Yakuza Horror

Por que el cine es un todo.

Zombie Nation.

Se nos entrega, como si de un aspecto secundario se tratase, una simple fotografía, asemejándose por momentos a una obra teatral barata. La calidad de las cámaras utilizadas tampoco ayuda, y por momentos hasta podemos observar, no se sabe si con un motivo intencional, pequeñas tomas filmadas con cámaras digitales. Todo esto enmarañado en situaciones absurdas creadas por un guión pobre con el único objetivo de mostrar zombies, que paradójicamente, relucen por su ausencia. Los encuadres, las escenas, las tomas… todo contenido en el film carece de gracia alguna. Escenas que se suceden sin ninguna lógica argumental, solamente unidas por una historial global mal llevada a cabo en su trama. La edición, como era de esperar, no se iba a destacar. Es simple y ordinaria como el resto de la cinta. Hay una cantidad inusual de tomas cortas y cámaras fijas. Los pocos movimientos de cámara a los que se atreve son simples y carentes de creatividad, incluso son un tanto bruscos y torpes. Las escenografías, aspecto lastimoso si se podía esperar, están construidas en lo que parece ser un galpón abandonado, haciéndonos creer que “eso” simula un cuartel de la policía. Los maquillajes de los “zombies”… si acaso puede llamárselos así, no son mas que unas absurdas y notorias sombras en los ojos, con el pequeño detalle de que, además, estos zombies están bien vestidos, arreglados, bien peinados… y limpios. Como si fuese poco, también pueden pensar, hablar e incluso sentir. Se ven a ellos mismos y sufren por lo que son recordando lo que solían ser antes de morir. Por este motivo, se sienten discriminadas de la sociedad y sueñan con encontrar más “personas” en su misma situación, quizás miles de personas así… para poder formar una Nación Zombie (espantoso recurso para explicar el “por que” del nombre de la película).

Sin esperar mucho más del guión, se trata de la típica historia del niño maltratado que de grande se hace asesino. Este hombre que alguna vez fue un niño victima, ahora es un policía, que se empeña en frenar autos al azar, siempre con mujeres conductoras, e inventar cualquier excusa para llevarlas detenidas. En lugar de llevarlas a donde corresponde, las lleva a un galpón. Ahí, las revisa casi médicamente, examinando sus dentaduras, sus orificios nasales, sus oídos, sus ojos… todo para luego, hacerlas dormir mediante una inyección. Las victimas son más y más. Una de las desaparecidas, frente a la inminente desaparición de mujeres, recurre a unas “shamanes” que le hacen un trabajo de protección. Cuando esta desaparece, las mujeres vudu, hacen otro rito y reviven a la victima, que regresa como zombie en busca de venganza. Lo sorprendente, es que además de esta ultima, vuelven a la vida, al unísono, las anteriores victimas, sin explicación alguna. Luego de dar con el policía asesino, el grupo de chicas zombies va en búsqueda de su victimario y lo encuentran en su casa, donde al ritmo de un tema techno dance muy propio de las costas de Ibiza, comienzan a seguirlo. Lo alcanzan y, como era de imaginar, se lo comen de la forma más patética jamás vista, mediante los efectos especiales más horrendos jamás vistos, realmente dignos del olvido.

Si bien la dirección es pésima y las actuaciones son de lo peor, vale aclarar que el director es Ulli Lommel, un alemán que tiene en su lista como director cosas espantosas y aburridas como Green River Killer, B.T.K. Killer y Zodiac Killer, que junto a Zombie Nation… muestran un poco el inusual fanatismo de este hombre por los asesinos seriales. También podemos nombrar, para que recuerden bien su nombre, películas como Bloodsuckers, Alien X Factor, Overkill o The Devonsville Terror, entre otras yerbas, que posicionan a este “director” detrás incluso del mismo Uwe Boll. Actúan… bueno… intentan actuar o algo parecido, Günther Ziegler (Zodiac Killer, The Viking Sagas, Best of the Best 2), Brandon Dean, quien por suerte no hizo nada mas para la pantalla grande y poco, muy poco para TV. Axel Montgomery (B.T.K. Killer, Sexy Movie) y Phil Lander (Within the Woods, Cycles).

En fin… cabezas de cerdo, quijadas de tiburón, tarántulas, serpientes y ritos vudu son los ingredientes con los que intentan atormentarnos, como si estuviésemos en los `50 o `60. Una película que roza todo momento lo absurdo, con un final que si tienen suerte, para ese momento ya habrán apagado todo y se habrán ido a dormir.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 1/10

Anuncios

10 abril 2007 - Posted by | Terror, Zombies

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: