Yakuza Horror

Por que el cine es un todo.

One Missed Call ( Una Llamada Perdida )

Fue en 1999, y gracias a la magia de Internet, cuando logre hacerme de la película japonesa Ringu (The Ring – 1998), dirigida por Hideo Nakata, basándose en la novela de Kôji Suzuki. Fue en ese entonces, y sorprendido por la fuerza y el terror de la cinta, cuando decidí comenzar a darle una oportunidad al cine asiático, cine al cual tenia considerado como “denso y aburrido” a causa de una tantas películas que había visto con anterioridad, aunque no del genero del terror. Comencé a conocer a maestros como Takeshi Kitano, Takashi Miike, Oxide Pang y Danny Pang, Banjong Pisanthanakun y Parkpoom Wongpoom, Takashi Shimizu, y un largo etc. que, por supuesto, me llevo a ver películas del inigualable Akira Kurosawa. Pero dejando a Kurosawa de lado, lo que mas me llamaba la atención de estos realizadores de cine de terror era el suspenso dinámico con el que rellenaban a sus historias, un suspenso punzante y fuerte, catatonicamente visual que se adentraba en mi cuerpo y me hacia helar la sangre. Recuerdo que desde ese entonces me hice casi adicto a este cine, y he visto cientos de exponentes, buenos y malos, como es de esperar. Pero, en ese entonces, no imagine que los americanos, que me tenían acostumbrado a un cine muy diferente a este, iban a agotar sus ideas y, frente a un supuesto éxito garantizado, se iban a poner a reversionar estas cintas orientales de una forma tan… equivoca. Como ya he reseñado otros bodrios similares, le llego el momento a One Missed Call, remake de la película Chakushin Ari del 2003, dirigida por Takashi Miike basándose en la novela de Yasushi Akimoto, quien mas tarde tuvo una mas floja (aunque mas terrorífica) continuación llamada Chakushin Ari 2, estrenada en el 2005 y dirigida esta vez por Renpei Tsukamoto. El éxito de esta saga no termina ahí, y llega, en el 2006, Chakushin Ari Final, dirigida por Manabu Asou. En el 2008, se estrena esta remake que resulta ser una producción entre Japón, EE. UU. y Alemania, que si bien no fue un fracaso de taquilla, no llego a ser el producto cinematográfico que se pretendía. La película intenta ser fiel a la original, y pretende mantener una dinámica similar, aunque claro esta, el ritmo impuesto por los occidentales participes de la cinta le dan un movimiento mas activo, denotando ya una diferencia casi crucial que la aleja grandes distancias del producto de Takashi Miike. Como de la mano de un cuentagotas, podemos comparar escena por escena y situación por situación con el film asiático, donde el suspenso pierde un poco de fuerza a causa de la contrariedad constante con el factor sorpresa, recurso del cual pretende sustentarse la historia de una forma errónea y poco inteligente, ya que lo que en la original asustaba, en esta solamente pasa casi desapercibido. Así mismo, el director falla en no profundizar un poco más sobre los detalles de los personajes, por que, como es sabido, lo orientales tienen una forma mas onírica y metafórica de profundizar sobre sus guiones, y los americanos tienen una dinámica mas rápida y concisa que no deja lugar a las explicaciones implícitas. Por lo tanto, como decíamos antes, al rehacer esta cinta oriental con la estructura americana, el alma de la historia en si se pierde totalmente junto al suspenso y a la tensión que regalaba la original. De esta forma, es que el final necesita de redundantes explicaciones y presenta una nueva vuelta de tuerca ausente en el producto original que, intentando darle un sentido diferente a la cinta, la termina de hacer confusa y le quita un poco el sentido, haciendo de ese mismo y simple final, una debacle de sentidos que nunca termina de aclararse. Intentando darle un toque más oriental, la fotografía esta bien cuidada y guarda los mismos ambientes que la original. Las locaciones son bastante similares sirviendo también para esta remake, y los efectos especiales, en su mayoría FX digitales, están a la altura de una buena producción americana, sabiendo ayudar en los climas de suspenso como la historia lo requiere.

La historia cuenta sobre un joven que queda realmente traumatizada por la muerte de dos amigos en pocos días. Solo ella, logra darse cuenta de que existe una similitud entre las dos muertes: días antes de estas, ambas personas habían recibido una extraña llamada al celular, donde escuchaban como iban a morir, con fecha y hora exactas. La joven, al confirmar sus sospechas, acude a la policía, que como era de esperar, no le cree nada de lo que dice… a excepción de un joven policía, que ha sufrido la muerte de su hermana de la misma forma en que la protagonista relata. Juntos, tendrán que entender y averiguar donde ha empezado la cadena de llamados, para así poder detenerla y que nadie más muera.

La floja dirección esta a cargo del francés Eric Valette (Maléfique), quien realiza su segundo largometraje en su corta carrera. Actúan Shannyn Sossamon (A Knight’s Tale, 40 Days and 40 Nights, Catacombs), Edward Burns (Saving Private Ryan, A Sound of Thunder, 15 Minutes), Ana Claudia Talancón (El Crimen del Padre Amaro, The Virgin of Juarez, Love in the Time of Cholera) y Ray Wise (RoboCop, Rising Sun, Dead End).

Lamentablemente, no logro imaginar el impacto de esta cinta ya que vi la original con anterioridad. Sin embargo, y aun cuando se le intento dar un aire mas americano para lograr vender, a la estructura de la cinta le falta mucha fuerza y determinación, ya que solo se conforma con ser una remake mas, de esas que no intentan innovar o apostar a mas dotando a la historia de la visión particular del director de turno.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 3/10




– Poster de Chakushin Ari –

Anuncios

9 junio 2008 - Posted by | Cine Oriental, Fantasmas, Libro/Novela, Remake, Suspenso, Terror

3 comentarios »

  1. Lo que no entiendo es porqué coño se empeñan en seguir fabricando como churros estos remakes chungos de películas de terror orientales, dentro de un estilo que ya pasó de moda hace tiempo y no da los éxitos en taquilla esperados. Con Pulse, remake (que no he visto) de esa obra maestra llamada Kairo, ya quedo claro que la gente no tenia mucho interes en ver este tipo de remakes. Y ahora, con The Eye, Shutter y este Llamada perdida, no han hecho más que confírmalo. Que coño, ya con El grito 2 se vio que la cosa estaba bastante acabada. Pero aun así, siguen. Y lo peor es que ya de por si el original de Llamada perdida no es gran cosa…no me imagino lo que han hecho aquí.

    Comentario por JohnTrent | 10 junio 2008 | Responder

  2. De esta no me queda la menor duda de que era pésima, los americanos como que nunca van a entender que NO PODRAN IGUALAR NI MUCHO MENOS SUPERAR a los asiáticos….

    Comentario por Oscar Torrado | 10 junio 2008 | Responder

  3. John Trent: The Eye fue genial en su version asiatica. Y la americana es tristisima. Shutter es una de mis peliculas preferidas de terror oriental, y la remake americana si bien no es MALA… no le hace ni sombra. Kairo, como tu dices, tambien es genial en su version original, y muy patetica en su remake. Asi podria seguir largo rato… la diferencia, creo yo, es que en asia aun se hace cine por amor al arte, mientras que en EE.UU., la mayoria de los productores y directores buscan dinero, y si es dinero “seguro”, mejor.
    Cuan equivocados estan con esta formula, no???

    Oscar Torrado: es como tu dijiste… los americanos nunca van a ENTENDER el cine oriental.
    Amen!

    Comentario por Lucas Robledo | 13 junio 2008 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: