Yakuza Horror

Por que el cine es un todo.

Dead Heist.


Los limites de la realización de films independientes es ya casi nula, y la distribución de los mismos sufre el mismo camino. Hoy en día, podemos dar con grandes clásicos de culto, como con espantosas y aberrantes creaciones. Con un poco de dinero, el equipo técnico adecuado y un par de amigos, podemos expandirnos dentro del mundo del cine, como para empezar a ser conocidos. Pero no creo que ese paso valga si lo que hacemos es algo digno del olvido. Y mas si se trata del subgénero de los zombies, donde, desde Romero mismo, ya no se puede inventar nada nuevo, y los pocos exponentes que realmente valen la pena son contados y realmente innovadores en ciertos puntos, aunque, en el fondo, no están originando nada nuevo ni nada ya no escuchado, leído o visto. En Dead Heist, el color negro predomina, junto con algunos personajes “chicanos”, y, como no podía ser de otra forma, la música Rap y Hip Hop no podía hacer falta, ya casi llegando a ser un cliché de este sub-subgénero de raperos en películas de terror. Aunque, mas allá de esto, los temas elegidos son muy buenos y, quizás, el mejor acierto del film. Tras una breve escena introductoria que no dice nada, la cinta comienza con un aire a drama social, donde se muestra el típico rejunte de situaciones criminales de los barrios bajos americanos, donde la pobreza y el crimen reinan en las calles. Casi sin estructura en la trama y con una dinámica fastidiosa y obsoleta, la película intenta sorprender con un cambio de clima totalmente predecible y anunciado por imágenes poco originales y, de pensarlas, carentes de sentido alguno con lo que se va contando durante su desarrollo. Las actuaciones, pálidas como los zombies que componen al film, son antinaturales y poco fluidas, lo cual arruina la poca dinámica que puede llegar a haber para mantenernos con toda la atención en la cinta. El aspecto técnico es casi nulo, salvo alguna idea inteligente en la edición y algunos pasables efectos de maquillaje, todo el resto de los tecnicismos esperados brillan por su ausencia. Como en las viejas películas paranoicas de los 80s, todo se trata de un experimento fallido del gobierno, y, como intentando darle un toque “original” a la historia, se funden detalles de tres subgéneros del terror, al contar que una vez por mes, cuando es luna llena, estos zombies salen a cazar carne fresca. Pero no todo termina ahí, mezclando la luna llena de los licántropos a la historia, si no que, para hacerlo mas bizarro aun, a los zombies no se los mata con un tiro en la cabeza, sino que es con una bala en el corazón, rememorando una de las pocas formas de matar a los engendros que Drácula a dejado en Hollywood.

La historia cuenta sobre un grupo de amigos que, “patrocinados” por un mafioso local, deciden robar un banco para comenzar nuevas vidas. Este mafioso, descreyendo de los jóvenes bandidos, manda con ellos a un guardaespaldas que tenia entre su personal. Mientras el guardaespaldas va al banco, haciéndose pasar por una persona normal para ver los movimientos del mismo, el ladrón que ideo el plan original, y jefe de los otros, decide adelantar al atraco un día, irrumpiendo al edificio mientras el enviado del mafioso aun esta dentro. Las cosas se van de lo planeado, cuando uno de ellos mata por error a un policía, y a los pocos minutos el banco se ve rodeado de la fuerza policial. Pero eso no será lo peor para los bandidos y sus rehenes, ya que en pocas horas, será la noche donde los muertos vivientes se levantan de sus tumbas para comer carne humana, y tras devorar a toda la policía que cercaba el lugar, intentaran entrar para comer a sus ultimas victimas.

La mal lograda dirección y edición, junto al pésimo guión de la cinta estuvo en manos de Bo Webb, quien nos entrega su primera película luego de The Idea Guy, un corto cómico. Trabajan D.J. Naylor (20 Funerals, Advancer Tina), Big Daddy Kane (The Meteor Man, Posse), Bone Crusher (Trois 3: The Escort, ATL, Motives 2) y Chris Bailey en su primer film.

Una historia sin fuerza alguna, repetitiva, llena de clichés que se desorientan del genero y una producción que deja mucho que desear, no por la cantidad de dinero si no por la forma de utilizarlo. Una trama que se desarrolla solo para mostrar una lucha mano a mano de la copia barata de Vin Diesel contra decenas de zombies hambrientos… y nada más.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 3/10



Anuncios

17 octubre 2007 - Posted by | Accion, Terror, Zombies

1 comentario »

  1. Hola, la pude ver y también me pareció demasiado vacía o híbrida. Saludos!

    Comentario por BUDOKAN | 17 octubre 2007 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: