Yakuza Horror

Por que el cine es un todo.

El Orfanato.

Como he dejado ver en otros post de películas españolas, soy un latente admirador del género de suspenso y terror de dicho país. Las nuevas ideas y la calidad de los directos me han ido sorprendiendo con el paso del tiempo, llevando así a que el director Jaume Balaguerò sea uno de mis preferidos, esperando siempre alguna noticia sobre sus nuevos trabajos. El cine español de este género sabe combinar de forma inteligente el aspecto visual, la trama y su desarrollo, como si copiase un poco del cine francés, japonés y americano, quizás quitando lo mejor de los tres. Pero sin exagerar, se que le falta el condimento final por la poca experiencia en el genero. Una cosa es hacer una película de suspenso, y otra muy diferente es hacer una película de suspenso para que venda. La diferencia en el querer masificar el cine es algo difícil de conseguir, y si bien los españoles están cerca de lograrlo, a mi entender todavía les falta una pizca. De todas formas, sus últimas cintas del género como [Rec] y El Orfanato, que comentaremos a continuación, han batido records de todo tipo. El Orfanato, por su parte, entre festivales y premios, tuvo 52 nominaciones de las cuales gano 26, irrumpiendo con todo en los premios Goya, cifra record si las hay. Pero mas allá de todo, el film habla por si solo y dice otras cosas que las que dicen los críticos españoles y aquellos que intentan vender la cinta. La historia, bien contada y bien plasmada, tiene un aspecto original, aunque quizás nos traiga a la mente películas como Frágiles (2005) o House of Voices (Saint Ange – 2004), por su temática o sus ambientaciones. La trama, orientada al subgénero de fantasmas con cuentas pendientes, tiene una dinámica bastante activa y atrapante, que por la diversidad de situaciones nos mantiene atrapados durante toda la cinta, aunque el final, dudoso por su propio desenlace, hace perder de vista el hilo conductor y el sentido que venia floreciendo desde los primeros minutos, ya que utilizando el factor sorpresa y la archifamosa “vuelta de tuerca final”, no se respeta el sentido de lo que la historia principal plantea, dejando así algunos pequeños huecos argumentales que se los puede pasar por alto. El ritmo de la cinta es parejo y estable, oscilando sobre una delgada línea que marca el límite entre lo denso y lo entretenido, mostrando un desarrollo lento pero conciso que termina convenciendo. El apartado técnico, ganador de la mayoría de los premios, es realmente increíble. La fotografía genera una constante ambientación opaca, dando la sensación de que algo malo siempre esta pasando. Los climas siempre con pocas luces o con luces desgastadas crean sensaciones de encierro que presionan nuestros pechos en busca de alguna salida. La elección de exteriores, con un diseño muy similar en aspecto a los interiores, grandes e inseguros, son un detalle muy acertado por parte del director, quien sabe conjugar con maestría todo estos apartados y hacerlos parecer uno solo para lograr el suspenso necesario que a veces la trama misma no nos regala. Los efectos especiales están bien logrados pero no son muchos, solo lo necesario, resumiéndose a algunas prostéticas y algunos efectos digitales de edición. Las actuaciones son, en general, bastante buenas con algunos pequeños altibajos, salvo la de la talentosa Belén Rueda que nos brinda una magistral interpretación. La música a tono y los efectos de sonidos, toscos y a veces monótonos, son un plus que quizás pase desapercibido, pero en realidad son el condimento final para los momentos de suspenso que la cinta propone.

La historia cuenta sobre una mujer que se va a vivir con su familia a lo que antiguamente fue su hogar, donde se crió con un grupo de niños que no tenia padres. El deseo de esta mujer es convertir dicho lugar en un orfanato, para así poder darles un lugar a chicos discapacitados que necesiten ayuda. A los pocos días de instalarse, el pequeño hijo de la pareja dice tener un nuevo amigo invisible, con quien tiene diálogos y realiza juegos. La madre no le cree y lo trata de mentiroso, hasta el día en que el niño desaparece. Obsesionada, la mujer, que alguna vez vivió en esa casona, comienza a recibir mensajes del más allá del amigo invisible de su hijo, y tendrá que comenzar a creer en fantasmas para descubrir las pistas que la llevaran a recuperar a su pequeño.

La dirección esta a cargo del novato Juan Antonio Bayona, quien luego de trabajos menores se mete de lleno en esta producción, su primer largometraje. Trabajan la excelente Belén Rueda (Mar adentro, Savage Grace), Fernando Cayo (El Penalti Más Largo del Mundo, El Lobo, El Principio de Arquímedes), el pequeño Roger Príncep (El Monstruo del Pozo) y la participación realmente especial de Edgar Vivar, mas conocido por trabajar en la tira El Chavo del 8 como el inigualable Sr. Barriga, a quien el Chavo siempre recibía con un golpe, al son de “fue sin querer queriendo…”.

En resumen de cuentas, esta coproducción entre España y México es una buena y sólida película de fantasmas, pero una más de las tantas que hay. Entretenida y medianamente original, la película convence y tiene un apartado técnico realmente asombroso, pero nada que no se haya visto. Una película que en boca de la gente, y presentada por el magico Guillermo del Toro, logro ser mas de lo que realmente es a mi entender.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 7/10



– Otros Posters –



25 marzo 2008 Posted by | Fantasmas, Suspenso | 4 comentarios

When Evil Calls.

Se que suelo ser demasiado blando a la hora de catalogar las películas que subo a mi blog. Generalmente le encuentro algo bueno o divertido a las cintas, que hace que quizás le de un puntaje que nadie pueda entender. O así como fanático del cine, suelo también darle duro a grandes producciones que a muchos les convence pero a mi me parecen realmente bastardas, como de poca monta. Sea como sea, nunca llego a estar un 100% de acuerdo con las reseñas que leo por la web o en los periódicos, así como muchos de los que leen mi blog no están de acuerdo con lo que digo y escribo yo ni en lo mas mínimo. Pero siempre fui de creer que en la variedad esta la calidad, por lo tanto, la diversidad de opiniones le termina haciendo bien a este arte que puede llegar a ser tan apasionadamente hermoso y desleal como el cine. Pero más allá de todo esto, hay películas de las cuales no consiento la diversidad de opiniones. Guste o no, nadie puede decir que, por ejemplo Matrix, no revoluciono de alguna manera el cine. Nadie puede decir que The Shining (El Resplandor – 1980) de Stanley Kubrick, no es una excelente película. O decir que Robert De Niro y Al Pacino son actores mediocres. Y tampoco puedo entender y respaldar a alguien que diga que esta película, When Evil Calls, es un buen producto. De ninguna manera. Si… muchos podrán decir que es una película hecha por un fan del terror como excusa. Incluso otros podrán argumentar que es así por que se trata de 20 pequeños capítulos de 2 o 3 minutos de duración realizados para comercializar directamente mediante teléfonos celulares. Todo lo que quieran decir, no justifica que esta película sea lo que es. O mejor dicho… deje de ser lo que pretende ser. Basándose en los intolerables “spams” que nos llegan día a día a nuestras casillas, donde tenemos que reenviar el mensaje a tantas personas luego de pedir un deseo para que se haga realidad, la historia del film es una incoherencia constante que minuto a minuto aburre y nos hace ver la hora y esperar que todo termine. La dinámica narrativa es nula, ya que la historia consta de varias historias con un hilo en común aparente, pero que en realidad poco sentido tienen entre ellas, mas allá del deseo que causa todo en cada historia. Una dinámica lenta y torpe, que pudiendo haber explotado la corta duración de cada capitulo, por lo contrario, le quita brillo y se pierde en una estructura confusa y realmente poco profesional. Las actuaciones, perpetradas por personajes realmente desconocidos, son una peor que la otra, e incluso de los únicos dos actores “conocidos” que hay, uno de ellos hace un papel completamente absurdo y sobreactuado que llega a dar lastima. Los efectos especiales podríamos decir que intentan llegar mas allá… pero solo se quedan en el intento, ya que terminan siendo completamente ambiguos, tanto los efectos digitales como las prostéticas y los maquillajes. Técnicamente no se destaca, ni en los aspectos visuales ni en los fílmicos. No se destaca ni en la historia ni en la compaginación de las historias. Es realmente un cero absoluto en cuanto a creatividad.

La historia cuenta sobre un joven que entra en el pequeño cuarto del hombre de mantenimiento de un colegio, que se ve obligado a contarle la historia de una joven del colegio, que por pretender ser quien no era, el destino le juega una mala pasada. Día a día esta joven era maltratada física y psicológicamente por los “populares” del colegio, hasta que un día se aparece un payaso maligno y le dice que si pide un deseo y reenvía el mensaje de texto, se le cumplirá lo que pidió. Efectivamente, pide ser una chica popular y lo logra, pero todos a los que le llega el mensaje y hacen lo mismo, sufren una terrible muerte. La policía comienza a investigar hasta llegar a la fuente de todo, que en este caso, es la joven que pidió ser popular. Con ella comenzó y debe morir dicha maldición.

La dirección esta a cargo de Johannes Roberts (Hellbreeder, Darkhunters, Forest of the Damned) quien demuestra que, con mas o menos dinero, hace el mismo fraude de producciones. Actúan Jennifer Lim (Hostel, Isolation 9, The Savages), Chris Barrie (Lara Croft Tomb Raider: The Cradle of Life, Lara Croft: Tomb Raider, Back in Business), Dominique Pinon (Delicatessen, La Cité des enfants perdus, Alien: Resurrection) y el único actor que hace un papel digno en el film, el ingles Sean Pertwee (Wilderness, Equilibrium, Dog Soldiers).

No es un homenaje, no es una excentricidad, no es una comedia, no es de terror. Es un producto vano sin fuerza alguna, sin sustento argumental y sin el toque emocional (enfermizo o no) que necesita una película de este genero. A mi entender, una completa perdida de tiempo.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 1/10



– Otro Poster –

11 marzo 2008 Posted by | Terror | Deja un comentario

Solstice.

Los famosos 15 minutos de fama. Cuantos actores han caído en este abismo, donde luego de protagonizar una película de éxito rotundo, sus carreras comienzan a desaparecer gracias a la mala elección de sus próximos roles, o mismo a que nadie los llama por quedar demasiados encasillados en ese papel que los lanzo a la fama. Muchos no son los casos, teniendo en cuenta la cantidad de actores y actrices que salen de Hollywood, pero de nombrar, podemos mencionar a uno de los ejemplos mas grandes, llamado Mark Hamill, quien hizo el papel protagónico en la primer trilogía de Star Wars (La Guerra de las Galaxias) personificando al mítico Luke Skywalker. También podemos nombrar a Macaulay Culkin, con su recordado y muy bien realizado Kevin McCallister en la película Home Alone (Mi Pobre Angelito). Ejemplos así hay muchos, pero no tiene sentido que los siga nombrando, ya que en este momento solo me importa uno, y precisamente, es el que coprotagoniza esta película llamada Solstice, otro de esos productos casi bastardos con salida directa al DVD. La historia no es original, ni siquiera un poco, ya que opta por mostrar al típico espíritu con cuentas pendientes que intenta dejar algún mensaje desde el mas allá, pero en lugar de hacerlo de forma pacifica, lo hace causando paranoia y terror en la persona elegida. Por eso mismo, y si bien los personajes no logran caer de lleno en un gastado estereotipo, la trama se ve completa de básicos clichés del genero que ni siquiera se sustentan a base de un gran suspenso, que termina siendo demasiado naif y por lo tanto, poco efectivo dentro de lo tan predecible que se torna. La dinámica narrativa conduce a un ritmo argumental bastante lento, que intentando contar una historia, pareciera como si no llegase a ningún lado en ningún momento por lo poco estructurado del guión, perdiendo así toda la fuerza necesaria. A pesar de todo esto, el hilo conductor encierra a las escenas de una forma concisa y simple, que termina siendo algo normal, pero convincente, o mejor dicho, medianamente atrapante, llegando así a no ser una cinta completa y totalmente aburrida. De efectos especiales o de maquillajes y prostéticas no podemos hablar, por que brillan por su ausencia en esta producción. De todos modos, la música cumple un papel destacado en el film, ya que es el principal recurso que utiliza el director para tratar de generar momentos de tensión o de suspenso, pero, reduciendo toda expectativa, nos quedamos con una o dos escenas, que logran algo, pero sin llegar a mucho. El final, si bien tiene un giro sorpresivo e inesperado, hace que el resto de la historia pierda sentido y validez alguna, y todo el desarrollo de la trama se pierde y parece quedar en la nada de la mano de un final que poco tiene que ver con el resto de la cinta en lo que a la esencia de la historia se refiere.

La historia cuenta sobre un grupo de amigos que deciden ir de viaje a la casa de campo de una de las jóvenes, a quien precisamente hace poco tiempo se le suicido la hermana. Al llegar a la casa de sus padres con el resto de los amigos, solo ella presiente una extraña presencia, y piensa que es la hermana muerta que algo le intenta decir. Siguiendo las pistas y gracias a la ayuda de un joven local que cree en todos estos temas de leyendas y fantasmas, hace contacto con un espíritu del mas allá que necesita ayuda, obviamente, para resolver problemas no resueltos en vida.

La dirección esta a cargo de Daniel Myrick (The Blair Witch Project, The Strand, Believers), quien vuelve a demostrar que le falta mucho, mejor dicho, muchísimo, para llegar a ser un director de cine reconocido por sus buenos trabajos. Actúan la bella Elisabeth Harnois (Ten Inch Hero, Chaos Theory, Strangers with Candy), Tyler Hoechlin (Road to Perdition, Train Quest, The Rapture of the Athlete Assumed Into Heaven), Amanda Seyfried (Alpha Dog, Mean Girls, American Gun), R. Lee Ermey (The Texas Chainsaw Massacre: The Beginning, The Frighteners, Se7en) y Shawn Ashmore, el coprotagonista del cual hablábamos al principio, quien protagonizo a Iceman en la trilogía de los X-Men (personaje que va cobrando importancia hacia la tercer película), pero que luego de eso no supo elegir bien y termino haciendo este engendro de película.

En fin, el film no dice nada de nada, ni con su historia, ni con su realización, ni siquiera con la música o con los efectos. Un rejunte de descuidados aspectos, que no se detienen en detalles y terminan siendo el resultado de una seguidilla de situaciones incoherentes a la historia.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 4/10


– Otros Posters –

8 marzo 2008 Posted by | Fantasmas, Suspenso, Thriller | 2 comentarios