Yakuza Horror

Por que el cine es un todo.

Sublime.


Encuadres originales nos alumbran desde los primeros minutos. Tomas cortas, de esas escenas donde casi no se encuentra mucho tiempo una cámara fija, dándole una gran dinámica al film, ingredientes a tener en cuenta más aun cuando están fundidos por una gran edición. Buena fotografía, inteligente elección de tonos y colores en los fondos para crear constantes contrastes.
Un hombre ingresa a un hospital para que le realicen un simple estudio. Lo preparan, lo sedan y lo llevan a la sala correspondiente mientras su esposa espera afuera. Al despertarse, no solo se da cuenta de que no esta en la habitación en la cual tendría que estar, sino que también descubre una extraña sutura en la parte izquierda de su tórax. De ahí en adelante, el guión se nutre de los constantes momentos en que el protagonista se duerme y se vuelve a despertar. En estos casos, la realidad cambia, es otra, varía entre la noche y el día, cambian los personajes, incluso su estado de salud.
Como en todo thriller que se digne de serlo, se nos plantean situaciones sin explicación, con intersecciones de la vida real que son los sueños del protagonista, recuerdos de su vida antes de llegar al hospital. De esta forma, sin dar más datos, logran crear el clima enigmático y la intriga en el espectador. Uno de los más destacados recursos de la película, es no dejarnos saber que es verdad y que no lo es, guiño infaltable del género. Pero lo realmente sorprendente es que, para crear más confusión, se entremezclan las dos supuestas realidades como si se tratasen de una sola. Un gran merito del escritor y del director, que también hace muy bien su trabajo. Las actuaciones son bastante convincentes y la película abarca una metáfora interesante sobre el propio miedo interior, que sumándose a una buena dinámica narrativa, llena de detalles que aumentan el misterio de la historia, el film es un buen exponente, atrapante y complicado a la vez.
El director es Tony Krantz, que si bien es su primer trabajo como realizador, tiene en su haber varias películas como productor, como la interesante Rest Stop, Mulholland Dr. de David Lynch, y algunos capítulos de conocidas series como “Felicity” o “24”. Actuan Thomas Cavanagh (How to Eat Fried Worms, Mask of Death, Heart of the Storm), Katherine Cunningham-Eves (Out of Courage 2: Out for Vengeance, Alaska, The Beach Party at the Threshold of Hell), Cas Anvar (Race Against Time, Timeline, The Terminal) y Paget Brewster (My Big Fat Independent Movie, Man of the House, Last Dance), actores sin grandes logros aunque desempeñando interesantes papeles, al menos en este caso.
Un final de metáforas visualmente fuertes y explicitas, que complementan una cuidada (aunque no muy inesperada) vuelta de tuerca, el típico giro final. Un film que más allá de su contenido argumental, toca temas como la mala praxis, las complicaciones y arreglos con los seguros de vida y la eutanasia.

Lucas Robledo.

Puntuacion: 7/10

Anuncios

7 abril 2007 - Posted by | Suspenso, Thriller

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: