Yakuza Horror

Por que el cine es un todo.

Underworld: Rise of the Lycans (2009)

Dirigida por Patrick Tatopoulos, un soberbio genio de los efectos especiales, la tercera y muy probablemente final entrega de esta saga esta a la altura de lo que promete. Los climas son bien oscuros como cualquier pelicula de vampiros tiene que ser. El Glam incluso en la edad media no es dejado de lado y la historia logra centrarse mas en unir todos los cabos sueltos de las dos cintas anteriores que en la misma accion. Asi mismo, tiene momentos de accion muy buenos, aunque aquellos acostumbrados a lo impactante de las primeras partes quizas nos quedemos con gusto a poco. Algunos efectos especiales son dignos del olvido pero la mayoria estan muy bien, teniendo en cuenta que esta pelicula no conto ni con el presupuesto ni con el apoyo que tuvieron las anteriores. El director hace un gran trabajo en todo sentido, y los actores elegidos son perfectos para cada papel, repitiendose la mayoria de ellos, solo que cambia la heroina: el papel de la bella Kate Beckinsale ahora lo llena Rhona Mitra, protagonista de la reciente Doomsday.

Puntaje: 8/10

17 marzo 2009 Posted by | Accion, Comic/Manga/N.Grafica, Demonios/Monstruos, Hombres Lobos, Recomendados, Terror, Vampiros | , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

No Man’s Land: The Rise of Reeker (2008)

Reeker fue en su momento, una pelicula de bajo presupuesto, que vaya uno a saber por que, tuvo tanto éxito en los EE.UU. Tanto habra sido, que en la Argentina se estreno en los cines, con el nombre de Noche Diabolica. No todo el mundo estaba preparado para ver semejante film, que considero admirable quizas por aquellos que esten acostumbrados al terror mas “clase B” del cine americano, y no tanto a las superproducciones. La primera parte no era mala, para nada: dentro de su propia historia, se mantenia un aire de tension y suspenso realmente bien logrado, que a pesar del final un tanto predecible, hacian de la cinta un buen exponente. Pero como todo se deteriora y abusa, llego esta segunda parte que poco tiene para mostrar. La historia intenta hacer de precuela, pero con una estructura realmente pobre que por momentos, apenas se entiende lo que esta ocurriendo. La dinamica, por ende, es activa pero desprolija, volviendo irreverente aquello que no lo tendria que ser. Los efectos especiales son similares a los de la anterior, al igual que la produccion, que vuelve a denotar ese aire clase B, al que le intentan plasmar carisma pero que muere en el intento. La cinta por momentos se hace aburrida, a causa de varios huecos argumentales, previsibilidad, y una gama de detalles absurdos que no logran consagrar a esta cinta como una loable continuacion.

Puntuacion: 4/10

17 marzo 2009 Posted by | Asesinos, Demonios/Monstruos, Fantasmas, Suspenso, Terror | Deja un comentario

The Deaths of Ian Stone (2007)

Brillantemente original, lamentablemente el director no logra plasmar con total certeza esta historia que tiene todas las de ganar. Al principio, la historia no aparenta ser lo que es y nos comienza a sorprender con ciertas escenas realmente impredecibles, pero, con el correr del tiempo, la dinamica comienza a caer y la estructura de la cinta se ve afectada por un vaiven intermitente en el propio guion, que, con huecos argumentales de por medio, no logra sustentarse como nos hubiese gustado. Aun asi, el terror esta muy bien logrado y los climas de suspenso no tienen nada que envidiarle a grandes superproducciones de Hollywood, mostrando algunas escenas muy bien realizadas y, sobre todo, muy bien contadas, haciendolas asi, interesantes.

Puntuacion: 7/10

16 marzo 2009 Posted by | Demonios/Monstruos, Suspenso, Terror | Deja un comentario

Ekusute (Hair Extensions) (2007)

Irreverente y retorcida, esta cinta japonesa del director Suicide Club logra sorprender por su locura. Meneja una gama de personajes realmente amplia, con un tratado de los mismos como solo un director oriental nos puede regalar. La locura, las perversiones, los trastornos mentales y el terror puro son detalles casi normales y corrientes en el universo que el director logra crear. La historia, con un firme (aunque breve) suspenso, logra sustentarse en su propia estructura, algo inestable y densa por momentos, y sin salirse de su propio ritmo y dinamica, terminan plasmando una historia dificil de entrelazar, donde solo la imaginacion podria unir y sostener los delgados hilos que conectan cada escena, dejando asi varios huecos en la historia penosamente irreparables. Con efectos especiales muy bien realizados, la cinta termina siendo un extraño exponente que termina gustandonos aunque no sabemos bien por que, ya que juega incluso con nuestras propias mentes, algo muy parecido con el aun mejor film Otogiriso.

Puntuacion: 6/10

16 marzo 2009 Posted by | Asesinos, Cine Oriental, Demonios/Monstruos, Fantasmas, Suspenso, Terror | Deja un comentario

They Wait.

Así como alguna vez teorice sobre los directores que siendo independientes creaban grandes exponentes, pero que luego, cuando eran absorbidos por grandes productoras sus primeras cintas no tenían el alma que solían tener sus primeros productos, hoy, y luego de varias reseñas sentenciando lo mismo, me animo a decir y a proponer como algo mas que una hipótesis, que los estilos asiáticos y los no asiáticos, no deberían mezclarse nunca mas. Solo por poner dos ejemplos bastante recientes, podemos nombrar a los grandes fracasos llamados D-War y The Forbidden Kingdom, donde se nota con alevosía esto que digo: la dinámica de un film americano no puede anteponerse al estilo narrativo que suponen las leyendas y los comportamientos asiáticos. Ambos, por separado, tienen sus altibajos, como el cine de todo el mundo, pero esta fusión que cada día podemos ver mas seguido, es como una incoherencia única, que, en la mayoría de los casos, suele defraudar a los seguidores de ambos estilos, así como a aquel que solo mira las películas como diversión. Ambos estilos no pueden sostenerse, sustentarse, apenas pueden acompañarse, y es por eso que no entiendo por que siguen empeñados algunos directores en recrear estos mundos. Si decimos que la mezcla entre EE.UU. y oriente es pálida… que quedara para una mezcla entre oriente y Canadá, conocida por hacer grandes bastardos del cine, como es el caso de esta nueva cinta de terror llamada They Wait. La película comienza con un ritmo parejo, aunque un tanto pausado. Se plasma la historia de una forma sencilla pero atrapante, sin recurrir a una trama demasiado ostentosa y, por ese mismo motivo, el misterio que se puede apreciar es gracias a que, muy de a poco, como gotas de agua turbia, se nos van dando las pistas necesarias y los datos pertinentes para crear huecos de incertidumbre, donde dentro de ellos la dinámica sabe mantener la atención por parte del espectador, haciendo que cada una de sus escenas termine en algo interesante, para, en los momentos menos esperados donde los climas de suspenso ya se encuentran en su máxima expresión, culminar en repentinas escenas de terror que son las que, luego de mantenernos contra nuestros asientos, nos hacen saltar de ellos. La historia no es demasiado original teniendo en cuenta la repetitiva continuidad de los films orientales de fantasmas o demonios. Además, se utilizan demasiados clichés del cine de terror en general, lo que la hace un tanto trillada y predecible. Sin embargo, y a pesar de todo esto, el estilo narrativo cuenta con un brillo muy particular y logra que la película sea interesante y atrapante en su primer trayecto. Pero, llegando a la media hora de metraje, la historia se comienza a tornar un tanto insostenible, creando varios altibajos argumentales que son parte de un suspenso y un misterio que han perdido fuerza por no tener de donde alimentarse, ya que el único sustento que tenían, era la propia incertidumbre, que se disipa tempranamente al dejar en claro como es el final de la cinta. El aspecto visual es demasiado básico, con una fotografía poco detallada y, en contraparte, el desarrollo de los efectos especiales, que si bien son pocos, muestra algunos destellos digitales convincentes y un trabajo de prostéticas interesante.

La historia cuenta sobre una familia compuesta por una mujer americana, un hombre de raíces chinas y el hijo de ambos. Tras la muerte del tío del padre, viajan a China para ser parte de la ceremonia del velorio. El niño venia hablando sobre unas historias y leyendas chinas sobre unos demonios que en esa época del año salían a comerse a los niños… historia que allí en Shangai gana fuerza por la misma aparición de dichos demonios y, como plus, unos espíritus que quieren apoderarse del pequeño por un crimen que su familia paterna mantenía oculto hace años, cuando usaban la empresa familiar para encubrir el trabajo con esclavos.

La dirección esta a cargo de Ernie Barbarash (Stir of Echoes: The Homecoming, Cube Zero) quien no hace una mala película, pero tampoco se esfuerza por resaltar en algún sentido, volviendo a la cinta una mas del montón. Actúan la bella Jaime King (The Tripper, Sin City, White Chicks), Pei-pei Cheng (Naked Weapon, The Legend of Black Mask, Crouching Tiger, Hidden Dragon), Terry Chen (War, Snakes on a Plane, I, Robot) y el pequeño Regan Oey, quien solo tiene una pequeña participación en la industria en la película Kickin It Old Skool. Ademas, cuenta con una innecesaria participacion de

A fin de cuentas, la película termina siendo demasiado obvia, con un desenlace casi de comedia romántica en su estructura, cerrando con una perfección casi ciclotímica y simulando no dejar cabos sueltos, en una historia que pierde su propio sustento por no ser sólida en lo que intenta plasmar: una historia supuestamente inspirada en hechos reales.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 4/10



19 mayo 2008 Posted by | Demonios/Monstruos, Fantasmas, Suspenso, Terror | Deja un comentario

They Wait.

Así como alguna vez teorice sobre los directores que siendo independientes creaban grandes exponentes, pero que luego, cuando eran absorbidos por grandes productoras sus primeras cintas no tenían el alma que solían tener sus primeros productos, hoy, y luego de varias reseñas sentenciando lo mismo, me animo a decir y a proponer como algo mas que una hipótesis, que los estilos asiáticos y los no asiáticos, no deberían mezclarse nunca mas. Solo por poner dos ejemplos bastante recientes, podemos nombrar a los grandes fracasos llamados D-War y The Forbidden Kingdom, donde se nota con alevosía esto que digo: la dinámica de un film americano no puede anteponerse al estilo narrativo que suponen las leyendas y los comportamientos asiáticos. Ambos, por separado, tienen sus altibajos, como el cine de todo el mundo, pero esta fusión que cada día podemos ver mas seguido, es como una incoherencia única, que, en la mayoría de los casos, suele defraudar a los seguidores de ambos estilos, así como a aquel que solo mira las películas como diversión. Ambos estilos no pueden sostenerse, sustentarse, apenas pueden acompañarse, y es por eso que no entiendo por que siguen empeñados algunos directores en recrear estos mundos. Si decimos que la mezcla entre EE.UU. y oriente es pálida… que quedara para una mezcla entre oriente y Canadá, conocida por hacer grandes bastardos del cine, como es el caso de esta nueva cinta de terror llamada They Wait. La película comienza con un ritmo parejo, aunque un tanto pausado. Se plasma la historia de una forma sencilla pero atrapante, sin recurrir a una trama demasiado ostentosa y, por ese mismo motivo, el misterio que se puede apreciar es gracias a que, muy de a poco, como gotas de agua turbia, se nos van dando las pistas necesarias y los datos pertinentes para crear huecos de incertidumbre, donde dentro de ellos la dinámica sabe mantener la atención por parte del espectador, haciendo que cada una de sus escenas termine en algo interesante, para, en los momentos menos esperados donde los climas de suspenso ya se encuentran en su máxima expresión, culminar en repentinas escenas de terror que son las que, luego de mantenernos contra nuestros asientos, nos hacen saltar de ellos. La historia no es demasiado original teniendo en cuenta la repetitiva continuidad de los films orientales de fantasmas o demonios. Además, se utilizan demasiados clichés del cine de terror en general, lo que la hace un tanto trillada y predecible. Sin embargo, y a pesar de todo esto, el estilo narrativo cuenta con un brillo muy particular y logra que la película sea interesante y atrapante en su primer trayecto. Pero, llegando a la media hora de metraje, la historia se comienza a tornar un tanto insostenible, creando varios altibajos argumentales que son parte de un suspenso y un misterio que han perdido fuerza por no tener de donde alimentarse, ya que el único sustento que tenían, era la propia incertidumbre, que se disipa tempranamente al dejar en claro como es el final de la cinta. El aspecto visual es demasiado básico, con una fotografía poco detallada y, en contraparte, el desarrollo de los efectos especiales, que si bien son pocos, muestra algunos destellos digitales convincentes y un trabajo de prostéticas interesante.

La historia cuenta sobre una familia compuesta por una mujer americana, un hombre de raíces chinas y el hijo de ambos. Tras la muerte del tío del padre, viajan a China para ser parte de la ceremonia del velorio. El niño venia hablando sobre unas historias y leyendas chinas sobre unos demonios que en esa época del año salían a comerse a los niños… historia que allí en Shangai gana fuerza por la misma aparición de dichos demonios y, como plus, unos espíritus que quieren apoderarse del pequeño por un crimen que su familia paterna mantenía oculto hace años, cuando usaban la empresa familiar para encubrir el trabajo con esclavos.

La dirección esta a cargo de Ernie Barbarash (Stir of Echoes: The Homecoming, Cube Zero) quien no hace una mala película, pero tampoco se esfuerza por resaltar en algún sentido, volviendo a la cinta una mas del montón. Actúan la bella Jaime King (The Tripper, Sin City, White Chicks), Pei-pei Cheng (Naked Weapon, The Legend of Black Mask, Crouching Tiger, Hidden Dragon), Terry Chen (War, Snakes on a Plane, I, Robot) y el pequeño Regan Oey, quien solo tiene una pequeña participación en la industria en la película Kickin It Old Skool. Ademas, cuenta con una innecesaria participacion de

A fin de cuentas, la película termina siendo demasiado obvia, con un desenlace casi de comedia romántica en su estructura, cerrando con una perfección casi ciclotímica y simulando no dejar cabos sueltos, en una historia que pierde su propio sustento por no ser sólida en lo que intenta plasmar: una historia supuestamente inspirada en hechos reales.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 4/10



19 mayo 2008 Posted by | Demonios/Monstruos, Fantasmas, Suspenso, Terror | Deja un comentario

The Relic.

No se bien por que, pero nunca me gusto mucho cuando el 3D se mezcla con el terror. Quizás sea el estilo de directores predilectos que tengo, o quizás la época del cine que me marco, pero, sea como sea, soy de los que piensa que la animación computada, en el genero del terror, no tiene un gran lugar. Es por eso que tantas películas taquilleras de terror a mi no me han convencido, teniendo mas a mano el caso de I Am Legend, que quienes hayan leído mi reseña sobre el film, se darán cuenta de que hablo de esos monstruos entre zombies y vampiros, hecho con una muy buena calidad digital, pero no la suficiente como para convencerme. Por eso valoro a esos directores que, aun contando con la tecnología para hacerlo, vuelven a la vieja escuela y usan prostéticas y animatronicas, como por ejemplo en Underworld, donde los resultados son mas que excelentes. Ejemplos tanto de un lado como del otro, puedo dar a montones, pero no es mi intención. Esta vez, me toca reseñar la cinta The Relic, quien es un símbolo de esa época donde la ola de la animación computada estaba golpeando duro en Hollywood. La primera media hora de cinta tiene una dinámica demasiado estructurada, lo que hace que el ritmo narrativo y su desenlace argumental resulten ser un tanto aburridos, ya que las escenas son una continua demostración de los personajes y sus conflictos relacionados con el tema principal de la película, pero al no mostrar algo contundente que realce la dinámica, todo queda resumido a un tramo de cinta realmente plano sin mucho para ofrecer. Pero lentamente, luego de estos 30 minutos iniciales, la cinta comienza a cobrar fuerza y el ritmo de la misma se acelera, aunque la base estructurada del guión se mantenga de principio a fin sin modificarse en lo más mínimo. Como hablábamos en un principio, el apartado de los efectos especiales funde una meticulosa aunque no tan bien lograda vieja escuela con unos 3D bastante dispares, que si bien cumplen su objetivo con creces en muchos momentos, dejan mucho que desear teniendo en cuenta la producción de la cinta. Todo se debe al descuido de los detalles, como siempre digo, que le dan más veracidad a lo plasmado. En el plano de las prostéticas, animatronicas y maquillaje, todo esta llevado de la mano de los estudios del genial Stan Winston, quien tiene en su haber los efectos de películas como The Entity, The Thing, Friday the 13th Part III, Edward Scissorhands, Terminator 2: Judgment Day, Pearl Harbor o Constantine, por solo nombrar algunos ejemplos de su trabajo. Pero quizás, el hecho de que en este film haya delegado todo a sus aprendices, es lo que causo que justamente este apartado no sea de lo mejor en efectos de esa época, siendo solo un poco más que convincentes, mostrando unos diseños añejados y unas texturas poco reales. Si bien los últimos minutos de la cinta se vuelven realmente intensos, el resto de la película esta conformado por una lógica tensión de lo desconocido, pero con poco suspenso que no logra sustentar todo lo pretendido por la cinta.

La historia cuenta sobre un cargamento que llega a los Estados Unidos desde Sudamérica, con destino al museo de Chicago. El contenido de la caja eran unas hojas que traían consigo lo que parecían ser huevos o algún hongo, y una especie de tótem en mal estado. Luego de que las cajas son abiertas para su posterior examinación, extrañas muertes y desapariciones comienzan a darse lugar en el edificio. Un policía se unirá a una joven y bella investigadora para descubrir que esos hongos eran parte de una vieja leyenda india por la cual un monstruo gigante esta azotando el museo, producto de la mezcla de un insecto y estos hongos misteriosos.

La dirección esta a cargo del irregular Peter Hyams (Capricorn One, Timecop, End of Days), quien tiene algunas películas muy buenas y otras un tanto mediocres como A Sound of Thunder y, por que, esta que estamos reseñando. Actúan Penelope Ann Miller (The Messengers, The Shadow, Kindergarten Cop), Tom Sizemore (Black Hawk Down, Pearl Harbor, Saving Private Ryan), el legendario James Whitmore (Planet of the Apes, Guns of the Magnificent Seven, Tora! Tora! Tora!) y Linda Hunt (Stranger Than Fiction, Yours, Mine and Ours, Dragonfly), quien quizás sea mas conocida para los fanáticos por ser la voz en off y narrar la serie de videojuegos God of War.

Basada en una novela escrita por Douglas Preston y Lincoln Child, esta película de 1997 no termina de convencer, ya que tiene un apartado tecnico poco realista y una historia un tanto sosa que, ademas, no esta plasmada con majestuocidad. Con algunos minutos de mas en su desarrollo, lo que termina de arruinar a la cinta es el final, donde podemos ver al monstruo corriendo, envuelto en llamas. Un escena digna del olvido.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 5/10



– Otros Posters –

28 febrero 2008 Posted by | Demonios/Monstruos, Libro/Novela, Suspenso, Terror | 2 comentarios

Cloverfield ( Monstruoso )

Hace casi un año, tiempo más, tiempo menos, que los cinéfilos que solemos navegar la web en busca de noticias sobre el 7mo arte, venimos debatiendo, discutiendo, pensando, e incluso divagando, sobre lo que en un principio se llamo “1-18-08” oUntitled J.J. Abrams Project”. Muchos se preguntaran por que ese nombre y no el del director? Es simple: primero, por que este tal J.J. Abrams, además de ser el productor e ideador de este film, se hizo archifamoso por ser la cabeza pensante del mega éxito Lost, serie que creo que nadie en el mundo ha dejado de seguir durante todos los capítulos que se han emitido hasta el día de la fecha, a punto de estrenarse una nueva temporada. Este hombre, merece todo mi respeto, por ser, antes que nada, un hombre de negocios, un hombre que sabe, y mucho, sobre marketing publicitario. Un hombre que sabe vender lo que sea, y que tiene la magnifica visión de dejarnos con incógnitas, para que nuestro alma consumista quiera mas y mas y mas…. En un principio, poco se sabia del film. Un trailer totalmente atrapante y desconcertante se reproducía a velocidad luz mediante la web, mostrando solo unas pocas imágenes que, sin decir mucho, se veían pretenciosas y de magnitudes catastróficas. Con el paso del tiempo, a este trailer lo acompaño un póster bastante particular: vaya a saber a quien, se le ocurrió la idea de espejar este póster, y, casi por obra de magia, comenzó a ver figuras que se formaban entre las nubes y el polvo de la imagen del póster. Así como esta persona, salieron miles y miles, por no decir millones, de otras personas sacando sus conjeturas. Se llego a hablar, en un principio, de una secuela obsoleta de Godzilla. Luego, por ciertos “estudios” que se hicieron sobre el póster y el trailer, se comenzó a hablar sobre el famoso “Cthulhu”, un monstruo marino extraterrestre creado por la enfermiza mente del escritor estadounidense H.P. Lovecraft. Este escritor creo una serie de relatos mitológicos sobre unos seres que llegaron del espacio a la tierra miles de años antes que el humano la habite, por lo cual, ahora quieren recuperar su predominio sobre nuestros suelos. Pero, aunque hubiese sido algo excelente que se haga un film sobre esto… la idea quedó en el cofre de los recuerdos, para dar pie a otra idea, aun más descabellada pero que muchos validaron con entusiasmo: Voltron. Si, leyeron bien: ese personaje casi épico que lleno las pantallas niponas hace tiempo, tenia miras de tener su propia “live-action movie”. Pero fueron rumores, solamente rumores. Junto con esta bola publicitaria a nivel mundial que el grandioso Abrams había levantado, se le agrego al acertijo un par de páginas webs que desconcertaban aun más y que, aparentemente, no nos llevaban a ninguna parte, solo a sacar nuevas y obsoletas deducciones. Resumiendo un poco, a días del estreno mundial, salieron en la web un par de videos, que eran parte de noticieros informativos de varias partes del mundo, donde mostraban ciertos acontecimientos también catastróficos alrededor del planeta. Marketing. Puro marketing del mejor. El efecto fue el más obvio de todos: en los primeros días de su estreno en los EE. UU., la película causo un revuelo único y lidera aun las taquillas con ganancias impensadas para cualquiera de nosotros, que simplemente vemos de lejos todos esos billetes. Todos sabíamos que se trataba de un monstruo gigante… pero que era? De donde venia? Que pasaba con esa filmación casera muy al estilo The Blair Witch Project. Toda la película seria así, o simplemente era la promoción? Todos misterios… recién revelados cuando vi, finalmente luego de una larga espera, esta película que termino llamándose Cloverfield.

El film comienza como si fuésemos a ver un video captado por una cámara amateur, con unas frases iniciales, como editadas por el gobierno, dando a conocer que lo que estamos por ver es una evidencia de lo sucedido. Evidentemente, mas allá de la requerido por la historia, podemos apreciar muchísimas referencias, algunas obvias y otras mas escondidas, sobre la cultura asiática y el Japón, país que, si hacemos memoria, es el creador de los monstruos gigantes que causaban catástrofes, donde, para nombrar al mejor ejemplo, tenemos que recurrir, obviamente, a nuestro amigo Godzilla, o mas conocido por sus pagos como “Goyira”. Todo comienza normal, la filmación no difiere de cualquier filmación que podamos hacer nosotros con una cámara de mano. La historia, centrada en la despedida de un joven que se va de viaje, tiene un poco de comicidad, humor… lo que podría pasar en cualquier fiesta tranquila. Pero, rondando los 20 minutos de cinta, todo se desarma y llega la hecatombe: y aquí es donde hay que reparar en el estilo de filmación. Como dijimos antes, no se aleja a lo que es The Blair Witch Project, o la mas reciente película española [REC], con la diferencia de la magnitud y las ostentosidad de lo que esta pasando. Un despliegue de producción inimaginable rodea a cada escena que vemos. Pero lo más sorprendente es que, a causa del estilo de filmación “amateur”, las escenas son muy largas, corridas, movidas, lo cual denota un trabajo y una sincronización para que la escena salga bien realmente detallada y minuciosa en su concepción. Este estilo tan particular, le otorga a la cinta un ritmo argumental y narrativo realmente frenético, que junto con una estructura aparentemente descuidada pero realmente pensada paso por paso, la historia se vuelve visualmente adictiva, y por ser una película sumamente inteligente en su plasmado y creativa en su historia, juegan, principalmente, con la mente de las personas. Todo el marketing que no nos podemos quitar, sumado a nuestra imaginación y nuestra obvia sugestión, habla de la destreza y la habilidad de los creadores, puntualmente del director, quien es el que nos pasea por segmentos de tensión y de un soberbio suspenso casi constante que nos contrae los músculos durante la mayor parte de la cinta. Los efectos especiales son de una superioridad realmente llamativa, compuesta de magnánimos efectos en 3D y una galería interminable de efectos digitales, que producen aun mas asombro por estar mezclados con este tipo de filmación. Finalmente, la idea de hacer participar a actores casi desconocidos fue realmente una elección acertada, ya que ninguno de ellos se roba el espacio de cámara y, no menos importante, todos ellos dan unas actuaciones que están a la altura de la cinta.

La historia cuenta sobre un grupo de amigos que le hace una fiesta sorpresa a uno de ellos, que se estaba por ir del país. En medio de la fiesta, realizada en un departamento, llega la ex novia del protagonista con un supuesto amigo, lo que provoca los celos del agasajado. Tras una discusión sin sentido, la chica en cuestión, se retira. Sin esperarlo, se escucha una explosión a los lejos. Todos salen a ver que paso y ven como la ciudad esta siendo atacada por un monstruo de dimensiones inimaginables. La policía, el ejército, la gente corriendo de un lado para otro. Todo es un caos. Con un plan de evacuación del gobierno, ellos intentan irse, pero el protagonista, que todavía tiene fuertes sentimientos hacia su ex, decide ir en contra de todo e ir a buscarla. En la tarea lo acompañan 3 personajes mas, y juntos intentaran rescatar a esta joven… sin perder la vida.

El director, y quien hace un trabajo realmente espectacular, es Matt Reeves, quien hace su segundo producto fílmico luego de incursionar allá por 1996 con la cinta The Pallbearer. Luego de eso, se dedico a dirigir series televisivas, entre ellas, Felicity (donde también fue uno de los guionistas fijos), y a escribir historias y guiones para películas como la muy mala Under Siege 2: Dark Territory. Actúan Michael Stahl-David (Uncle Nino, New Port South), T.J. Miller en su primer film, Jessica Lucas (The Covenant, She’s the Man, Amusement), Lizzy Caplan (Crashing, Love Is the Drug, Mean Girls) y la hermosa Odette Yustman (The Holiday, Transformers, Walk Hard: The Dewey Cox Story).

Una superproducción con todas las letras. Una mega producción de esas que la prensa se gasta en buscar algún punto flojo del cual agarrarse para tirarla abajo. Una película que no deja de sorprender, ya que muchos pensaban que el estilo de su filmación era para ahorrar dinero… pero no, el desparramo de dólares se ve en cada una de sus escenas y, sobre todo, en todo el raid publicitario que vienen haciendo desde hace tiempo. La película, en su punto más básico, es una historia de amor llena de genialidades, llena de una tensión realmente esquizofrenica que convencerá a más de un escéptico. Por mi parte, lo único que note desfasado, fue la magnitud del marketing con respecto a lo “bueno” del producto resultante. O sea… la película, a mi entender, es excelente sin puntos en contra, pero, por lo costoso, lo trabajoso, lo interminable y lo minucioso de su marketing, me imagine que estaríamos frente a la mejor película hecha en años. Y no lo es… es simplemente eso: una película excelente, ni mas, ni menos.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 9/10




– Otros Posters –


24 enero 2008 Posted by | Accion, Ciencia Ficcion, Demonios/Monstruos, Recomendados, Suspenso | 6 comentarios

Aliens vs Predator – Requiem ( Aliens vs. Predator 2 )


El abuso de las expectativas del público ha llegado a un límite realmente iracundo de parte de la fábrica de millones llamada Hollywood. Dos monstruos por excelencia, como son Alien y Depredador, luego de sus respectivas sagas, fueron unidos en uno de esos “crossovers” que salieron post Freddy Vs. Jason. La primera entrega, al menos, tenia calidad, podíamos notar un gran cuidado de todos los aspectos: visuales, técnicos e incluso en el guión mismo, que sin ser nada del otro mundo, entretenía. Pero la meca del cine quiso mas, no podía dejar pasar el éxito de taquilla de la primera parte (si, aunque muchos digan lo contrario, AVP recaudo mucho mas de lo que nosotros pensamos aunque… mucho menos de lo que ellos esperaban) y fue a por mas. Que fue lo que hicieron? Contrataron a dos directores, hermanos entre si, realmente de cuarta, le dieron el trabajo de escritor a un desconocido que lo único que hizo fue armar una historia tan mala que parece escrita a medida que se filmaban las escenas, y, para colmo, podemos apreciar algunos pequeños robos locuaces a películas, entre otras, como Resident Evil Apocalypse o T2, por solo nombrar algunas. El resultado fue un desastre de proporciones épicas, aunque, una gran enseñanza para muchos realizadores, que pueden aprender con esta cinta lo que no se debe hacer a la hora de filmar una película, más cuando disponemos de millones y millones de dólares, dos personajes míticos y la posibilidad de hacer lo que queramos. El film comienza pegándose al final de la primera parte, mostrando algunas escenas ostentosas con una calidad de FX que llaman la atención, generando, en vano, mucha intriga en lo que viene por delante. Los actores, casi desconocidos, brindan unas personificaciones realmente mediocres, siendo quizás, el aspecto mas bajo del film, ya que no logran contagiar emoción alguna haciendo sentir que los aliens y el depredador fuesen como una mosca y un mosquito. Para colmo, los personaje son totalmente estereotipados a mas no poder, con el chico rebelde, el chico bueno, el grupo de adolescentes estéticos y burlones, la rubia linda y tonta, y, como no podía ser de otra forma, una mujer marine para hacer todo lo que no puede hacer un civil. La dinámica narrativa es muy extraña, oscilando entre lo entretenido y lo predecible, incluso dando algunas vueltas por lo aburrido y lo simple, motivo por el cual la cinta pierde mucha fuerza, ya que con las historias de ambos seres se podría haber hecho algo mucho mas elaborado, incluso mas que lo que se hizo en la primera parte. La estructura de la historia es, sin exagerar, demasiado tonta, contándonos una historia repetida a más no poder en el cine clase B americano, no solo por la historia en si, sino también por sus detalles predecibles, que se terminan convirtiendo en clichés sumamente inválidos por su carente imaginación. Los efectos especiales, tantos los digitales, como los 3D, las prostéticas y el maquillaje son excelentes, haciéndose en algunas escenas el plato fuerte y el punto de acción. Pero, lamentablemente, pierden su fuerza gracias a la poca destreza del apartado técnico, que utiliza demasiados planos cortos que casi no nos dejan apreciar a los monstruos, y, en las peleas, se utilizan movimientos de cámaras y encuadres que no benefician tampoco a este apartado, dejando ver solamente a dos masas gigantes que se golpean brusca y torpemente. Para colmo, la fotografía se tiñe de negro por pedido del guión, lo que termina haciendo que solo podamos ver la silueta de los monstruos en muchas de las escenas, donde aquellos que fuimos a ver a estos seres asesinos nos sentimos realmente frustrados. Por otra parte, podemos observar que los depredadores son mas “pequeños” que en la cinta anterior asemejándose a los de la franquicia original, y, aunque los aliens siguen casi intactos, el diseño del “pred-alien” es realmente aberrante y nulo en cuanto a la creatividad, digno si de un film clase B y hacedor de las lagrimas que H.R. Giger nunca mostró.

La historia retoma el final de la primera parte, como ya he mencionado, mostrando la escena donde un alien sale del estomago de un depredador que es recostado sobre una suerte de camilla. Intentando eliminar a este alien, un disparo da en alguna parte vital de la nave y hace que cambie su recorrido, volviendo hacia la tierra. Al estrellarse con la misma, este “pred-alien” y otros alien-araña pequeños escapan de la nave y comienzan a hacer crías con personas que se cruzan en su camino. Mientras tanto, en la ciudad de los depredadores, uno de ellos ve el acontecimiento, toma su casco, sus armas, y se dirige solo, hacia el planeta tierra, con el fin de eliminar a los intrusos. Pero en medio de todo esto, la gente del pueblo afectado será eliminada una por una por estos aliens, si no es que se cruzan antes con el depredador.

La dirección esta a cargo de los hermanos Colin Strause y Greg Strause, o como ellos se hacen llamar: The Brothers Strause, quienes tienen una casi nula experiencia en la dirección aunque no así en lo que a efectos especiales se refiere, donde tienen una larga lista de películas en su haber. Actúan Steven Pasquale (Aurora Borealis, The Last Run), quien se hizo medianamente conocido con la serie Rescue Me. Le siguen Reiko Aylesworth (Mr. Brooks, The Killing Floor, First), Johnny Lewis (One Missed Call, Raise Your Voice, Underclassman) y John Ortiz (American Gangster, Miami Vice, Narc).

En contra de toda baja expectativa, la película termina siendo, aun con un gran presupuesto, de lo peor que he visto, teniendo en cuenta la ostentosidad de la cinta. Creo que desperdiciar oportunidades en el cine, como en este caso, es un pecado que estos directores difícilmente se puedan quitar de encima, ya que hicieron de dos grandes asesinos del espacio, un conglomerado de detalles tontos y escenas para el olvido, donde no sobresale la acción ni el terror en ningún momento.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 2/10




– Otros Posters –


12 enero 2008 Posted by | Accion, Ciencia Ficcion, Demonios/Monstruos, Terror | 4 comentarios

D-War ( Dragon Wars )

Las películas orientales generalmente llevan una estructura en su concepción bastante particular, que mas allá del idioma y de los rasgos de los protagonistas, es el principal detalle que las diferencia de las producciones americanas. Como las de cualquier pago, las películas americanas u orientales, pueden ser tan malas como tan buenas, indiferentemente del género o de los directores. Pero, a mi gusto, los pocos ejemplos donde Asia se funde con América en grandes producciones, son productos regulares, por mezclar esas estructuras arguméntales que poco tienen que ver. Y mas cuando se habla de una superproducción, una película que se jacta de ser la mas costosa de, en este caso, Corea del Sur. Seamos claros: la plata, el tema de la producción, lo hace Corea del Sur, el trabajo, la famosa “mano de obra” la hacen, en su gran mayoría, americanos. En cuanto a la animación 3D, D-War tiene unos diseños de personajes bastante interesantes, focalizando en los pocos monstruos y criaturas que podemos ver. Las texturas utilizadas no son de lo mejor pero pasan desapercibidas al ojo poco exigente, y los movimientos son en su mayoría, bien fluidos. Pero, a la hora de superponerse con el resto del film e interactuar con los humanos y las locaciones reales, resultan ser más dignos de una cinemática de PlayStation 2 que de una película de esta magnitud. Aunque… tiene una o dos escenas en 3D realmente muy buenas, puntualmente la escena casi final cuando la serpiente ataca la ciudad. Sin embargo, más allá de estos momentos destacables, no logra equilibrar un apartado visual que termina siendo, sencillamente, por debajo de lo regular. Las actuaciones las podemos dejar de lado, no son ni buenas ni malas… pero las situaciones que componen a la cinta están llenas de detalles sumamente absurdos, mostrando toques de comedia realmente patéticos. La dinámica es tan rápida que supera al propio ritmo argumental, y de repente comienzan a sucederse escenas, una tras otra sin alguna conexión que los enlace. Además, los sucesos tienen explicaciones muy rápidas y resumidas, casi superficiales, haciendo un verdadero desastre con la estructura de la trama. La dinámica narrativa, por su parte, es de los mas incoherente y desestructurado que se haya visto, ya que pretendiendo tener tanta historia y mostrándose tan ostentosa en su producción, los tecnicismos y su plasmado no sostienen a ningún aspecto del film, ni argumental, ni a la trama, ni al guión. Los diálogos, presos del guión, son toscos, armados mediante una estructura y una métrica similar a los melodramas románticos que tanto se ven en las novelas, con frases punzantes que poco hacen a la historia y con una emotividad verbal que difiere totalmente de las escenas donde se encuentran. Retomando el tema, toda la escena de la ciudad, mas allá de tener la colección mas convincente de FX del film, también tiene mucha acción, que termina favoreciendo un poco al ritmo vertiginoso de su narración, levantando así la fuerza de la cinta en una escena bastante entretenida y llena de condimentos variados. Desgraciadamente, la película es una gran infamia llena de fantasía obsoleta, y aunque suene contradictorio, se nota a la perfección una falta de imaginación y creatividad que preceden cualquier intento de plasmar algo que tenga sentido alguno, ya que por mas que busquemos justificativos no podremos encontrar hilo argumental alguno. Y bueno… el final es algo incomprensible, que logra contradecir todo el desarrollo de la historia haciendo innecesarios los aprox. 75 minutos anteriores de largometraje.

La historia cuenta sobre una leyenda donde, cada 500 años, nacía una niña con un tatuaje en el hombre en forma de dragón. Para la continuidad del destino, esa joven, en su cumpleaños numero 20 era sacrificada para que una serpiente gigante “buena” tome su energía y pueda convertirse en dragón para poder llegar al cielo. La protagonista de la historia es obviamente, la reencarnación de la elegida, y el protagonista es la reencarnación de su protector y enamorado, quien deberá hacer todo lo posible para que su amada no caiga en manos de la serpiente “mala”. Por eso, juntos, deberán escapar de esta serpiente, su ejército y sus criaturas feroces hasta encontrar a la serpiente del bien.

La dirección esta a cargo del surcoreano Hyung-rae Shim, director de la también americanizada 2001 Yonggary (Reptilian – 1999), una aberración que intentaba parecerse a Godzilla. Además, dirigió films como Dragon Tuka o Power King, que para quienes los hayan visto, sobran las palabras de explicación. Actúan Jason Behr (Skinwalkers, The Grudge, Happily Even After) quien se hizo conocido con la serie Roswell. Le siguen la bella Amanda Brooks (River’s End, Flightplan, Cut Off), Robert Forster (Rise: Blood Hunter, Lucky Number Slevin, Mulholland Dr.) y Michael Shamus Wiles (Mortuary, Hellraiser: Inferno, The Puppet Masters).

Realmente, no puedo darle más puntaje a este film, ya que con la cantidad de dinero que tenían disponible, hicieron una de las peores películas que he visto en años. Y eso mismo, agrava la situación: ciertas cosas, por mas que no me gusten, se las perdono a cualquier película independiente o clase B, pero manejando la cantidad de dinero que manejaron, es inaceptable cualquier aspecto técnico de este film, desde la historia hasta la elección de cada actor. Si con semejante producción hacen una cinta tan mala, es sencillamente por que no supieron manejar todo lo que tenían en las manos y dejaron que las cosas terminaran en una detestable y aburrida “megaproduccion”.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 1/10




– Otros Posters –



22 diciembre 2007 Posted by | Accion, Artes Marciales, Cine Oriental, Demonios/Monstruos, Terror | 2 comentarios