Yakuza Horror

Por que el cine es un todo.

7eventy 5ive ( Seventy Five / 75 )

El slasher sigue en pie. Dicen que es un genero que revivió, pero los fanáticos extrañamos films como Urban Legend, House of 1000 Corpses, o la remake de The Texas Chainsaw Massacre. Si solemos tener contacto con la cantidad interminable de productos clase B que salen, podemos ver que, si, el genero esta quizás en un momento bastante bueno en cuanto a producción, pero bastante bajo en cuanto a calidad. Salvo pocos ejemplos, la mayoría de estoy films son un constante rejunte de clichés aburridos y sin fuerza que solo recuerdan a otra cosa. Y la película que voy a reseñar a continuación 7eventy 5ive (Seventy Five) no es una excepción, sino que un caso mas, salvo por el disparador principal que tiene la historia, que es lo único original del film, lo único que intenta darle un aire fresco y nuevo a la cinta. Mas allá de mostrar, como decíamos antes, un sinfín de clichés típicos del genero, también muestra los también típicos clichés de la típica producción que no es tan baja como para ser clase B pura, pero que esta muy lejos de ser algo digno de “la industria”. Es por eso que se llena de escenas innecesarias y diálogos tontos, escenas con connotaciones sexuales que no sirven ni como disparador de alguna matanza indiscriminada, y personajes estereotipados con representaciones llevadas al extremo que rozan lo patético y lo absurdo. El estilo narrativo es firme pero demasiado lento en cuanto a su estructura, ya que tarda una hora en activar un poco al ritmo que le va a terminar dando vida a la cinta, es decir, que recién luego de una hora, la acción y la fuerza de la película se incrementan un poco, pero muy poco, para darle paso a algún supuesto suspenso y a una reducida exposición de muertes que deja bastante que desear. En esta “segunda parte” del metraje, se puede ver un leve incremento del ritmo narrativo, que lleva a que el film sea mas atractiva y, por ende, atrapante, ya que hasta el momento no era mas que una constante aparición de datos y escenas obsoletas. La película descuida muchos detalles vitales y necesarios para un buen seguimiento de la historia, perdiendo de vista personajes y situaciones que deberían conformar parte de la esencia de la película. No se dan mayores explicaciones de cosas que no terminan de entenderse y se le da quizás más importancia a diálogos tontos con poco contenido argumental, lo que hace que perdamos todo interés en la historia, que a pesar de todo, el director pone como justificativo del desarrollo. Los efectos especiales son buenos, y así como bueno que son, son muy pocos, basándose en la mezcla de prostéticas con efectos digitales bien conjugados entre si. Lamentablemente, la fuerza del film es casi nula, tanto en su historia, en su desarrollo como, incluso, en el único sustento que le quedaba: la acción de las escenas de terror, que son contadas con la mano y no muestran nada nuevo… ni siquiera tienen la originalidad de intentar ir mas allá de lo común.

La historia cuenta sobre un grupo de niños que una noche, mientras su padres hacían una fiesta en la parte baja de la casa, ellos estaban encerrados en un cuarto jugando. Como juego, habían elegido uno que lo denominaban “75”, que consistía en llamar a un número telefónico al azar, y lograr, a base de historias y mentiras, que la otra persona no cuelgue el teléfono durante 75 segundos. En una de las llamadas que hacen, el hombre les devuelve la llamada para, más tarde, irrumpir en la casa y matar a todos los adultos presentes con un hacha. 10 años más tarde, los jóvenes sobrevivientes se dirigen a una fiesta en una mansión en el medio de la nada. En el medio de la fiesta, deciden hacer nuevamente este juego… para, o casualidad, volver a llamar a este asesino sin piedad y jugarle una pasada. El asesino nuevamente vuelve a irrumpir en la casa y comienza a matar a todos los jóvenes presentes, mientras que dos policías investigan el caso y no le pierden pisada.

La dirección esta repartida entre Brian Hooks y Deon Taylor, quienes realizan su primera y única cinta, por el momento. Brian Hooks también actúa, como ya lo hizo en películas como Austin Powers: The Spy Who Shagged Me, Soul Plane o Fool’s Gold. Le siguen Judy Tylor (Charlie Wilson’s War, What Love Is, Home of Phobia), Wil Horneff (The Roost, Harvest, Ghost in the Machine), Aimee Garcia (D.E.B.S., A Lot Like Love, D-War) y un gran actor caído a menos como Rutger Hauer (Blade Runner, The Hitcher, Blind Fury).

Preguntas sin respuesta, dudas sin explicaciones, momentos obsoletos, escenas sin sentido, giros que no terminan de cerrar, malas actuaciones y una historia bastante absurda son quizás algunos de los motivos por los cuales esta cinta nunca puede brillar y resulta ser peor de lo que uno esperaba. Con una escena realmente desagradable de un hombre masturbándose, ahí nos podemos dar cuenta del mal gusto del director, que reina durante todo el metraje.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 2/10

– Otros Posters –

9 abril 2008 Posted by | Asesinos, Suspenso, Terror | Deja un comentario