Yakuza Horror

Por que el cine es un todo.

No Man’s Land: The Rise of Reeker (2008)

Reeker fue en su momento, una pelicula de bajo presupuesto, que vaya uno a saber por que, tuvo tanto éxito en los EE.UU. Tanto habra sido, que en la Argentina se estreno en los cines, con el nombre de Noche Diabolica. No todo el mundo estaba preparado para ver semejante film, que considero admirable quizas por aquellos que esten acostumbrados al terror mas “clase B” del cine americano, y no tanto a las superproducciones. La primera parte no era mala, para nada: dentro de su propia historia, se mantenia un aire de tension y suspenso realmente bien logrado, que a pesar del final un tanto predecible, hacian de la cinta un buen exponente. Pero como todo se deteriora y abusa, llego esta segunda parte que poco tiene para mostrar. La historia intenta hacer de precuela, pero con una estructura realmente pobre que por momentos, apenas se entiende lo que esta ocurriendo. La dinamica, por ende, es activa pero desprolija, volviendo irreverente aquello que no lo tendria que ser. Los efectos especiales son similares a los de la anterior, al igual que la produccion, que vuelve a denotar ese aire clase B, al que le intentan plasmar carisma pero que muere en el intento. La cinta por momentos se hace aburrida, a causa de varios huecos argumentales, previsibilidad, y una gama de detalles absurdos que no logran consagrar a esta cinta como una loable continuacion.

Puntuacion: 4/10

Anuncios

17 marzo 2009 Posted by | Asesinos, Demonios/Monstruos, Fantasmas, Suspenso, Terror | Deja un comentario

Ekusute (Hair Extensions) (2007)

Irreverente y retorcida, esta cinta japonesa del director Suicide Club logra sorprender por su locura. Meneja una gama de personajes realmente amplia, con un tratado de los mismos como solo un director oriental nos puede regalar. La locura, las perversiones, los trastornos mentales y el terror puro son detalles casi normales y corrientes en el universo que el director logra crear. La historia, con un firme (aunque breve) suspenso, logra sustentarse en su propia estructura, algo inestable y densa por momentos, y sin salirse de su propio ritmo y dinamica, terminan plasmando una historia dificil de entrelazar, donde solo la imaginacion podria unir y sostener los delgados hilos que conectan cada escena, dejando asi varios huecos en la historia penosamente irreparables. Con efectos especiales muy bien realizados, la cinta termina siendo un extraño exponente que termina gustandonos aunque no sabemos bien por que, ya que juega incluso con nuestras propias mentes, algo muy parecido con el aun mejor film Otogiriso.

Puntuacion: 6/10

16 marzo 2009 Posted by | Asesinos, Cine Oriental, Demonios/Monstruos, Fantasmas, Suspenso, Terror | Deja un comentario

Pulse 2: Afterlife


Como vengo diciendo quizás desde la misma creación de este blog, los americanos aun no han logrado captar la esencia oriental para plasmar sus remakes. En estos últimos años, una oleada de este nuevo “subgénero” del cine como lo son las “remakes”, han pululado tanto la pantalla grande hasta el mismo cansancio, que todo el trabajo, tanto técnico como argumental, que tienen estas cintas orientales, ellos lo resumen en mucho dinero, y listo, con eso la película tiene que funcionar bien… siempre y cuando entendamos que para Hollywood “funcionar” no significa que la película sea buena, si no que, sea cual sea su resultado, genere ingresos. Quizás por esta razón, y otras tantas atribuidas a lo llano del pensamiento occidental, sean los motivos por los cuales estas remakes nunca dan resultado. En el 2006, veía la luz de la mano del director Jim Sonzero y adaptada por Wes Craven (entre otros), Pulse, la remake de Kairo, cinta japonesa del 2001 que no era la gran cosa, pero planteaba una temática bastante original. Pulse, por su parte, ya había sido un fracaso en todo sentido (taquilla y resultado), pero tenia la fuerza propia como para que algún director Indie tome prestada la idea y genere una innecesaria secuela, llamada Pulse 2: Afterlife, que poco tiene que ver con nada.

Como si estuviésemos viendo un videojuego con cinemáticas digitales, la cinta presenta un interesante apartado visual, donde lo digital absorbe lo real y todo lo que vemos esta filtrado mediante ingeniosos efectos de edición, que le regalan una pulcra y mas que interesante fotografía, reconstruyendo con mucha exactitud sentimientos como la soledad y la nada misma. Un tono rojizo mancha las escenas detalladamente y, junto a algunos efectos especiales digitales también, conforman un apartado grafico que se convierte, sin excusa alguna, en lo mas llamativo de este film.

La dinámica de la cinta es plana y aburrida, absorbida por la falta de ideas y por las constantes incoherencia que genera el guión sobre la historia original. En lugar de intentar continuar a la primera parte, o al menos de tomar puntos flojos de la misma y explotarlo, decidieron tomas los sucesos ocurridos, y crear una historia nueva que no tiene ni principio aparente ni final lógico, por la poca consistencia de sus escenas y del desarrollo, que se sustenta sobre una estructura desalineada y poco expresiva para llegar a lograr un ritmo plano y significativamente amorfo.
Las actuaciones no están nada mal, y si tenemos en cuenta el exceso de digitalización que podemos encontrar en la cinta, al menos podemos notar que el bajo presupuesto otorgado fue utilizado con coherencia. Como decías, las personificaciones cumplen con su cometido y no recalcan, como en otros casos, la baja producción de la película, si que por lo contrario, intentan tomarse a si mismo como algo serio y constructivo, mas allá de que todo esto no llegue a ningún lado ni termine cumpliendo ningún propósito.

La historia cuenta sobre un hombre que ha perdido a su esposa en manos de los espíritus vengativos que circulan por las redes. En un mundo desolado y apocalíptico, donde ya no queda casi rastro humano o de tecnología alguna, los pocos que han sobrevivido intentan refugiarse lejos de las ondas de telecomunicaciones y empezar una nueva vida en las afueras de las ciudades. Pero el fantasma de la esposa del protagonista no descansara hasta poder recuperar a su hija, que viaja con su padre en busca de refugio.

La dirección esta a cargo de Joel Soisson (Maniac Cop 3: Badge of Silence, The Prophecy: Uprising, The Prophecy: Forsaken), quien no tiene mucha experiencia en el plano de la dirección pero si en el de la producción (A Nightmare on Elm Street Part 2: Freddy’s Revenge, Bill & Ted’s Excellent Adventure, Fist of the North Star, Phantoms, Dracula 2000, Children of the Corn: Revelation, Hellraiser: Hellseeker o Feast, entre otras tantas). También tiene experiencia como escritor (Trick or Treat, Dracula 2000, Mimic 2, Hellraiser: Hellworld, Hollow Man II y otras), claro que, como podemos ver, sus trabajos son demasiado irregulares. Actúan Jamie Bamber (Ghost Rig), Boti Bliss (National Lampoon Presents Dorm Daze, Warlock III: The End of Innocence, I’m Reed Fish), Karley Scott Collins (The Hottie & the Nottie, Amusement) y David Jensen (The Mist, The Reaping, Traffic).

Esta secuela termine creando mas preguntas que las que logra cerrar, ya que su historia se constituye escena por escena sin sentido alguno, ya que los hechos que se suceden son solo consecuencia del anterior y no de una trama bien construida. Por eso mismo, lo previsible se termina cumpliendo y el efecto sorpresa se desvanece con un suspenso que no logra convencer y un terror que brilla por su ausencia.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 3/10




– Poster de Kairo, el film Japones Original (Ed. Americana)-

– Poster de la Remake Americana –

22 octubre 2008 Posted by | Fantasmas, Suspenso, Terror | 5 comentarios

Fear House.


A pesar de la notoria falta de producción, la cinta hace un gran esfuerzo por ser ostentosa, dotando a cada escena de una veracidad justa sin caer en lo bizarro, ya que esto, acompañado del bajo nivel técnico presente, daría por resultado en un cómico y absurdo apartado que la cinta no pretende mostrar. Por otro lado, y siempre haciendo todo lo posible por dar el máximo, el aspecto visual esta cuidado de una forma particular e inteligente, que para compensar la falta de buenos equipos, dotan a las imágenes de una oscuridad tenue, donde la mayor parte de la historia transcurre de noche y dentro de una casa donde la luz brilla por su ausencia. El suspenso constante es el gran punto fuerte del film, ya que logra hacerse presente en cada escena de una forma sutil pero convincente, creando pequeños climas de tensión realmente inquietantes, que solo se ven opacados por no tener picos altos de terror como la historia lo necesita. Por su parte, la historia es más simple de lo que parece, ya que el poco misterio que ofrece se ve manchado por la previsibilidad de su propio desarrollo, que se hace inevitable con el paso de los minutos a causa de que la trama no logra tener algún sustento como base sólida. Podemos, de todas formas, destacar el intento por hacer algo real y serio, y a pesar del bajo presupuesto y de la falta de recursos, la cinta mantiene una veracidad notable aun en el empleo de los efectos especial, que en su mayoría resultan ser efectos de cámara, mezclados con alguna que otra prostética y contados FX digitales que están a la altura del resto de la producción.

La historia cuenta sobre el hermano de una escritora que, tras la desaparición de su hermana durante varios meses dentro de una casa supuestamente embrujada donde ella decidió ir a escribir, toma la iniciativa junto a un grupo de personas para ir a buscarla. Al llegar a la casa, y ver a la joven escritora casi en shock, comienzan a ocurrir situaciones macabras que serán el resultado de enojados fantasmas que habitan la casa, y que no dejaran, por ningún medio, que nadie se vaya de ese lugar.

La dirección/producción/edición y el guión están a cargo de Michael R. Morris (Last Seen at Angkor, The Vampire Project), quien evidentemente hace lo que puede y obtiene un destacado resultado. Actúan Aleece Jones (Sick Girl), Matthew Stiller (Speed Dating), la bella Olivia Price en su primer film y Matthew Montgomery (Reign of the Dead, Gone, But Not Forgotten, Redwoods).

La película esta distante de ser aburrida, aunque logre ser algo irreverente en algunos momentos. Pero que más se puede pretender? Hay que verla como lo que es para poder disfrutarla.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 5/10



– Otro Poster –

30 junio 2008 Posted by | Fantasmas, Suspenso, Terror | Deja un comentario

One Missed Call ( Una Llamada Perdida )

Fue en 1999, y gracias a la magia de Internet, cuando logre hacerme de la película japonesa Ringu (The Ring – 1998), dirigida por Hideo Nakata, basándose en la novela de Kôji Suzuki. Fue en ese entonces, y sorprendido por la fuerza y el terror de la cinta, cuando decidí comenzar a darle una oportunidad al cine asiático, cine al cual tenia considerado como “denso y aburrido” a causa de una tantas películas que había visto con anterioridad, aunque no del genero del terror. Comencé a conocer a maestros como Takeshi Kitano, Takashi Miike, Oxide Pang y Danny Pang, Banjong Pisanthanakun y Parkpoom Wongpoom, Takashi Shimizu, y un largo etc. que, por supuesto, me llevo a ver películas del inigualable Akira Kurosawa. Pero dejando a Kurosawa de lado, lo que mas me llamaba la atención de estos realizadores de cine de terror era el suspenso dinámico con el que rellenaban a sus historias, un suspenso punzante y fuerte, catatonicamente visual que se adentraba en mi cuerpo y me hacia helar la sangre. Recuerdo que desde ese entonces me hice casi adicto a este cine, y he visto cientos de exponentes, buenos y malos, como es de esperar. Pero, en ese entonces, no imagine que los americanos, que me tenían acostumbrado a un cine muy diferente a este, iban a agotar sus ideas y, frente a un supuesto éxito garantizado, se iban a poner a reversionar estas cintas orientales de una forma tan… equivoca. Como ya he reseñado otros bodrios similares, le llego el momento a One Missed Call, remake de la película Chakushin Ari del 2003, dirigida por Takashi Miike basándose en la novela de Yasushi Akimoto, quien mas tarde tuvo una mas floja (aunque mas terrorífica) continuación llamada Chakushin Ari 2, estrenada en el 2005 y dirigida esta vez por Renpei Tsukamoto. El éxito de esta saga no termina ahí, y llega, en el 2006, Chakushin Ari Final, dirigida por Manabu Asou. En el 2008, se estrena esta remake que resulta ser una producción entre Japón, EE. UU. y Alemania, que si bien no fue un fracaso de taquilla, no llego a ser el producto cinematográfico que se pretendía. La película intenta ser fiel a la original, y pretende mantener una dinámica similar, aunque claro esta, el ritmo impuesto por los occidentales participes de la cinta le dan un movimiento mas activo, denotando ya una diferencia casi crucial que la aleja grandes distancias del producto de Takashi Miike. Como de la mano de un cuentagotas, podemos comparar escena por escena y situación por situación con el film asiático, donde el suspenso pierde un poco de fuerza a causa de la contrariedad constante con el factor sorpresa, recurso del cual pretende sustentarse la historia de una forma errónea y poco inteligente, ya que lo que en la original asustaba, en esta solamente pasa casi desapercibido. Así mismo, el director falla en no profundizar un poco más sobre los detalles de los personajes, por que, como es sabido, lo orientales tienen una forma mas onírica y metafórica de profundizar sobre sus guiones, y los americanos tienen una dinámica mas rápida y concisa que no deja lugar a las explicaciones implícitas. Por lo tanto, como decíamos antes, al rehacer esta cinta oriental con la estructura americana, el alma de la historia en si se pierde totalmente junto al suspenso y a la tensión que regalaba la original. De esta forma, es que el final necesita de redundantes explicaciones y presenta una nueva vuelta de tuerca ausente en el producto original que, intentando darle un sentido diferente a la cinta, la termina de hacer confusa y le quita un poco el sentido, haciendo de ese mismo y simple final, una debacle de sentidos que nunca termina de aclararse. Intentando darle un toque más oriental, la fotografía esta bien cuidada y guarda los mismos ambientes que la original. Las locaciones son bastante similares sirviendo también para esta remake, y los efectos especiales, en su mayoría FX digitales, están a la altura de una buena producción americana, sabiendo ayudar en los climas de suspenso como la historia lo requiere.

La historia cuenta sobre un joven que queda realmente traumatizada por la muerte de dos amigos en pocos días. Solo ella, logra darse cuenta de que existe una similitud entre las dos muertes: días antes de estas, ambas personas habían recibido una extraña llamada al celular, donde escuchaban como iban a morir, con fecha y hora exactas. La joven, al confirmar sus sospechas, acude a la policía, que como era de esperar, no le cree nada de lo que dice… a excepción de un joven policía, que ha sufrido la muerte de su hermana de la misma forma en que la protagonista relata. Juntos, tendrán que entender y averiguar donde ha empezado la cadena de llamados, para así poder detenerla y que nadie más muera.

La floja dirección esta a cargo del francés Eric Valette (Maléfique), quien realiza su segundo largometraje en su corta carrera. Actúan Shannyn Sossamon (A Knight’s Tale, 40 Days and 40 Nights, Catacombs), Edward Burns (Saving Private Ryan, A Sound of Thunder, 15 Minutes), Ana Claudia Talancón (El Crimen del Padre Amaro, The Virgin of Juarez, Love in the Time of Cholera) y Ray Wise (RoboCop, Rising Sun, Dead End).

Lamentablemente, no logro imaginar el impacto de esta cinta ya que vi la original con anterioridad. Sin embargo, y aun cuando se le intento dar un aire mas americano para lograr vender, a la estructura de la cinta le falta mucha fuerza y determinación, ya que solo se conforma con ser una remake mas, de esas que no intentan innovar o apostar a mas dotando a la historia de la visión particular del director de turno.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 3/10




– Poster de Chakushin Ari –

9 junio 2008 Posted by | Cine Oriental, Fantasmas, Libro/Novela, Remake, Suspenso, Terror | 3 comentarios

They Wait.

Así como alguna vez teorice sobre los directores que siendo independientes creaban grandes exponentes, pero que luego, cuando eran absorbidos por grandes productoras sus primeras cintas no tenían el alma que solían tener sus primeros productos, hoy, y luego de varias reseñas sentenciando lo mismo, me animo a decir y a proponer como algo mas que una hipótesis, que los estilos asiáticos y los no asiáticos, no deberían mezclarse nunca mas. Solo por poner dos ejemplos bastante recientes, podemos nombrar a los grandes fracasos llamados D-War y The Forbidden Kingdom, donde se nota con alevosía esto que digo: la dinámica de un film americano no puede anteponerse al estilo narrativo que suponen las leyendas y los comportamientos asiáticos. Ambos, por separado, tienen sus altibajos, como el cine de todo el mundo, pero esta fusión que cada día podemos ver mas seguido, es como una incoherencia única, que, en la mayoría de los casos, suele defraudar a los seguidores de ambos estilos, así como a aquel que solo mira las películas como diversión. Ambos estilos no pueden sostenerse, sustentarse, apenas pueden acompañarse, y es por eso que no entiendo por que siguen empeñados algunos directores en recrear estos mundos. Si decimos que la mezcla entre EE.UU. y oriente es pálida… que quedara para una mezcla entre oriente y Canadá, conocida por hacer grandes bastardos del cine, como es el caso de esta nueva cinta de terror llamada They Wait. La película comienza con un ritmo parejo, aunque un tanto pausado. Se plasma la historia de una forma sencilla pero atrapante, sin recurrir a una trama demasiado ostentosa y, por ese mismo motivo, el misterio que se puede apreciar es gracias a que, muy de a poco, como gotas de agua turbia, se nos van dando las pistas necesarias y los datos pertinentes para crear huecos de incertidumbre, donde dentro de ellos la dinámica sabe mantener la atención por parte del espectador, haciendo que cada una de sus escenas termine en algo interesante, para, en los momentos menos esperados donde los climas de suspenso ya se encuentran en su máxima expresión, culminar en repentinas escenas de terror que son las que, luego de mantenernos contra nuestros asientos, nos hacen saltar de ellos. La historia no es demasiado original teniendo en cuenta la repetitiva continuidad de los films orientales de fantasmas o demonios. Además, se utilizan demasiados clichés del cine de terror en general, lo que la hace un tanto trillada y predecible. Sin embargo, y a pesar de todo esto, el estilo narrativo cuenta con un brillo muy particular y logra que la película sea interesante y atrapante en su primer trayecto. Pero, llegando a la media hora de metraje, la historia se comienza a tornar un tanto insostenible, creando varios altibajos argumentales que son parte de un suspenso y un misterio que han perdido fuerza por no tener de donde alimentarse, ya que el único sustento que tenían, era la propia incertidumbre, que se disipa tempranamente al dejar en claro como es el final de la cinta. El aspecto visual es demasiado básico, con una fotografía poco detallada y, en contraparte, el desarrollo de los efectos especiales, que si bien son pocos, muestra algunos destellos digitales convincentes y un trabajo de prostéticas interesante.

La historia cuenta sobre una familia compuesta por una mujer americana, un hombre de raíces chinas y el hijo de ambos. Tras la muerte del tío del padre, viajan a China para ser parte de la ceremonia del velorio. El niño venia hablando sobre unas historias y leyendas chinas sobre unos demonios que en esa época del año salían a comerse a los niños… historia que allí en Shangai gana fuerza por la misma aparición de dichos demonios y, como plus, unos espíritus que quieren apoderarse del pequeño por un crimen que su familia paterna mantenía oculto hace años, cuando usaban la empresa familiar para encubrir el trabajo con esclavos.

La dirección esta a cargo de Ernie Barbarash (Stir of Echoes: The Homecoming, Cube Zero) quien no hace una mala película, pero tampoco se esfuerza por resaltar en algún sentido, volviendo a la cinta una mas del montón. Actúan la bella Jaime King (The Tripper, Sin City, White Chicks), Pei-pei Cheng (Naked Weapon, The Legend of Black Mask, Crouching Tiger, Hidden Dragon), Terry Chen (War, Snakes on a Plane, I, Robot) y el pequeño Regan Oey, quien solo tiene una pequeña participación en la industria en la película Kickin It Old Skool. Ademas, cuenta con una innecesaria participacion de

A fin de cuentas, la película termina siendo demasiado obvia, con un desenlace casi de comedia romántica en su estructura, cerrando con una perfección casi ciclotímica y simulando no dejar cabos sueltos, en una historia que pierde su propio sustento por no ser sólida en lo que intenta plasmar: una historia supuestamente inspirada en hechos reales.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 4/10



19 mayo 2008 Posted by | Demonios/Monstruos, Fantasmas, Suspenso, Terror | Deja un comentario

They Wait.

Así como alguna vez teorice sobre los directores que siendo independientes creaban grandes exponentes, pero que luego, cuando eran absorbidos por grandes productoras sus primeras cintas no tenían el alma que solían tener sus primeros productos, hoy, y luego de varias reseñas sentenciando lo mismo, me animo a decir y a proponer como algo mas que una hipótesis, que los estilos asiáticos y los no asiáticos, no deberían mezclarse nunca mas. Solo por poner dos ejemplos bastante recientes, podemos nombrar a los grandes fracasos llamados D-War y The Forbidden Kingdom, donde se nota con alevosía esto que digo: la dinámica de un film americano no puede anteponerse al estilo narrativo que suponen las leyendas y los comportamientos asiáticos. Ambos, por separado, tienen sus altibajos, como el cine de todo el mundo, pero esta fusión que cada día podemos ver mas seguido, es como una incoherencia única, que, en la mayoría de los casos, suele defraudar a los seguidores de ambos estilos, así como a aquel que solo mira las películas como diversión. Ambos estilos no pueden sostenerse, sustentarse, apenas pueden acompañarse, y es por eso que no entiendo por que siguen empeñados algunos directores en recrear estos mundos. Si decimos que la mezcla entre EE.UU. y oriente es pálida… que quedara para una mezcla entre oriente y Canadá, conocida por hacer grandes bastardos del cine, como es el caso de esta nueva cinta de terror llamada They Wait. La película comienza con un ritmo parejo, aunque un tanto pausado. Se plasma la historia de una forma sencilla pero atrapante, sin recurrir a una trama demasiado ostentosa y, por ese mismo motivo, el misterio que se puede apreciar es gracias a que, muy de a poco, como gotas de agua turbia, se nos van dando las pistas necesarias y los datos pertinentes para crear huecos de incertidumbre, donde dentro de ellos la dinámica sabe mantener la atención por parte del espectador, haciendo que cada una de sus escenas termine en algo interesante, para, en los momentos menos esperados donde los climas de suspenso ya se encuentran en su máxima expresión, culminar en repentinas escenas de terror que son las que, luego de mantenernos contra nuestros asientos, nos hacen saltar de ellos. La historia no es demasiado original teniendo en cuenta la repetitiva continuidad de los films orientales de fantasmas o demonios. Además, se utilizan demasiados clichés del cine de terror en general, lo que la hace un tanto trillada y predecible. Sin embargo, y a pesar de todo esto, el estilo narrativo cuenta con un brillo muy particular y logra que la película sea interesante y atrapante en su primer trayecto. Pero, llegando a la media hora de metraje, la historia se comienza a tornar un tanto insostenible, creando varios altibajos argumentales que son parte de un suspenso y un misterio que han perdido fuerza por no tener de donde alimentarse, ya que el único sustento que tenían, era la propia incertidumbre, que se disipa tempranamente al dejar en claro como es el final de la cinta. El aspecto visual es demasiado básico, con una fotografía poco detallada y, en contraparte, el desarrollo de los efectos especiales, que si bien son pocos, muestra algunos destellos digitales convincentes y un trabajo de prostéticas interesante.

La historia cuenta sobre una familia compuesta por una mujer americana, un hombre de raíces chinas y el hijo de ambos. Tras la muerte del tío del padre, viajan a China para ser parte de la ceremonia del velorio. El niño venia hablando sobre unas historias y leyendas chinas sobre unos demonios que en esa época del año salían a comerse a los niños… historia que allí en Shangai gana fuerza por la misma aparición de dichos demonios y, como plus, unos espíritus que quieren apoderarse del pequeño por un crimen que su familia paterna mantenía oculto hace años, cuando usaban la empresa familiar para encubrir el trabajo con esclavos.

La dirección esta a cargo de Ernie Barbarash (Stir of Echoes: The Homecoming, Cube Zero) quien no hace una mala película, pero tampoco se esfuerza por resaltar en algún sentido, volviendo a la cinta una mas del montón. Actúan la bella Jaime King (The Tripper, Sin City, White Chicks), Pei-pei Cheng (Naked Weapon, The Legend of Black Mask, Crouching Tiger, Hidden Dragon), Terry Chen (War, Snakes on a Plane, I, Robot) y el pequeño Regan Oey, quien solo tiene una pequeña participación en la industria en la película Kickin It Old Skool. Ademas, cuenta con una innecesaria participacion de

A fin de cuentas, la película termina siendo demasiado obvia, con un desenlace casi de comedia romántica en su estructura, cerrando con una perfección casi ciclotímica y simulando no dejar cabos sueltos, en una historia que pierde su propio sustento por no ser sólida en lo que intenta plasmar: una historia supuestamente inspirada en hechos reales.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 4/10



19 mayo 2008 Posted by | Demonios/Monstruos, Fantasmas, Suspenso, Terror | Deja un comentario

El Orfanato.

Como he dejado ver en otros post de películas españolas, soy un latente admirador del género de suspenso y terror de dicho país. Las nuevas ideas y la calidad de los directos me han ido sorprendiendo con el paso del tiempo, llevando así a que el director Jaume Balaguerò sea uno de mis preferidos, esperando siempre alguna noticia sobre sus nuevos trabajos. El cine español de este género sabe combinar de forma inteligente el aspecto visual, la trama y su desarrollo, como si copiase un poco del cine francés, japonés y americano, quizás quitando lo mejor de los tres. Pero sin exagerar, se que le falta el condimento final por la poca experiencia en el genero. Una cosa es hacer una película de suspenso, y otra muy diferente es hacer una película de suspenso para que venda. La diferencia en el querer masificar el cine es algo difícil de conseguir, y si bien los españoles están cerca de lograrlo, a mi entender todavía les falta una pizca. De todas formas, sus últimas cintas del género como [Rec] y El Orfanato, que comentaremos a continuación, han batido records de todo tipo. El Orfanato, por su parte, entre festivales y premios, tuvo 52 nominaciones de las cuales gano 26, irrumpiendo con todo en los premios Goya, cifra record si las hay. Pero mas allá de todo, el film habla por si solo y dice otras cosas que las que dicen los críticos españoles y aquellos que intentan vender la cinta. La historia, bien contada y bien plasmada, tiene un aspecto original, aunque quizás nos traiga a la mente películas como Frágiles (2005) o House of Voices (Saint Ange – 2004), por su temática o sus ambientaciones. La trama, orientada al subgénero de fantasmas con cuentas pendientes, tiene una dinámica bastante activa y atrapante, que por la diversidad de situaciones nos mantiene atrapados durante toda la cinta, aunque el final, dudoso por su propio desenlace, hace perder de vista el hilo conductor y el sentido que venia floreciendo desde los primeros minutos, ya que utilizando el factor sorpresa y la archifamosa “vuelta de tuerca final”, no se respeta el sentido de lo que la historia principal plantea, dejando así algunos pequeños huecos argumentales que se los puede pasar por alto. El ritmo de la cinta es parejo y estable, oscilando sobre una delgada línea que marca el límite entre lo denso y lo entretenido, mostrando un desarrollo lento pero conciso que termina convenciendo. El apartado técnico, ganador de la mayoría de los premios, es realmente increíble. La fotografía genera una constante ambientación opaca, dando la sensación de que algo malo siempre esta pasando. Los climas siempre con pocas luces o con luces desgastadas crean sensaciones de encierro que presionan nuestros pechos en busca de alguna salida. La elección de exteriores, con un diseño muy similar en aspecto a los interiores, grandes e inseguros, son un detalle muy acertado por parte del director, quien sabe conjugar con maestría todo estos apartados y hacerlos parecer uno solo para lograr el suspenso necesario que a veces la trama misma no nos regala. Los efectos especiales están bien logrados pero no son muchos, solo lo necesario, resumiéndose a algunas prostéticas y algunos efectos digitales de edición. Las actuaciones son, en general, bastante buenas con algunos pequeños altibajos, salvo la de la talentosa Belén Rueda que nos brinda una magistral interpretación. La música a tono y los efectos de sonidos, toscos y a veces monótonos, son un plus que quizás pase desapercibido, pero en realidad son el condimento final para los momentos de suspenso que la cinta propone.

La historia cuenta sobre una mujer que se va a vivir con su familia a lo que antiguamente fue su hogar, donde se crió con un grupo de niños que no tenia padres. El deseo de esta mujer es convertir dicho lugar en un orfanato, para así poder darles un lugar a chicos discapacitados que necesiten ayuda. A los pocos días de instalarse, el pequeño hijo de la pareja dice tener un nuevo amigo invisible, con quien tiene diálogos y realiza juegos. La madre no le cree y lo trata de mentiroso, hasta el día en que el niño desaparece. Obsesionada, la mujer, que alguna vez vivió en esa casona, comienza a recibir mensajes del más allá del amigo invisible de su hijo, y tendrá que comenzar a creer en fantasmas para descubrir las pistas que la llevaran a recuperar a su pequeño.

La dirección esta a cargo del novato Juan Antonio Bayona, quien luego de trabajos menores se mete de lleno en esta producción, su primer largometraje. Trabajan la excelente Belén Rueda (Mar adentro, Savage Grace), Fernando Cayo (El Penalti Más Largo del Mundo, El Lobo, El Principio de Arquímedes), el pequeño Roger Príncep (El Monstruo del Pozo) y la participación realmente especial de Edgar Vivar, mas conocido por trabajar en la tira El Chavo del 8 como el inigualable Sr. Barriga, a quien el Chavo siempre recibía con un golpe, al son de “fue sin querer queriendo…”.

En resumen de cuentas, esta coproducción entre España y México es una buena y sólida película de fantasmas, pero una más de las tantas que hay. Entretenida y medianamente original, la película convence y tiene un apartado técnico realmente asombroso, pero nada que no se haya visto. Una película que en boca de la gente, y presentada por el magico Guillermo del Toro, logro ser mas de lo que realmente es a mi entender.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 7/10



– Otros Posters –



25 marzo 2008 Posted by | Fantasmas, Suspenso | 4 comentarios

Solstice.

Los famosos 15 minutos de fama. Cuantos actores han caído en este abismo, donde luego de protagonizar una película de éxito rotundo, sus carreras comienzan a desaparecer gracias a la mala elección de sus próximos roles, o mismo a que nadie los llama por quedar demasiados encasillados en ese papel que los lanzo a la fama. Muchos no son los casos, teniendo en cuenta la cantidad de actores y actrices que salen de Hollywood, pero de nombrar, podemos mencionar a uno de los ejemplos mas grandes, llamado Mark Hamill, quien hizo el papel protagónico en la primer trilogía de Star Wars (La Guerra de las Galaxias) personificando al mítico Luke Skywalker. También podemos nombrar a Macaulay Culkin, con su recordado y muy bien realizado Kevin McCallister en la película Home Alone (Mi Pobre Angelito). Ejemplos así hay muchos, pero no tiene sentido que los siga nombrando, ya que en este momento solo me importa uno, y precisamente, es el que coprotagoniza esta película llamada Solstice, otro de esos productos casi bastardos con salida directa al DVD. La historia no es original, ni siquiera un poco, ya que opta por mostrar al típico espíritu con cuentas pendientes que intenta dejar algún mensaje desde el mas allá, pero en lugar de hacerlo de forma pacifica, lo hace causando paranoia y terror en la persona elegida. Por eso mismo, y si bien los personajes no logran caer de lleno en un gastado estereotipo, la trama se ve completa de básicos clichés del genero que ni siquiera se sustentan a base de un gran suspenso, que termina siendo demasiado naif y por lo tanto, poco efectivo dentro de lo tan predecible que se torna. La dinámica narrativa conduce a un ritmo argumental bastante lento, que intentando contar una historia, pareciera como si no llegase a ningún lado en ningún momento por lo poco estructurado del guión, perdiendo así toda la fuerza necesaria. A pesar de todo esto, el hilo conductor encierra a las escenas de una forma concisa y simple, que termina siendo algo normal, pero convincente, o mejor dicho, medianamente atrapante, llegando así a no ser una cinta completa y totalmente aburrida. De efectos especiales o de maquillajes y prostéticas no podemos hablar, por que brillan por su ausencia en esta producción. De todos modos, la música cumple un papel destacado en el film, ya que es el principal recurso que utiliza el director para tratar de generar momentos de tensión o de suspenso, pero, reduciendo toda expectativa, nos quedamos con una o dos escenas, que logran algo, pero sin llegar a mucho. El final, si bien tiene un giro sorpresivo e inesperado, hace que el resto de la historia pierda sentido y validez alguna, y todo el desarrollo de la trama se pierde y parece quedar en la nada de la mano de un final que poco tiene que ver con el resto de la cinta en lo que a la esencia de la historia se refiere.

La historia cuenta sobre un grupo de amigos que deciden ir de viaje a la casa de campo de una de las jóvenes, a quien precisamente hace poco tiempo se le suicido la hermana. Al llegar a la casa de sus padres con el resto de los amigos, solo ella presiente una extraña presencia, y piensa que es la hermana muerta que algo le intenta decir. Siguiendo las pistas y gracias a la ayuda de un joven local que cree en todos estos temas de leyendas y fantasmas, hace contacto con un espíritu del mas allá que necesita ayuda, obviamente, para resolver problemas no resueltos en vida.

La dirección esta a cargo de Daniel Myrick (The Blair Witch Project, The Strand, Believers), quien vuelve a demostrar que le falta mucho, mejor dicho, muchísimo, para llegar a ser un director de cine reconocido por sus buenos trabajos. Actúan la bella Elisabeth Harnois (Ten Inch Hero, Chaos Theory, Strangers with Candy), Tyler Hoechlin (Road to Perdition, Train Quest, The Rapture of the Athlete Assumed Into Heaven), Amanda Seyfried (Alpha Dog, Mean Girls, American Gun), R. Lee Ermey (The Texas Chainsaw Massacre: The Beginning, The Frighteners, Se7en) y Shawn Ashmore, el coprotagonista del cual hablábamos al principio, quien protagonizo a Iceman en la trilogía de los X-Men (personaje que va cobrando importancia hacia la tercer película), pero que luego de eso no supo elegir bien y termino haciendo este engendro de película.

En fin, el film no dice nada de nada, ni con su historia, ni con su realización, ni siquiera con la música o con los efectos. Un rejunte de descuidados aspectos, que no se detienen en detalles y terminan siendo el resultado de una seguidilla de situaciones incoherentes a la historia.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 4/10


– Otros Posters –

8 marzo 2008 Posted by | Fantasmas, Suspenso, Thriller | 2 comentarios

The Covenant ( Pacto Infernal/La Alianza del Mal )

Es verdad y todos los hombres lo tenemos que admitir: la mayoría de las películas tienen una connotación sexual que beneficia generalmente a los ojos de los hombres, con mujeres hermosas muchas veces vestidas sensualmente de maneras y en momentos innecesarios y otras veces casi en paños menores o directamente desnudas. Estén como estén, la tendencia es mostrar mujeres bellas, ya que de esa forma la película puede vender ya que muchos hombres, entre los cuales me incluyo, veremos quizás la película no solamente por esa o esas actrices, pero si en gran parte. Entre mis favoritas se encuentran Jessica Biel, Elisha Cuthbert y Kate Beckinsale. Para que las nombro? Para que los más cinéfilos vean como, a pesar de que estas actrices no tienen grandes películas en su haber, de todas formas yo particularmente las he visto todas, sean de terror, románticas, o comedias. En la industria de Hollywood, el lema es vender, no importa como. Pero una película cambio esa estructura: Pacto Infernal ( The Covenant – 2006 ) tiene todos los detalles que tiene cualquier película adolescente llena de mujeres hermosas, solo que aquí los objetos para vender son hombres, muchachos jóvenes, carilindos, con cuerpos perfectos que solo están para mostrarse, siguiendo una moda muy MTV, que parece informar al mundo sobre la decadente sociedad americana. La historia del film esta inspirada en las leyendas sobre las brujas de Ipswich, rozando temas como la inquisición y, sobre todo, la matanza de brujas en esa zona. Como toda película de terror adolescente, la dinámica es algo firme, quizás lo mejor de la película. No por la trama misma, si no por los detalles que la componen, tales como una historia de amor, fiestas estilo “rave” y otros condimentos. Las actuaciones son bastante decentes y el casting fue bastante simple: no importaba como actuaba ni donde había actuado, sino lo lindo que quedaban vestidos o sin sus ropas. Pero lo realmente convincente del film es su fotografía, llena de oscuridad y una potente mezcla de colores brillantes que se destacan, sobre todo, en las escenas donde se incluyen efectos especiales, logrando un balance interesante que logra disipar el detalle minucioso de los efectos especiales. Hablando de estos, podemos ver que están bastante bien realizados, tantos los digitales como los 3D, que si bien en algunos momentos no tiene una definición completamente detallada y los renderizados y sus texturas no son de lo mejor, sorprenden por la originalidad de las tomas donde se encuentran. Como decíamos antes cuando hablábamos del canal de música americano, el estilo narrativo sigue una estructura muy similar a la de muchos videoclips, donde la historia tiene la necesidad de sostenerse sobre el aspecto visual y viceversa. Y, como muestra la portada de la cinta, los productores son los mismos que los del excelente film Underworld, por lo cual obviamente podemos ver un despliegue muy interesante, tanto en locaciones, vestimentas, efectos y en la realización técnica, que sin ser algo fuera de lo común, muestra atractivos paneos, encuadres, y movimientos de cámara que siguen el ritmo del film.

La historia cuenta sobre 4 jóvenes amigos, todos descendientes de las primeras familias que se instalaron en la colonia de Ipswich en Massachusetts, EE. UU. Según la historia, estas familias de brujos concebían solo a un hombre, que a los 13 años obtenía poderes mágicos para luego, a los 18, terminar de asentarse con ellos. De las 5 familias, solo 4 siguen la tradición y se dice que la quinta, había desaparecido. Pero la llegada al pueblo de un joven hace sospechar a uno de los jóvenes, que comienza a “sentir” como son usados para mal, por otro, esos poderes que los hacen únicos.

La dirección esta a cargo del director finlandés Renny Harlin (A Nightmare on Elm Street 4: The Dream Master, Die Hard 2, Exorcist: The Beginning), quien hace un gran trabajo si tenemos en cuenta de la película que se trata. Actúan Steven Strait (Undiscovered, Sky High), la bella Laura Ramsey (Venom, Lords of Dogtown, She’s the Man), Sebastian Stan (Red Doors, The Architect, The Education of Charlie Banks) y Taylor Kitsch (Snakes on a Plane, John Tucker Must Die).

Quizás este film impulse una nueva moda de “películas metrosexuales”, o quizás hasta un nuevo género. Pero no podemos, por esto, decir que la película es mala, ya que entretiene, cumple con su cometido, tiene una historia que cierra y unos efectos visuales bastante convincentes que terminan por completar todo lo que uno quiere ver a la hora de sentarse a disfrutar de una cinta. Y, para colmo, deja un final abierto para una segunda parte.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 8/10



– Otros Posters –


3 enero 2008 Posted by | Accion, Fantasmas, Suspenso, Terror | 15 comentarios