como puente entre una escena y otra, para, como si se tratase de una pista de tren, poder armar el circuito. Los que a efectos especiales se refiere… bueno, no se me ocurren las palabras para describir y quizás, justificar a una película del 2004. Solo imagínense el programa de edición de video y retoque digital más hogareño que exista. Ellos utilizaron eso, pero sin todos los recursos que el software nos puede brindar. Realmente los efectos digitales son algo difícil de tragar, algo que nace desde lo patético de la imaginación de una o mas personas, al igual que los muñecos… que sin usar la vieja animatronica, están “animados” como títeres o maquetas… algo sin nombre alguno, creo que solo perdonable en una película independiente de estudiantes de cine de primer año. Los efectos de sonido de postproducción son pocos y mal utilizados, terriblemente exagerados. Como película de terror y suspenso que supone ser, nunca encontramos estos dos elementos, ni el suspenso en sus escenas de misterio, ni el propio terror en lo explicito de sus detalles visuales. Mas allá de lo técnico, el film peca en su concepción por su simple historia demasiado explicita, que no deja asuntos pendientes ni preguntas al aire. No emula intriga alguna, ni mantiene un ritmo narrativo que nos pueda atrapar, convirtiendo a la cinta en algo realmente aburrido y poco disfrutable.

La historia cuenta sobre una adolescente al parecer correcta y estudiosa, una hija ejemplo para unos padres extremadamente comprensivos. Luego de varios meses sin salir, la joven decide hacerlo y va a bailar. En el lugar, conoce a un chico, con el que luego de algunos besos, accede a ir a su auto y pasar un buen momento. Mientras tanto, los padres de la joven están muriendo asfixiados por un escape de gas del que no pueden escapar, culpa que recae de pleno en la mente de la joven. Luego del funeral de sus padres, esta culpa le provoca constantes alucinaciones y terribles recuerdos y tormentos que comienzan a volverla loco. Ahí, es cuando decide abandonar la ciudad e ir (sola, en el medio de la noche) a una cabaña que los padres tenían en el medio del bosque de un pueblo alejado. Cerca de la casa, se encontraba un lago artificial, que se había formado luego de la construcción de una represa y que había tapado la casa de un anciano que solía pescar en el muelle privado del lugar. La leyenda cuenta que un día, en venganza, el pescador volvió de la muerte para llevarse una victima. Hoy, después de varias décadas, se dice que todos los días 13, cada 13 años, una de estas victimas vuelve del lago para llevarle a otra victima ya preseleccionada. Como la joven puede ver a sus padres muertos en alucinaciones… también ve a estos muertos, pero los ve como futuros asesinatos, es decir, como premoniciones… en fin, como es de esperar, encuentran y sacan del lago a todas las victimas, para que al tiempo vuelvan a la vida como zombies para llevarse al resto de las personas a la muerte.

El compositor/director/editor/escritor/actor del film es Jay Woelfel (Trancers 6, Demonicus, Unseen Evil) con un bajísimo rendimiento en todo su desempeño. Actúan, de una forma poca natural, brusca y sobre expresada, Tatum Adair (Cubes, Waiting All Day for the Green Face of the Hummingbird (If I Were a Lily), Clara’s Heart) que paso su corta y pobre carrera desnudándose en la pantalla. Timothy Prindle (The Showdown, Trancers 6, Shades of Darkness), Gregory Lee Kenyon (Unspeakable, Demonicus, Trancers 6) y la pequeña Azure Sky Decker en su primer y única película.

A base de conclusiones absurdas para llenar una historia vacía, la cinta con el paso de los minutos se vuelve más fantasiosa perdiendo el hilo argumental, con un exceso innecesario de situaciones y condimentos paranormales y tristes errores de continuidad.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 1/10

Intentare ser lo mas grafico posible para que me entiendan mejor.



Increible pero real… varios posters de este film.

13 abril 2007 Posted by | Suspenso, Terror, Zombies | Deja un comentario

Zombie Nation.

Se nos entrega, como si de un aspecto secundario se tratase, una simple fotografía, asemejándose por momentos a una obra teatral barata. La calidad de las cámaras utilizadas tampoco ayuda, y por momentos hasta podemos observar, no se sabe si con un motivo intencional, pequeñas tomas filmadas con cámaras digitales. Todo esto enmarañado en situaciones absurdas creadas por un guión pobre con el único objetivo de mostrar zombies, que paradójicamente, relucen por su ausencia. Los encuadres, las escenas, las tomas… todo contenido en el film carece de gracia alguna. Escenas que se suceden sin ninguna lógica argumental, solamente unidas por una historial global mal llevada a cabo en su trama. La edición, como era de esperar, no se iba a destacar. Es simple y ordinaria como el resto de la cinta. Hay una cantidad inusual de tomas cortas y cámaras fijas. Los pocos movimientos de cámara a los que se atreve son simples y carentes de creatividad, incluso son un tanto bruscos y torpes. Las escenografías, aspecto lastimoso si se podía esperar, están construidas en lo que parece ser un galpón abandonado, haciéndonos creer que “eso” simula un cuartel de la policía. Los maquillajes de los “zombies”… si acaso puede llamárselos así, no son mas que unas absurdas y notorias sombras en los ojos, con el pequeño detalle de que, además, estos zombies están bien vestidos, arreglados, bien peinados… y limpios. Como si fuese poco, también pueden pensar, hablar e incluso sentir. Se ven a ellos mismos y sufren por lo que son recordando lo que solían ser antes de morir. Por este motivo, se sienten discriminadas de la sociedad y sueñan con encontrar más “personas” en su misma situación, quizás miles de personas así… para poder formar una Nación Zombie (espantoso recurso para explicar el “por que” del nombre de la película).

Sin esperar mucho más del guión, se trata de la típica historia del niño maltratado que de grande se hace asesino. Este hombre que alguna vez fue un niño victima, ahora es un policía, que se empeña en frenar autos al azar, siempre con mujeres conductoras, e inventar cualquier excusa para llevarlas detenidas. En lugar de llevarlas a donde corresponde, las lleva a un galpón. Ahí, las revisa casi médicamente, examinando sus dentaduras, sus orificios nasales, sus oídos, sus ojos… todo para luego, hacerlas dormir mediante una inyección. Las victimas son más y más. Una de las desaparecidas, frente a la inminente desaparición de mujeres, recurre a unas “shamanes” que le hacen un trabajo de protección. Cuando esta desaparece, las mujeres vudu, hacen otro rito y reviven a la victima, que regresa como zombie en busca de venganza. Lo sorprendente, es que además de esta ultima, vuelven a la vida, al unísono, las anteriores victimas, sin explicación alguna. Luego de dar con el policía asesino, el grupo de chicas zombies va en búsqueda de su victimario y lo encuentran en su casa, donde al ritmo de un tema techno dance muy propio de las costas de Ibiza, comienzan a seguirlo. Lo alcanzan y, como era de imaginar, se lo comen de la forma más patética jamás vista, mediante los efectos especiales más horrendos jamás vistos, realmente dignos del olvido.

Si bien la dirección es pésima y las actuaciones son de lo peor, vale aclarar que el director es Ulli Lommel, un alemán que tiene en su lista como director cosas espantosas y aburridas como Green River Killer, B.T.K. Killer y Zodiac Killer, que junto a Zombie Nation… muestran un poco el inusual fanatismo de este hombre por los asesinos seriales. También podemos nombrar, para que recuerden bien su nombre, películas como Bloodsuckers, Alien X Factor, Overkill o The Devonsville Terror, entre otras yerbas, que posicionan a este “director” detrás incluso del mismo Uwe Boll. Actúan… bueno… intentan actuar o algo parecido, Günther Ziegler (Zodiac Killer, The Viking Sagas, Best of the Best 2), Brandon Dean, quien por suerte no hizo nada mas para la pantalla grande y poco, muy poco para TV. Axel Montgomery (B.T.K. Killer, Sexy Movie) y Phil Lander (Within the Woods, Cycles).

En fin… cabezas de cerdo, quijadas de tiburón, tarántulas, serpientes y ritos vudu son los ingredientes con los que intentan atormentarnos, como si estuviésemos en los `50 o `60. Una película que roza todo momento lo absurdo, con un final que si tienen suerte, para ese momento ya habrán apagado todo y se habrán ido a dormir.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 1/10

10 abril 2007 Posted by | Terror, Zombies | Deja un comentario